Ya empieza el baile de los sillones

    No ha hecho más que comenzar el año político y ya las cosas parecen que se vuelven resbalosas, al menos, en las esquinas del espectro político aragonés. Erika Sanz, avalada por el faraón Echenikón, perdió su batalla contra Nacho Escartín por 382 votos y el zar morado que no perdona y anda cabreado ya ha  comenzado a remover la ciénaga con dos palitos que sostienen las diputadas Sanz y Cabrera

      Mientras ellas piden primar las aportaciones de las bases con el bla, bla, bla, de los “proyectos ilusionantes”, Escartín y Maru Díaz pajarean buscando alpiste  y el pianista Rivarés prepara sus juegos de magia para incorporarse a la partida -como siempre- en el momento oportuno. Abierta la veda, los podemitas con sus mareas, tsunamis y demás grupos de acción afines  a sus políticas desmoronadas  en una legislatura municipal sin recuerdo algún para la ciudadanía, irán asomando el morrito mientras el pianista estará mirando a través de su ventana silbando “La cucaracha”  y recalculando sus posiciones de batalla . Al “zorro de Torrero” le gustan las palomas al vuelo ¿Alguna apuesta?