Angel Maturen: el pintor que se multiplicaba


Antológica de Angel Maturén en el Placio de Sástago

Por Ricardo García Prats
Fotografías: Rafael Esteban

     Si ha existido un artista inquieto, preocupado y ocupado por y en la plástica, inclinado tempranamente en el arte -expone por primera vez en Bilbao con 12 años-, despreocupado de aspectos mercantilistas, de tendencias y estilos es, sin duda alguna, Ángel Maturén (Zaragoza, 1949 – Tarazona, 2005).

    Fue un artista que se multiplicó en muchos artistas a la vez, practicando pinturas impresionistas, gestuales, expresionistas, pasando por conceptualismos, land art, abstracciones, arte de acción, pinturas matéricas, pintoesculturas, esculturas, de una manera sincrónica y no cronológica. Podía compaginar todo siendo varios pintores a la vez, multiplicándose en múltiples obras.



   Se presenta ahora, cinco años después de su muerte, una antológica con más de 100 obras, con predominio de la pintura, recurriendo sólo al dibujo y obra gráfica cuando es necesario para comprender la creación de este poliédrico artista. Las esculturas, que también están bien representadas en la muestra, parecen tener un segundo plano en su trayectoria artística. En 2005, ya se llevó a cabo una exposición homenaje en Tarazona, en la sede de la Fundación que lleva su nombre, comisariada por Manuel Pérez-Lizano y acompañada de una monografía sobre Maturén. La muestra actual está comisariada por Pedro Pablo Azpeitia que ha seleccionado con buen criterio las obras y coordinado un buen catálogo, siendo la más amplia y completa de las realizadas hasta ahora. Como dice el comisario, el catálogo se presenta con las obras dispuestas cronológicamente y en las Salas del Palacio de Sástago se exponen sin embargo agrupadas por criterios temáticos.



     Las obras emblemáticas y más grandes se disponen en patio del palacio, con los paisajes desolados, ‘Caleta y cuervos’ de 1990 y la instalación escultórica con formas orgánicas viscerales realizada en 2002. En las pinturas vemos algunas influencias del neoexpresionismo con aproximaciones a Anselm Kiefer o al mallorquín Miquel Barceló. En el resto de espacios se ha intentado hacer agrupaciones temáticas, como abstracciones, paisajes, naturalezas muertas, desnudos, signos, símbolos y materias.



    El estudio del catálogo se basa en la evolución pictórica y vital del artista agrupada en décadas, desde los sesenta hasta el dos mil, algo que se basa en los estudios de Pérez-Lizano, gran conocedor, amigo y cómplice de Maturén. Dice Azpeitia que en los años 60, cuando se da a conocer Maturén estaba en crisis la pintura, por un lado Donald Judd proclamaba la muerte de la pintura y poco después Sandro Chia decía que la había “reinventado”. Con una cierta relatividad, es verdad que en estos años la llamada posmodernidad hacía que coexistieran diversos modos y medios expresivos y se iba forjando un eclecticismo como forma de entender los procesos creativos.



     De hecho esa inquietud y esa disposición a no encasillarse en ninguna tendencia y estilo, ese afán de querer abarcar todo, puede ser fruto del momento en el que le ha tocado vivir al artista. La rebeldía personal del autor pudo en sus primeras dos décadas estar junto a criterios vanguardistas, el gesto expresionista pudo ser fruto de la idea de vanguardia de cambiar el mundo a través del arte. Hay que tener en cuenta que Maturén conoció a Zóbel, Chirino, Guinovart, a Millares y su mejor amigo fue Manuel Quejido. En este ambiente hizo Maturén sus pinturas más abstractas.



   En los años 80, convulsos socialmente y también en el arte, Maturén pasa a ser más individualista, menos vanguardista y se inclina por la práctica de bodegones, retratos, desnudos sensuales, paisajes con gatos de colores fauvistas. Se preocupa especialmente por la plasmación de universos privados. Sus pinturas son más matéricas, con sensaciones espaciales, con luces imposibles, con apelaciones a lo táctil.



    Amplia antológica de Ángel Maturén en el palacio de Sástago.Su obra evoluciona hacia el volumen y ahí podemos valorar en su justa media sus preocupación por las esculturas realizadas en madera, polvo de plomo y pigmentos. Sus obras de la etapa final quizás tengan una sobriedad cromática de tonos grises y plomizos que auguraban una etapa final y que ahora valoramos en su conjunto creativo.

