Los antisistemas / Manuel Sogas Cotano

PSogasM4
Por Manuel Sogas Cotano
Corresponsal del Pollo Urbano en Sevilla
http://zaragoza-sevilla.blogspot.com.es/

    Felipe 0, aspirante a Rey (gracias a una Constitución que es urgente reformar empezando para abrir boca por el artículo 135 recientemente reformado sin participación directa del pueblo, antes de que convierta a la inmensa mayoría del pueblo trabajador español en pobres de solemnidad);

Emilio Botín, del Banco de Santander, el delincuente no juzgado por imperativo de no conveniencia política del gobierno de PSOE,  presidido por José Luis Rodríguez Zapatero, que para eso está el gobierno, para proteger a los grandes garbanceros de la alta delincuencia,  y no para al administración de la riqueza que crea el trabajo en beneficio de toda la sociedad, como cree ingenuamente la mayoría de la sociedad; el gobierno del PP presidido por Mariano Rajoy, el peón representante de los grandes capitales a la órdenes especialmente de la banca alemana, junto a sus adláteres propagadores de las grandes mentiras y falsedades donde se asienta el reino del rey, fundamentado en la corrupción política y económica, se han quitado la careta y se han tomado muy a pecho el bogar contra el propio sistema corrupto que los mantiene, pero no para erradicar la corrupción, sino para ampliarla e intensificarla cuanto puedan, porque defender el sistema deformando y falseando los datos para construir una maciza mentira y divulgarla entre la sociedad como algo verdadero, y no solo verdadero, sino como si fuera lo únicamente verdadero y de obligado cumplimiento, es la mejor forma de socavar sus cimientos para derribarlo, aunque paradójicamente lo hagan para mantenerlo en pie.

    Esto prueba antes que ninguna otra cosa la escasa y baja capacidad intelectual de todos ellos y el muy alto nivel depredador que tienen de los bienes y riquezas que precisamente no son ellos los que las  crean.

   Sin duda, tan manifiesta simplicidad mental para mantener en la mentira y falsedad a la inmensa mayoría del pueblo español no les surge de modo espontáneo, sino de la necesidad que tienen de sustituir unas mentiras por otras cuando las primeras les han sido descubiertas, y la sociedad ya no cree en ellos, como muestran reiteradamente los datos de las última encuestas de un tiempo a esta parte, los cuales están evidenciando el grado de rechazo social generalizado que producen en amplios sectores sociales las políticas neoliberales que están aplicando a instancias de instituciones y organismos extranjeros y que se empieza a poner  en cuestión todo el sistema en la medida que socialmente no se aceptan dichas políticas, y que de seguir por ese camino, caso de no poderlo ocultar con nuevas mentiras les podría apartar de los aparatos oficiales del poder político en unos momentos en que se acercan los procesos electorales europeos, autonómicos y, posiblemente las elecciones generales, que podrían ser adelantadas en función de ese grado de rechazo a las políticas neoliberales que se vayan percibiendo socialmente, cuya pérdida de los aparatos oficiales de poder llevaría implícito el alejamiento de la comodidad y eficacia  de la que hoy están disponiendo para apropiarse de la riqueza que crean los trabajadores, porque es el trabajo la única fuente creadora de riqueza.

   La tanda de sustitución de unas mentiras por otras, responde, pues, a la estrategia sociológica-ideológica establecida por los asesores sociológicos del gobierno, que en función  de la esencia de la Sociología, que no es la de encontrar la verdad del hecho social observado, como pudiera llegar a creer en un principio el neófito o ingenuo, sino la de hallar la forma en como es percibido por la sociedad el hecho social que se observa, verdadero o falso, de manera que no hablando y procurando silenciar un hecho concreto, como por ejemplo, no informando sobre el caso de corrupción Bárcenas en la televisión pública, que es pública y no órgano de propaganda del Partido Popular ni de ningún otro, que es la estrategia adoptada por la televisión pública española al servicio de los jefes del PP, se evita que la gente hable de ese caso, y transcurrido un tiempo el caso Bárcenas en la práctica dejará de existir, porque la gente no hablará de él, y de este modo, y en este caso  concreto de corrupción, significará que no ha existido, con lo que la corrupción de ese caso concreto quedará impune, o cuando menos sin que tenga graves repercusiones políticas negativas contra el partido político que lo propició y lo encubrió y lo sigue encubriendo. No se trata de erradicar la corrupción, sino borrarla de la memoria de los votantes.

   Por el contrario, y siguiendo esta misma lógica sociológica, si en vez de silenciar un hecho se empieza a divulgar otro nuevo, verdadero o falso, en este caso absolutamente falso, como es la mentira redondeada de que estamos saliendo de la crisis, que se plantea según el presidente del gobierno como que “hemos salido de la recesión, pero no de la crisis todavía” y a esta mentira redondeada y maciza, se le atribuye un carácter positivo (que en realidad es absolutamente falso, una tapadera para cubrir el verdadero hecho, cual es que de esta crisis no se sale, salvo que se abandonen los parámetros capitalistas, sino que se profundiza y se extiende, como lo prueba el hecho de que en los Presupuestos generales para 2014 aparecen decenas de miles de millones en recortes sociales) añadiéndole una frase agradable al oído y deseada socialmente, pero que ni dice ni aportada nada, como es que ya se ven “brotes verdes”, acabará siendo aceptado por una buena parte de la sociedad que lógicamente les votará en la medida que hayan sido engañados por ese barullo de palabras sin sentido que ocultarán la verdad de los hechos.

