Dos o tres cosas que se de ella: 65 Edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián


Por Leandro Martínez Joven
Fotos: Marivi Ibarrola

   Del 22 al 30 de septiembre se celebró la 65 edición del Festival Internacional de Cine de San Sebastián, con dirección de José Luis Rebordinos y esquema similar a ediciones pasadas: sobreabundancia de programación para que cualquier profesional, y el público en general,  encuentre su cine.

1.- Premios  de la Sección Oficial

    El Jurado de la Sección Oficial, presidido por John Malkovich,  premió con la Concha de Oro la película estadounidense “The Disaster Artist”, un film del actor James Franco que recrea el rodaje de “The Room” (Tommy Wiseau, 2003), considerada como la peor película de este siglo y objeto de veneración por amantes del cine de sesiones golfas. Dejando aun lado la ironía que supone premiar en uno de los festivales más importantes del mundo, un film sobre una pésima película, James Franco ha hecho una comedia sin reírse del personaje, Tommy Wiseau, de quién hoy en día se desconoce casi todo, incluso la procedencia de la millonada que necesitó para producirla. Al parecer invirtió 6 millones de dólares y en el estreno recaudó 1.800 dólares.  Claro que hablar de fracaso en este caso sería dudoso, catorce años después la película sigue viva y reconocida. ¿Cuantos se acuerdan de muchas Conchas de Oro? En San Sebastián los jurados habitualmente fallan en sentido literal.

   Aunque no suele ser habitual en los Festivales,  hubo más comedias: “Le sens de la Fête”, de Eric Toledano y Olivier Nakache, autores de “Intocable” (2011). En esta ocasión, un día de boda les sirve para reírse de las condiciones de novios, ex-novios, madrinas en celo, trabajadores de catering, fotógrafos, músicos,… Muy divertida y muy mal recibida por la crítica. 

   El Premio Especial del Jurado recayó en  “Handía”, de Jon Garaño y Aitor Arregui.  Inspirada en la vida real del gigante de Altzo, un vasco del siglo XIX que llegó a medir 2,42 metros. Los autores de “Loreak” (2014), sin el aliento mágico de ésta, han contado con una gran producción ( las secuencias de las guerras carlistas) para pasear por el mundo a este gigante en permanente conflicto con su hermano. Poca cosa. 

   La Concha de Plata  al Mejor Director fue a parar a una mujer, por vez primera en los 65 años de San Sebastián. Lo recibió la argentina Anahí Berneri por “Alanis”, un pequeño film lineal sobre las tribulaciones de una prostituta con hijo de corta edad, interpretado por Sofia Gala que recibió la Concha  de Plata a la Mejor Actriz. Por cierto, ya saben ustedes lo que concha es coloquialmente en Argentina ¿Verdad?

   La Concha de Plata al Mejor Actor fue a parar a Bogdan Dumitrache, un  padre que pierde su hija en un parque, en la producción rumana “Pocoroca”, de Constatin Popescu. La película tiene al principio un magnífico plano secuencia. Dos acciones en un mismo plano:  el padre hablando por el móvil, mientras vigila, más o menos,  a sus hijos  y dos personas discutiendo sobre cacas de perro. Cuando desaparece la niña,  inmediatamente estalla el conflicto entre los padres pero la madre  poco después hace mutis por el foro: se marcha a casa de su madre y el actor tiene que sostener, mal que bien, las interminables 2 horas y media de película. Curiosamente en otra sección del Festival  hubo una gran película rusa “Loveness”, de Andrey Zvyagintsev que trataba el mismo tema pero en esta ocasión enfrentando a los padres y de qué manera. Esta magnífica película ha ganado este año el Premio del Jurado en Cannes.

    El premio del Jurado al Mejor Guión fue para Diego Lerman por la producción argentina “Una especie de familia”, aunque lo más valioso fuese la actuación de Bárbara Lennie. Interpreta a una mujer que tiene que recurrir a la adopción para ser madre pero cuando nace la criatura se verá envuelta en una suerte de picaresca mercantil que lo hará imposible. En cualquier caso, si nos centramos en el guión, el mejor del año probablemente sea el de 

 

  “Three Billboards Outside Ebbing, Missouri”, de Martin McDonaght, premiado en los Festivales de Venecia y Toronto. Aquí Frances McDormand borda el papel de una madre desesperada por la apatía con que la policía local trata la violación y asesinato de su hija. Decide poner tres (gigantescos)  anuncios a las afueras de su pueblo Ebbing (Missouri), de ahí el kilométrico título, donde increpa con dureza la pasividad policial y todo salta por los aires. Es una película con constantes giros de guión, los personajes no son monolíticos, van evolucionando.  Tan pronto te desternillas de  risa, como ésta se congela en los labios. Háganse un favor, no se la pierdan cuando se estrene el 12 de enero próximo. Con todo merecimiento recibió el Premio del Público.

   El Premio a la Mejor Fotografía fue para Florian Ballhaus por la película alemana “The Captain”, de Robert Schwentke.  En blanco y negro, a finales de la Segunda Guerra Mundial, un soldado raso se hace pasar por oficial y desata una espiral de extrema violencia liderando una jauría de desertores. Basada en un caso real, es una manera original de escenificar los últimos momentos la pesadilla nazi. Si la ven,  no salgan corriendo cuando empiecen los títulos de crédito finales. No se pierdan la secuencia actual con que finaliza. 

2.Otras películas de la Sección Oficial.

