Homenaje a Monegros


Por
Juan Andrés Viesca

Este mes queremos rendir un homenaje a Los Monegros, una de las maravillas naturales de Aragón.

Producciones”os soleados” a través de esta sección, quiere expresar su más entero orgullo y satisfacción, por la marcha de nuestro socio Eduardo, de Erasmus.-“Solo dejo la primera línea de batalla”. Comentó al ser preguntado… y añadió:” de lo demás no me consta”.


Desde esta sección, y dado la importancia del personaje, hemos decidido recorrer otra vez esos lugares que compartimos. Y sirva también o además, para rendir un homenaje a Los Monegros una de las maravillas naturales de Aragón.

Nuestra estepa siberiana, es una comarca dividida entre las provincias de Zaragoza y Huesca.


Tiene una extensión de 2.764,4 Km2, su capital es Sariñena y la pueblan más 20.000 habitantes. Repartidos en 31 municipios. Con una densidad de población muy baja y desigual.  El 30% se reparte entre Sariñena (21,3) y  Grañen (9,6) quedando los 29 municipios restantes con una media entre el 0.6% y el 5,2%. Pero lo que hace más curioso aún a este territorio, es su historia. Aquí se representa muy bien el desastre ecológico que puede llegar a causar el ser humano.

En la Antigüedad, grandes extensiones de la comarca estaban pobladas por bosques de sabinas. Tal era su densidad que la comarca tomó el nombre de “Mons negros” (montes negros, oscuros). La sabina es un árbol de una madera especialmente dura y muy resistente a la putrefacción por lo que era muy apreciada en la construcción de barcos.


Tanto es así que en la Edad Media se empezaron a talar los bosques de los Monegros y, utilizando el río Ebro como vía de transporte, la madera fue empleada en los astilleros catalanes (principalmente Tortosa) para construir las embarcaciones de la Corona de Aragón que dominaron el Mediterráneo occidental durante ese periodo.


Sin embargo, es en la Edad Moderna (s. XVII) cuando la presión sobre los bosques de los Monegros es tal, que acabará con dos desastres ecológicos monumentales: la desertización de los Monegros, y la creación del Delta del Ebro por los lodos arrastrados por el río al perder los Monegros su cobertura vegetal. Dos fenómenos naturales, que no son tan naturales…

En resumen, disponemos al lado de Zaragoza y Huesca  un ecosistema único en Europa. Más propio de las estepas orientales.


En 1999 se dio a conocer el Manifiesto científico por los Monegros (McM) que exigía, firmado por más de 500 científicos e investigadores  y con los resultados de las especies encontradas, la pronta declaración de Los Monegros como zona protegida. Dicho manifiesto dice en su prólogo:

Los Monegros son un ecosistema singular, maduro, único en Europa, cuya riqueza biológica ha demostrado ser excepcionalmente importante en términos cuantitativos y cualitativos. La biocenosis documentada de Los Monegros sobrepasa las 5.400 especies biológicas, cifra superior a la conocida de cualquier otro hábitat nacional o europeo, presentando el mayor índice de novedades taxonómicas (nuevas especies para la ciencia) de toda Europa en lo que va de siglo, con un alto grado de endemismos y citas únicas para el continente y con numerosos ejemplos de distribuciones biogeográficas y adaptaciones ecológicas novedosas de enorme interés científico. No existe, con datos objetivos y contrastados, ninguna otra zona o espacio físico en nuestro territorio nacional, y tal vez en toda Europa, que pueda siquiera compararse a las singularidades, novedades, rareza y riqueza biológicas que hoy están documentadas científicamente de Los Monegros.

Manifiesto científico por los Monegros