Sierra de Armantes

NATURALMENTE, EN LA MONTAÑA
Coordina: Eduardo Viesca

SIERRA DE ARMANTES /LOS LUNES AL SOL E, INCLUSO, LOS MIÉRCOLES / PRODUCCIONES “OS SOLEADOS”

    La sierra de Armantes ha sido definida como un extenso paisaje lunar, con pequeñas colinas y barrancos sin fin, dominado por los colores claros que suele producir el yeso.

    Sin embargo, las zonas màs altas de la Sierra combinan los tonos oscuros de las arcillas rojas con las margas blancas, formando paletas de singular belleza que mezclan los variados tonos de montes desigualmente erosionados.



     La extensión de la Sierra de Armantes es notable: Calatayud, Terrer, Ateca, Moros, Cervera, Aniñón y Torralba de Ribota jalonan este paraje hermoso y extraño, que en esta época adquiere posiblemente su aspecto más atractivo, el rojo de la arcilla y el blanco de las margas predominan sobre la vegetación.



    Es una excursión que permite realizarla andando en su totalidad desde la pista, en diversos tramos, en bicicleta, todo terreno y a caballo. Partimos de Calatayud siguiendo la antigua carretera de Soria y dejando a la derecha el desvío que lleva al castillo de Ayub. Avanzaremos unos dos kilómetros hasta encontrar unos depósitos de agua, frente a los que nace una pista de tierra. Tomaremos ésta, bajo la protección de los pinos, para encontrarnos poco después con una gran obra de ingeniería musulmana (siglo X) conocida como el Azud Sagrado. Merece la pena tomar el sendero que nos llevará junto a esta magnífica construcción que tanta importancia tuvo en el pasado, evitando las dañinas inundaciones.

    Volveremos a la pista y superaremos dos pistas a nuestra izquierda (la segunda de ellas es una buena alternativa para regresar a Calatayud, si realizamos la ruta caminando). Después encontraremos una casa forestal abandonada, junto a un monumento (Momentazo facha), erigido en honor de los trabajadores que realizaron las obras de reforestación de la zona en los años cincuenta y sesenta.



    Dos kilómetros más adelante llegamos al punto alto del sendero que, al poco, describe una curva a la izquierda. En la explanada que allí se abre podemos bien dejar el coche, bien bajarnos del caballo-bici, y continuar andando (las ramas de los árboles son muy bajas y podríamos golpearnos). Encontraremos a la derecha un pequeño sendero, sólo apto para el paso de vehículos no motorizados, con dos barrancos que pueden plantearnos algunos problemas, por lo que deberemos prestar una especial atención. Finalmente, llegaremos a las magníficas formaciones naturales de los Castillos y a la base de la Cruz de Armantes, en un cuarto de hora.



    A nuestra derecha, contemplaremos uno de los castillos; al frente, otro, el de formación más extraña; y a la izquierda, una gran elevación culminada por la Cruz. En este punto, se nos plantean tres posibilidades: regresar a Calatayud por el sendero de la derecha (teniendo en cuenta que no está muy bien señalizado y podemos perdernos). Si seguimos el camino del centro llegaremos a Cervera de la Cañada, tras unas dos horas de camino. La última opción nos llevará a la Cruz de Armantes, sin dejar de ascender durante una media hora. El espectáculo del valle que contemplaremos desde lo alto, merece el esfuerzo del ascenso.



    Si vamos a pie, la mejor opción es volver por el mismo camino, hasta llegar al desvío que nos lleva a Calatayud, referido anteriormente. En caso de viajar a caballo, en bici o en vehículo todo terreno, es recomendable tomar el desvío a la derecha que hallaremos en el aparcamiento. Tras 6 kilómetros sin desviarnos del camino principal, encontraremos a nuestra derecha un área con colmenas y poco después, un cruce. Tomaremos el camino de la derecha que nos llevará al vertedero, lo rodearemos siguiendo el desvío de la izquierda. Finalmente desembocaremos en la antigua carretera N-II que seguiremos, a la izquierda, hasta llegar a Calatayud unos dos kilómetros después. 

    Un fácil recorrido con múltiples alternativas, para todos los gustos.

Artículos relacionados :