Politica estrambótica en el Cantábrico oriental / Lo tártaro / La internacional Socialista, ejem / Antonio Tausiet


Por Antonio Tausiet
www.tausiet.com

 

     En Euskal Herria los partidos se alían y separan últimamente en función de su mayor o menor grado de nacionalismo vasco o español, y no según su tendencia conservadora o progresista.

    Así, en el País Vasco actualmente gobierna el PSOE con el apoyo del PP, y en Nafarroa Bai han estado juntos el PNV (conservador); Eusko Alkartasuna (escisión del PNV socialdemócrata); Batzarre (de herencia trotskista) y Aralar (escisión de Herri Batasuna, comunista). Y durante años, Ezker Batua (comunista) ha gobernado con PNV y EA.

    Ahora que la izquierda abertzale (comunistas independentistas) se ha reunido en el partido Sortu tras rechazar la lucha armada, los movimientos políticos siguen siendo estrambóticos para un observador externo: EA apuesta por el acercamiento a Sortu (a los que se une Alternatiba, escisión de Ezker Batua), mientras que Aralar lo hace por el PNV, cuando en el arco ideológico EA está más cerca de su matriz, el PNV, y Aralar de la suya, la actual Sortu.

    Si se siguiera la lógica de la ideología (apoyo a los poderosos, reformismo o radicalismo social), el PNV estaría aliado con el PP, EA con el PSOE, y Sortu con Aralar, Batzarre y Ezker Batua.

     Como apunte anecdótico final, considerar una excepción que en 2011 Batzarre se presenta junto a Izquierda Unida de Navarra (como ya sucedió en 2007 entre sus versiones del País Vasco, Zutik y Ezker Batua).

 

Lo tártaro

     Tartaria, Tartaristán o Tatarstán es hoy una república de la Federación Rusa repleta de petróleo, pero durante siglos se ha llamado así a una amplia extensión de Asia entre Rusia y China, poblada por personas de aspecto mongoloide al norte y caucasoide o túrquico al sur. El idioma tártaro se conserva y hoy lo hablan 6 millones de personas, entre musulmanes, ortodoxos y ateos.

    Las vanguardias europeas del siglo XX se acercaron a todo lo raro, y lo tártaro no se libró. Así, entre las “falsas novelas” de Gómez de la Serna, encontramos “La fúnebre. Falsa novela tártara” (1925); y Salvador Dalí estrenó en 1975 su película “Impresiones de la Alta Mongolia” con alusiones ambas obras al carácter bárbaro de esos asiáticos.

   El Tártaro de la mitología griega es el infierno donde los criminales sufren los castigos; Gengis Kan (siglo XIII) y Tamerlán el Grande (siglo XIV) fueron feroces caudillos tártaros conquistadores de vastos territorios.

   Algo de esa visión corrosiva permanece: “tártaro” es “tonto” en Chile y “ricino” en Colombia; el sarro de los dientes se denomina también “tártaro”; la salsa tártara sabe a vinagre; y el filete tártaro es una hamburguesa con salsa picante.

    No obstante, queda el consuelo de que (según la Wikipedia) el ácido tartárico tiene una gran importancia histórica ya que fue la primera molécula quiral cuyo racemato se separó en los dos enantiómeros correspondientes.

 
La Internacional Socialista, ejem

     El organismo heredero de la II Internacional (Internacional Socialista, socialdemócrata, incluye al PSOE) ha tenido que borrar estos días a un par de miembros incómodos, del mismo modo que hace unos años dejó de considerar observador al Partido Baaz del iraquí Sadam Husein. El proceso es similar: un dirigente de un país musulmán pasa por arte de magia de progresista aliado estratégico a malvado dictador sanguinario.

    El 18 de enero de 2011, cuatro días después de la huida del ex presidente Ben Alí de Túnez, su partido (Agrupación Constitucional Democrática) fue expulsado de la Internacional Socialista.

    El 1 de febrero de 2011 la cosa ya estaba muy caldeada en Egipto. Faltaban sólo diez días para que Hosni Mubarak presentara su dimisión. El Partido Nacional Democrático fue expulsado de la Internacional Socialista. Esta vez tuvieron más reflejos…

    Pero no todo está perdido. El Partido Socialista de Serbia, fundado en 1990 por Slobodan Milosevic, está en conversaciones para integrarse en la Internacional Socialista, olvidadas ya pequeñas rencillas como el bombardeo ilegal del país comandado por Javier Solana (PSOE, OTAN) en 1999. 

Artículos relacionados :