Italia: ‘La Internacional’

Por José Joaquín Beeme
 
    No se trata del viejo himno proletario sino de una revista semanal, editada en Roma, que selecciona artículos publicados en todo el mundo, fundamentalmente de carácter socio-político, para un lector que no se conforma con una visión nacional de las cosas y prefiere el poliedro…

Por José Joaquín Beeme
Corresponsal del Pollo Urbano en Italia
…de los media no totalmente controlados por las agencias imperiales. Internazionale invita, a lo largo de un centenar de páginas, a la reflexión sobre guerras y hambrunas, economía y geopolítica, termómetros culturales y derivas tecnológicas.

    Su homónimo festival del periodismo, en Ferrara, otorga el premio Anna Politkovskaja y cita cada primer fin de semana de octubre a prestigiosos periodistas y escritores, economistas y dibujantes, entre ellos sus firmas invitadas: Chomsky, Saviano, Hass, Emmott, Roy, Satrapi, Gipi, Spiegelman, Sacco, Zerocalcare…

    En el último número me informo del creciente movimiento mundial a favor de la devolución del patrimonio cultural expoliado de África en época colonial. De cómo entre los europeos han madurado la conciencia de la violencia y la explotación que están en la base de su riqueza. Por lo que a Italia se refiere, el ministerio de Cultura ha instituido hace un año un comité de restituciones por el que colecciones procedentes de Eritrea, Somalia, Libia y Etiopía, custodiadas en museos como el de las Civilizaciones en el EUR romano, pueden volver a casa por vía diplomática o ser objeto, gracias a artistas en residencia, de prácticas contemporáneas y poscoloniales. Regresan los fantasmas, título de un espectáculo de Group50:50, compañía músico-teatral formada por congoleños, suizos y alemanes, sugiere a este propósito no sólo un traslado físico de momias o máscaras rituales sino un viaje espiritual a los orígenes.

   En el proceso descolonizador de los museos, concluye Internazionale, se impone también la recontextualización de las obras y la reescritura de su ficha histórico-artística, superando prejuicios racistas propios del sistema colonial de apropiación, como que sólo nosotros podemos conservar debidamente los bienes saqueados, privando a las jóvenes generaciones africanas de su “derecho al patrimonio” y de la necesaria conexión con el pasado como única forma de construir su identidad.
 

Artículos relacionados :