Andalucía: Sevilla va teniendo un “paisaje” especial….


Por Manuel Sogas Cotano

Gracias a los mandos munícipes de Sevilla, incapaces por filosofía sistémica, más que por falta de capacidad personal para prever soluciones a los problemas venideros, los trabajadores de la limpieza de la empresa municipal (Lipasam) llevan varios días de huelga.

Manuel Sogas Cotano
Corresponsal del Pollo en Andalucía (Sevilla)

SEVILLA VA TENIENDO UN “PAISAJE” ESPECIAL


Gracias a los mandos munícipes de Sevilla, incapaces por filosofía sistémica, más que por falta de capacidad personal para prever soluciones a los problemas venideros, los trabajadores de la limpieza de la empresa municipal (Lipasam) llevan varios días de huelga.

Si cupiera pensar en que dichos mandos munícipes fueran tontos de capirote o de tontería tal que la de Abundio, que vendió el coche para comprar gasolina, quizás tuviéramos la oportunidad de buscarles alguna piadosa justificación que los pudiera exonerar de tan grave responsabilidad, como es la de propiciar el descuido de una servicio tan vital para la Ciudad y sus ciudadanos como es la recogida de basuras.

Pero no es el caso. En opinión de este humilde corresponsal, el mayor de los tontos responsables municipales de Sevilla, a buen seguro podría hacer perfectos relojes de madera, con lo que la capacidad personal de todos y cada uno de ellos para poder hacer previsiones relativas al servicio de la recogida de basuras y otros quedaría más que probada, por lo que se podría aseverar la peligrosidad social que resulta para todos los habitantes de Sevilla el mantener a unos dirigentes municipales que con capacidad suficiente para preveer y planificar todo lo relativo a las cuestiones de Ayuntamiento, no hacen uso de esa capacidad para aplicar políticas tendentes a la mejora de la calidad de vida, y sí en cambio para aplicar por las bravas, cosa para lo que resulta impensable hayan recibido un solo voto, políticas de recortes salariales y sociales en consonancia con lo que pudiera llegar dictado desde Madrid, porque la huelga se origina por la disminución de salarios y alargamiento de la jornada laboral de los trabajadores que la empresa municipal (Lipasam) quiere imponer a los mismos.


Estar en Sevilla y no acercarse al Barrio de La Macarena, donde tiene la Basílica la Virgen del mismo nombre, equivale, casi, a no haber estado en Sevilla.

La riqueza arquitectónica de la Basílica de La Macarena, junto a su colorido, luminosidad y pulcra limpieza, incluso para el visitante no creyente, como es el caso de este corresponsal, induce a pensar que allí, en el interior de la Basílica, pasa algo. Seguramente, uno se halle en el umbral de la comprensión del devocionario del pueblo Andaluz.


Dejando atrás el Arco de La Macarena, calle arriba del mismo nombre que la Virgen, se llega a entrever el callejero sevillano de siglos atrás con calles estrechas y quebradas, luciendo el típico color en sus paredes del amarillo albero y rojo sangre, colores taurinos por excelencia, y salpicados sus balcones con macetas de cerámica de alegre y vivaz colorido, quizás procedentes los mas añejos, de los hornos de leña con enormes chimeneas que acariciaban el cielo, que había hace años entre Coria y Puebla del Río, se llega, a la izquierda, a la calle de San Luis, y esta deja al paseante en la Plaza del Pumarejo que data del siglo XVIII, y a la vuelta de la esquina, en la calle Aniceto Saénz, 1 se halla el Ecolocal, un proyecto coordinado por la Asociación de Educación Ambiental “El enjambre sin Reina”, donde desde el año 2007 se empezó con la experiencia pionera de una tienda de ropas, en la que para comprar no es necesario el dinero, y recientemente se ha puesto en marcha el proyecto del Banco del Tiempo, consistente en el intercambio de favores, saberes y habilidades, sin que medie el dinero entre sus miembros por los servicios prestados, sino el tiempo utilizado en la prestación de esos servicios que se intercambian. Experiencias que sin duda convendrá seguir más de cerca.


En Isla Mayor, a 40 kilómetros de Sevilla, a veces se tiene la sensación de estar en una isla: porción de tierra rodeada de silencios por todas partes, de no ser por los desgraciados sucesos del aparente suicidio de tres personas en un corto periodo de tiempo: una mujer de avanzada edad y dos jóvenes, uno de ellos militar, además de una execrable y vil agresión por parte de un vecino a un Concejal del Ayuntamiento en la pedanía de Alfonso XIII mientras gestionaba el nombramiento de los Reyes Magos, cuyo agresor tras la oportuna denuncia se halla en busca y captura.

Finalizada la campaña del arroz, los agricultores están contentos. Una media de unos 9.000 kgs./Ha., es para estarlo. Otra cosa será al precio al que se pueda vender, que eso está por ver.

Los pescadores, con el cangrejo no han terminado mal del todo, pero tampoco bien. Y la política, la municipal, aparentemente en calma chicha, pero con juego sucio y muchas patadas en la espinilla por debajo del tablero.

Y, fiestas, que las penas con fiestas son siempre menos penas. El próximo día 28 coincidiendo con el día oficial de Andalucía, y con los carnavales, el Ayuntamiento organiza y patrocina el Día del Arroz, en el que se ofrece una degustación de paellas y otros productos locales para los visitantes a la localidad, a los que yo, atribuyéndome la representatividad que no tengo, invito, en la seguridad de que por muchos kilómetros que hagan para visitar Isla Mayor no se sentirán defraudados cuando prueben los productos que da esta tierra y sientan la amabilidad y el calor de sus gentes.

Artículos relacionados :