“Que no se apague la luz”, exposición de Nacho Gili


Por Manuel Medrano

José Ignacio Gili Guillén expuso el pasado mes de Julio, en la Agrupación Artística Aragonesa (c/ Lagasca nº 23, local, de Zaragoza), una amplia muestra de pintura, escultura y códices que pudimos visitar recientemente.

Sus cuadros, luminosos en correspondencia con la denominación general que adjudica a estas series, son la prueba de la transmutación alquímica que Nacho realiza con el óxido, generando belleza, sensaciones y significados. Observamos línea temática y estética pero no monotonía en sus creaciones que resultan, como él mismo dice, “reflexiones sobre el camino recorrido”, porque suponen una renovación sin perder las raíces de sus anteriores etapas.

En la sala, Gili nos ofrece también varias de sus “transfiguraciones”, esculturas de forma ígnea pero que aproximan su color y aspecto al de los tallos leñosos retorcidos, al fin y al cabo expresión de la vida que está cambiando, mutando.

José Ignacio Gili, barbastrense de larga trayectoria (más de 40 exposiciones individuales y más de 60 participaciones en colectivas y performances) y hombre difícil de localizar,puso pues a disposición de los  zaragozanos una amplia muestra de su arte.

Artículos relacionados :