Una tarde en el estudio de María Mainar

160Maria1P
Por Ana Torrents y Cristina Beltrán

    Ha muerto María Mainar ,una de las mejores pintoras, de las mejores amigas y de las mejores personas que he podido conocer y como homenaje a ella, reproducimo este reportaje que sobre ella hicimos en esta sección en febrero de 2.106. No la olvidaremos. Cristina Beltrán.

     Las tardes de domingo dan mucho de sí, al lado de un fuego templando la hora del  café con tarta de queso, y el imprescindible ingrediente de la amistad. Las ganas de conversar sobre nuestras cosas, el entorno envolvente es el arte dinámico, lírico y de dulce paleta, rotundos trazos que combinan nuestra conversación entre el fuego de la chimenea .   Una casa de campo hecha a imagen y semejanza de sus habitantes artistas es otro mundo, en apariencia calmado, en esencia lleno de emociones que surgen según las horas del día, los propios días, las visitas y las estancias.

   María nos lleva al estudio, está haciendo espacio para su obra reciente, empezó esta nueva etapa con pequeñas tablas , ahora lleva carrerilla y en un derroche de color vemos imágenes floridas….“Me está saliendo el campo, el campo que fotografié los primeros años de vivir aquí”.  María Mainar, ha recuperado la técnica del temple al huevo, tantos años trabajada al lado de su maestro Jesús Villalonga.

   “No tengo una imagen previa, dejo salir el imaginario desde el inconsciente”.

    El trazo y el color  nos revelan que atraviesa un momento de plenitud. “Aspiro a un trazo libre, son pinturas vibrantes que surgen de la conjugación de gesto espontáneo y libre”.

   Has dicho que no querías nada estático…..”Cuando pinto sobre la superficie blanca no tengo un propósito consciente, con una imagen prefigurada, que motive el movimiento del pincel, surge del silencio…”

    ¿No te pones música? “Eso da igual, surgen del interior, de un silencio que deja aparecer esa relación entre la materia, el trazo, la imaginación…y la inquietud.”

   “Casi podría decir que no tengo una intención previa, muchas veces me he sentido como escribiendo una carta que dirijo a alguien desconocido, o conocido, a la mirada que dirijo y entra por los ojos, el ritmo que alienta lo vivo….pero esa es mi percepcion!….”

   “Esta etapa se inicia con el encargo de Paco Rallo para ilustrar el poemario de Luz Rodríguez al trasladar las imágenes que de su poesía me surgían. Con ese libro sentí una despedida de mí misma, a raíz de estas tintas llega un nuevo interés por el trazo libre, con ello inicié este nuevo momento.”

   “Si observas,  la transparencia es un factor importante en el color……la fuerza del gesto, si, me he dado cuenta, lo que de verdad me dice algo es el gesto, como resultado del movimiento inconsciente, no pones intención pero el gesto surge de dentro, como una forma directa, hay una tensión, no hay pretensión, sino tensión entre la materia que trasluce una energía que lleva al gesto. Ahora me encuentro gozando muchísimo del pincel, del color, de la paleta.”

   “….la forma aparece en el aparecer, no se dan antes de estar, no someto el pincel a mi dominio sino que trato de que el material sea libre haciendo. Entonces es fantástico, es una fusión entre espíritu y materia, entre las más íntimas latentes cuestiones que una alberga, imágenes sin previsión ni planificación, surgen en cada instante”.

   “Ha salido el campo porque lo transito, el pincel sale cual hoja, cual pájaro, es el mundo que habito, esto cala, entra por los ojos y cuando cala de una manera directa sale y estalla. Ahora hay más aire entre las formas, el blanco me parece imprescindible”

    “Antes mi pintura era más urbana, un tramado de líneas verticales y horizontales, las líneas de una ciudad, con sus tramas, propias del paisaje urbano”.

   “Ahora tienen algo de viento, ves….aquí hay cierzo, viento, elementos fijos a la tierra, que enraízan y lo aéreo, hay referentes también a lo que vuela, alas y pájaros.”

   María se sitúa frente a una de sus obras y comenta, nosotras somos espectadoras de una artista que se expresa y desnuda:

   “Hay un misterio, y las cosas van apareciendo…aquí hay dos insectos en la hoja, pero están mimetizados con la flor. A mi lo que me emociona de una obra de arte es la sensación de descubrimiento, no como algo que me viene de fuera dado, es un cuento que yo tengo que leer, luego en la historia del arte te viene muy bien que te lo cuenten, pero el primer encuentro desnudo con una obra es mucho más bonito”.

 ….“ Para mi el pensamiento es una experiencia simultánea al pintar”.

   “Hay un ir sabiendo lo que hago no sabiendo en el gesto que deja rastro en el papel; en esta tabla , con este color, en esta forma y densidad, concreto, color y gesto . Trazados igual que respiramos, inconscientes, directos, ágiles”.

   “Se transluce lo que habito y me habita en la mancha”.

    “Una obra de arte es un poema, el poema es una obra de arte. Como dice Chantall Maillard, El otro que soy cuando no soy.”

    “¿De que manera me relaciono con la realidad?. Me encuentro tanto realista, como idealista. Una realidad inestable que sucede en trayectorias, en ritmos y resonancias escuchadas. Estoy entusiasmada. Descubriendo lo que aparece apareciendo. Es una exhalación.”

   Ella se mueve, se expresa mira la obra que trata de transmitir : “Imaginad, que yo ahora cojo este gesto y lo reproduzco, de repente este gesto amplificado es un océano, y la repito…flum, flum….es envolvente, la dimensionalidad, ahora el pincel, se ha vuelto juguetón. Cada instante es único, y estas obras son una recopilación de instantes únicos”.

    “Estoy enamorada del temple al huevo por su calidad cromática y por sus transparencias, son preciosas”.

   Es una pintura femenina, sensible, ella no trabaja conscientemente sobre el significado de género. María esta fascinada por la música como transmisora de un lenguaje universal, podemos percibir movimiento y ritmo en sus composiciones.

     Es la hora de la despedida, hemos aparcado el Seat Ibiza en su puerta y toca salir por camino de tierra, campo llano en un atardecer  iluminado de un brutal y enorme arcoiris, la luz es increible, hace fresquito, por lo visto en la costa cantábrica ha llegado ya la bajada de temperaturas, todo esto nos devuelve de la intimidad a la ciudad, esta tarde ha sido muy especial.

Pequeño apunte sobre María Maynar, artista:

     María Maynar nace y vive en Zaragoza hasta que a los 18 años marcha a Barcelona y entra en Bellas Artes Sant Jordi. Sus andanzas pictóricas la llevan a trabajar con el pintor, grabador, escultor Jesús Vilallonga durante 8 años tras los que camina en solitario con exposiciones en Barcelona, Agramunt, Atenas, Nueva York, Almería, Suecia, Marbella, Bilbao, Albarracín, Zaragoza. Actualmente reside en Zaragoza.

     A mí lo que me interesa de su obra es ella misma. Suerte y vitalidad para tí María.

Artículos relacionados :