   Las nuevas mentiras, o si se prefiere, las mentiras de siempre presentadas de otra forma, que ya se empiezan a aventar y que se intensificarán a medida que se acerquen los procesos electorales con respecto a la “salida” de la crisis, como no puede ser de otra manera,  no tienen otro objeto que el de seguir disponiendo de los correspondientes instrumentos de poder político oficial de forma fraudulenta, por mucho que la legitimación de ese poder proceda de las urnas, porque fraude es (aunque sea legal) el obtener votos en base a las mentiras que se han dicho para conseguirlos para continuar con el eufemismo de las reformas que en realidad no son otra cosa que la apropiación de los recursos creados por de los trabajadores y de su propiedad, que además estaba garantizados por ley. Ley que ellos modificarán a su gusto y en función de los intereses capitalistas que representan y de ningún modo para beneficio de la sociedad.

   Y así, a falta de razones que puedan servir de base para explicar y erradicar la situación de injusticia y pobreza material que está creando la aplicación de las políticas económicas neoliberales, Felipe 0, ofendiendo los más elementales principios lógicos e intelectuales (no se entra en su moralidad, que a mi juicio personal no la tiene), y por tanto, ofendiendo a la opinión pública, a la que toma por tonta, o peor todavía, sin ninguna consideración hacia ella, como si no existiera, y por ello niega y oculta unos hechos  con absoluta desfachatez, al afirmar en la  XXIII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno de Panamá:  “Aunque persisten las dificultades, las perspectivas son positivas: para finales de este año se espera que volvamos a la senda del crecimiento y que esa tendencia se consolide en el 2014 (…) aunque persiste una elevada tasa de paro, España ha recuperado la competitividad, la productividad se ha incrementado sensiblemente y tenemos un sector financiero más solvente y eficiente. Por ello, España ha recuperado la confianza internacional, como prueban las inversiones extranjeras en el sector del automóvil o la caída de la prima de riesgo. Nos queda mucho camino por recorrer, pero la economía española está encontrando su camino”.

    Esta solemne sarta de mentiras y falsedades del príncipe Felipe 0, además, saltándose a la torera, la Constitución, puesto que ni la Corona ni ningún coronita está autorizado para intervenir en política de partidos, es continuación y concordante con las dichas al mismo respeto por el alto delincuente no juzgado, Emilio Botín, del Banco de Santander en Junio de 2012 en New York con motivo de la inauguración de un centro financiero del Opus Dei:

   “Es un momento fantástico porque a España le está llegando dinero para todo, para la Bolsa, la deuda pública y las inversiones directas. Ha habido un cambio drástico de la percepción de nuestro país en el extranjero en los últimos meses. Existe una confianza en España como no se pueden imaginar (…) Es cierto que tenemos un paro del 26%, pero llegarán mejorías”.

    Estos enanos infiltrados que tienen los jefes del PP como sus apéndices en la sociedad española para conseguirles votos: Felipe 0 y Emilio Botín, lógicamente defienden las políticas neoliberales que están aplicando y pretenden solidificar las mentiras sobre las que se basa, tales como la simplicidad mental revestida de verdad solemne, es decir, como mentira redonda, o verdad oficial, que como todas tiene más de mentira que otra cosa del presidente del gobierno al afirmar que:  “en España hemos emprendido un ambicioso proceso de reformas estructurales y, aunque queda trabajo y mucho por delante, los indicadores económicos muestran que la recuperación ya está ahí”.

    Por lo visto para el presidente Mariano Rajoy no es dato a tener en cuenta que el número de parados en toda España ha crecido en 25.572 personas en el pasado mes (Septiembre 2013) según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

   No parece tampoco de mucha relevancia para el presidente Mariano Rajoy que sea el Instituto Nacional de Estadística (INE) dependiente del ministerio de Economía, el que diga que desde el cuarto trimestre de 2012 los salarios de los trabajadores han descendido un 3,6% con respecto a 2011, y que en el primer trimestre de 2013 volvieron a bajar un 1,8% y en el segundo volvieron a bajar un 0,6%. A esta bajada de los salarios hay que añadirle la subida de precios señalada también por INE para poder determinar la pérdida del poder adquisitivo de los trabajadores que cifra el mismo INE en un 10%.

    En este mismo sentido el Banco de España apunta como responsable de la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores a las reformas laborales realizadas que, a su vez, tampoco han servido para crear empleo (Emilio de la Peña. Menos dinero en casa del asalariado. Cadenaser.com, 09/10/2013).

   La mano de pintura mentirosa a estos datos que son oficiales para intentar ocultarlos y que parezcan otra cosa, la da el ínclito ministro de Economía y Hacienda, Montoro, al afirmar que los salarios no es que hayan bajado, “sino que han crecido moderadamente”.

   Pues toda esta sarta de mentiras, embustes y menos de medias verdades, es lo que han pretendido hacer verdad, pero una verdad de mentirijillas, tanto Felipe 0 como Emilio Botín para conseguirles votos al PP, por lo que el sistema no puede pedir mejores enemigos que ellos mismos. Y lo mismo que Felipe 0 y Emilio Botín es lo que pretenden los jefes del PP al convocar “mandos” en Córdoba para el mes de Noviembre con el lema de “movilizar al partido”. La conclusión parece clara, si quienes se benefician del sistema son sus más encarnizados enemigos y reconocen de hecho que no funciona, y por ello se aprestan a fabricar nuevas mentiras para engañar una vez más a la sociedad entera a fin de mantenerlo en pie, es lógico que los que resultamos perjudicados por tanta mentira y tanta injusticia sin visos de solución dentro de ese sistema propugnemos su cambio. No su reforma, no la sustitución de Juan Carlos I y Último de España por Felipe 0, no la sustitución de Mariano Rajoy por Rubalcaba o similar, sino el cambio radical, de raíz, de arriba abajo y de un lado a otro de todo el sistema.

Isla Mayor 28 Octubre 2013

Artículos relacionados :