Pilar Aguarón expone en el E.C.A.D.


Por Manuel Medrano
Fotos: Manuel Medrano y Eugenio Mateo

    El día 8 de febrero el Espacio Cultural Adolfo Domínguez (Centro Comercial Puerta Cinegia, Coso 35) presentó la exposición “Con Otras Miradas”, de Pilar Aguarón Ezpeleta.

    Bellísimos cuadros de esta pintora, que ya se echaba de menos entre los amantes del arte hasta su reciente regreso y que nos ofrece aquí sus dos estilos, tanto el de los paisajes abstractos como el de las “miradas”, puesto que lo que representa Pilar no son ojos o rostros, son sensaciones que se nos proyectan desde el lienzo como si un genio animase las expresiones humanas plasmadas con materiales inertes en sus obras.



    Pilar Aguarón vuelve con un conjunto de creaciones nuevas, realizadas para este acontecimiento, y lo hace con el poder de convocatoria que su calidad y, también, su popularidad, nos hacía esperar. En la sala, atendidos por la autora y por el coordinador del E.C.A.D. y comisario de la exposición, Eugenio Mateo, estuvimos gran número de los invitados al evento, artistas como Juan Luis Borra, José de las Muelas, Mariela García Vives, Arturo Gómez, Jesús Guallar, Horacio Gulias Vidal, Blas Laborda, Juan Carlos Laporta, Francisco J. Marco, Paco Rallo, Julia Reig, Miguel Sanza o Margó Venegas, el experto en Románico José Luis Aramendía, María Antonia Díaz Sanz (secretaria de la Asociación de Artistas Plásticos Goya), Rafael Castillejo (autor del interesantísimo sitio web “El desván de los recuerdos”), el crítico de cine Fernando Gracia Guía, Arturo Ansón (profesor de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza), etc.



  Pero Pilar Aguarón también es escritora y allí acudieron muchas gentes del mundo de las letras como Miguel Ángel Marín Uriol, Inma Marqueta, Carlos Agorreta, Mariano Ibeas, María Jesús Lou de Bouvoir, Teresa Arbex, María Otal, Belén López, Juan Domínguez Lasierra, María José Sanjuán, Charo Martínez, así como la escritora y actriz Angélica Morales, que asistió al acto también por haber contribuido como modelo a la realización de uno de los cuadros de la pintora. No faltaron invitados vinculados al mundo del comercio, la empresa y la administración.



  Las facetas pictórica y literaria de Pilar Aguarón son el origen de un cuidado cuaderno editado en color en el que 24 escritores han elaborado relatos en torno a las pinturas de esta creadora, y tengo que agradecer que tanto ella como Eugenio Mateo me hiciesen entrega de un ejemplar del mismo.

La exposición uvo abierta al público hasta el 26 de febrero

    “Hoy martes, 8 de febrero, tenemos la satisfacción de presentar la exposición “CON OTRAS MIRADAS” de nuestra amiga y contertulia PILAR AGUARON EZPELETA, en el Espacio Cultural Adolfo Dominguez de Plaza de España en Zaragoza.

    La artista, alejada de los circuitos expositivos desde hace un tiempo, por decisión propia, aceptó nuestra propuesta para compartir el universo mágico de sus cuadros con las miradas de los que los contemplen. No es en vano que su título Con Otras Miradas pretenda suspender en el espacio- tiempo, la interacción de los ojos que desde dentro nos llaman, con los que desde fuera buscamos la llamada. Todas las obras que se expondrán han sido creadas exclusivamente para esta “Reentré”, para esta vuelta de la que nunca se había marchado del todo. Las series de Miradas, demuestran que la escuela y la técnica nunca se olvidan, sólo se transforman, y el genio que guía sus pinceles profundiza en cada gesto de unos ojos, que por enigmáticos, son un caudal de sugerencias, de conversación desde el alma, de grito de reafirmación del propio dolor, de rebeldía, de distancias nunca recorridas. Las series Tierras de Aragón, son casi una abstracción, una expresión subjetiva donde el color pone nombre a los secanos de nuestra tierra, composiciones por las que se pierden las miradas sin posibilidad de regreso, ocres y naranjas disputando al verde y al azul su propio espacio.

   Con Otras Miradas, Pilar enfrenta, más que complementa, dos mundos pictóricos en los que se siente a gusto; por un lado la figuración que se torna expresionismo en el retrato y la expresión que se convierte en abstracta en el paisaje. Nos provoca para que saquemos de nuestra chistera, la observación precisa, el compromiso de mirar tomando partido, la dualidad de una personalidad que está instalada en ambos lados del espejo.

   Táctica en la que es experta, así lo demuestra en sus incursiones por la literatura, mundo por el que corre libre y feliz a través de sus libros. Escuchar un relato de Pilar, enfrente de uno de sus cuadros, es un ejercicio relajante y refrescante, apropiado para curar heridas o cicatrizar desengaños”.

Texto de presentación de:  Eugenio Mateo, Comisario de la muestra

 

Artículos relacionados :