Fuente: http://www.heraldo.es/noticias/el_pintor_que_multiplicaba.html



El Palacio de Sástago reúne un centenar de obras de Ángel Maturén

ZARAGOZA, 22 Dic. (EUROPA PRESS) –

    El Palacio de Sástago de la capital aragonesa reúne un centenar de obras del pintor aragonés Ángel Maturén en una exposición “apasionante” en la que las obras “hablan por sí mismas y hablan con voz alta y clara” de las diferentes etapas y estilos del artista.

    Así lo han explicado este miércoles en rueda de prensa la diputada delegada de Cultura de la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ), Cristina Palacín, el comisario de la exposición, Pedro Pablo Azpeitia, y el presidente de la Fundación Maturén, Víctor Maturén, en la presentación de la muestra ‘Pintura como materia de vida’, que podrá visitarse desde este jueves, día 23, y hasta el 13 de febrero.



    La diputada Cristina Palacín ha recordado que el Palacio de Sástago centra su programación en artistas contemporáneos, en este caso el zaragozano Ángel Esteban Maturén. La diputada ha subrayado la vinculación del artista a la provincia desde su nacimiento, en la capital aragonesa, ya que asistió al Taller Escuela de Cerámica de Muel, en 1969, ganó en 1970 el premio San Jorge de pintura de la DPZ y residió en Sierra de Luna y Tarazona



    De esta forma, la exposición supone “un acto de justicia” con el pintor, fallecido en 2005 en Tarazona, un artista “centrado en su trabajo” y alejado del circuito de las galerías, por lo que “quizás pasó desapercibido para la critica”.

    No obstante, la muestra en el Palacio de Sástago “demuestra que era un artista serio, versátil y moderno”, ha destacado Palacín, al explicar que cinco de sus obras han sido cedidas por la Fundación Maturén a la DPZ, de manera que pasarán a engrosar el patrimonio artístico de la institución provincial.



   El comisario de la muestra, Pedro Pablo Azpeitia, ha agradecido a la institución la “posibilidad” que ofrece a los artistas contemporáneos de exponer su trabajo en estas “grandes exposiciones”, al tiempo que ha opinado que la de Maturén es “una exposición apasionante en todos los sentidos”, en la que “descubriremos a la gran bestia pictórica de Ángel Maturén”.



“ESPONTANEIDAD Y FUERZA”

    La muestra transmite la “libertad, espontaneidad y fuerza” del pintor a través de su obra, que ha sido distribuida en las salas del Palacio de Sástago intentando “dar un impulso al espectador”. Así, en la zona central se encuentran las grandes piezas, “que pueden respirar” en este amplio espacio.



    En la sala central, se presentan trabajos de los años 2000 a 2002, “obras muy espectaculares, contundentes” y realizadas sobre madera con plomo. Éstas se acompañan de otras “obras singulares”, ha subrayado el comisario de la muestra.

    En otra de las salas se repasa la biografía del artista, con trabajos de su primera época y “algunas abstracciones”, que dan paso a las obras sobre animales, bodegones, naturaleza muerta y flores, constantes en su obra, para terminar con obras que hablan de la vida y la muerte en una exposición que incluye también esculturas de Maturén.



   Pedro Pablo Azpeitia ha remarcado que el trabajo de Maturén “habla por si mismo, las obras hablan con voz alta y clara”, para apreciar que tras visitar esta muestra “se verá incrementado nuestro criterio estético porque su obra nos ayudará a explorar el mundo”.



ARTISTA “PURO”

    El presidente de la Fundación Maturén e hijo del artista, Víctor Esteban Maturén, ha expresado su “enorme satisfacción” por esta “fantástica exposición” organizada en colaboración con la DPZ, una institución con la que la fundación espera estrechar “más todavía” su relación.



    Víctor Esteban Maturén ha recordado a su padre como “un artista puro”, para indicar que “cuando se ven sus obras es realmente espectacular”, por lo que el público de esta exposición “va a disfrutar mucho” del trabajo del pintor aragonés.

Fuente: http://www.europapress.es/aragon/noticia-palacio-sastago-reune-centenar-obras-angel-maturen-exposicion-apasionante-20101222155620.html

Artículos relacionados :