   El festival lo inauguró Wim Wenders con “Submergence”. Tan pretenciosa como hueca: de la vida en las profundidades  del mar al terrorismo islamista. Aunque quizás sea un remake de “Bambi”. ¡Todo es posible! Una  verdadera pena ¡Con lo bien que le salen los documentales! (“Pina”, “The Salt of the Earth”). 

    La clausura fue “The wife”/ “La buena esposa”, de Björn Runge, a mayor gloria de Glenn Close. Interpreta a una escritora que ha sacrificado su carrera, haciendo  de negro para su marido. Cuando éste recibe el Premio Nobel  de Literatura, la escritora se rebela y descubre la impostura.

   “El autor” de Manuel Martín Cuenca, basada en la novela de Javier Cercas, supone un paso adelante en la carrera del autor de “Caníbal”(2013). Comedia agridulce sobre el proceso de creación, en este caso, de una novela. El personaje principal, interpretado por Javier Gutiérrez, harto del bestseller de su adultera esposa decide separarse de ella y escribir una gran novela. Para ello acude a clases de escritura y se convierte en un asombroso manipulador de los vecinos de su nueva residencia. 

   Basado en el  libro de Marguerite Duras, “La douleur” de Emmanuel Finkiel es una necesaria película donde  la autora describe sus días de inmenso dolor por la detención y deportación de su marido en la Francia ocupada por los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

   Antonio Méndez Esparza es un madrileño que desarrolla su carrera en Estados Unidos. Presentó su segundo largometraje: “La vida y nada más”, una pequeña gran obra sobre los conflictos existenciales de una madre , sus hijos, su pretendiente…  y todo ello en Florida con su segregación racial, la violencia policial… Una sorprendente producción española y un cineasta a tener en cuenta.

  Jean-Pierre Léaud, el inmortal Antoine Doinel creado por François Truffaut, protagonizó “Le lion est mort ce soir” de Nobuhiro Suwa. Su papel es el de un veterano actor en un rodaje interrumpido que acaba actuando libremente en una película amateur que ruedan unos niños, en la misma casa de su gran amor perdido.

   “Ni juge, ni soumise” de Jean Libon y Yves Hinant es un divertido documental belga que descoloca al espectador. Centrado en la Juez de Instrucción Anne Gruwez, durante su trabajo interrogando acusados, asistiendo a autopsias, etc. La Juez es todo un personaje, pues tiene un sentido del humor bastante negro y su manera de enfrentarse con el mundo parece obra de vitriólicos guionistas. Pues no. Los autores dijeron en rueda de prensa que todo era real. ¿Todo, todo? ¿Seguro?

   La directora y productora austriaca Barbara Albert presentó “Licht” donde narra la vida real de la pianista ciega Maria Theresa Paradis. Durante un breve periodo de tiempo recobró parte de la visión, a la vez que sus cualidades pianisticas mermaban. La presión social y familiar le obliga a dejar el tratamiento para seguir destacando como pianista. Acabó fundando una escuela para músicos ciegos y apenas se conservan sus composiciones. Todo ello narrado de forma convencional, impropio tratamiento en una pianista tan singular.

  “Love me not” del griego Alexandros Avranas es una tramposilla muestra de cine negro. Violenta y gratuita. Olvidable. Lo mismo que  “Soldatil, poveste din Ferentari” de la rumana Ivana Mladenovic. Aquí un estudioso de la música popular ´manele´ se olvida de su trabajo al liarse con sordidez con un ex-presidiario gitano. 

   “Beyond words” de Urszula Antoniak, con fotografía en blanco y negro de Lennert Hillege. Fallido intento de mostrar los extremos de la inmigración en Europa.

    Fuera de concurso estuvieron “El secreto de Marrowbone” de Sergio G. Sánchez.  Por mucho que J.A.Bayona estuviese en la producción no pasa de ser un chapuzero film de sustos que se adivinan por la utilización grosera de la música. ¡Qué subrayados musicales! Afortunadamente Fernando Franco continua la senda marcada por “La herida”,  su anterior y premiado trabajo. En esta ocasión “Morir” sitúa al espectador ante el drama de una pareja, él  enfermo terminal que no quiere que se sepa su estado. Ella se ve obligada a cargar con todo el peso y surgen todo tipo de  crisis dentro de la pareja.

   Arnold Schwarzenegger estuvo presentado “Wonders of the Sea 3D”. Sayonara, baby.

 

Premios Donostia 

  Agnes Vardá, con sus lúcidos 89 años recibió uno de los  Premio Donostia. Esta abuela de la Nouvelle Vaghe aprovechó para presentarnos su obra más reciente: “Visages, villages”, realizada conjuntamente con el fotógrafo y artista callejero francés JR, de 34 años, quienes recorren la Francia rural a bordo de un camión-laboratorio, fotografiando a gente corriente  para inmediatamente ampliar a gran escala las fotos, colocarlas sobre edificios y ver que reacciones provocan. Al final de la película intenta encontrarse con el otro abuelo  vivo de la Nouvelle Vaghe pero… ¿Broma de la Vardá o desplante de Godard?

   El año pasado el actor argentino Ricardo Darín compartía la Concha de Plata al Mejor Actor con Javier Cámara por la película “Truman”. En esta edición Ricardo Darín recibió otro de los Premios  Donostia y nos presentó “La Cordillera” de Santiago Mitre.  En una cumbre de presidentes latinoamericanos, Ricardo Darín interpreta al Presidente de Argentina. Al principio todo son tensiones e intereses políticos y el personaje de Darín   parece el más limpio de todos, al final es el más corrupto y además posible instigador de un asesinato.  Esto es lo que hay. 

  Monica Bellucci recibió el tercer Premio Donostia de esta edición.

3. Cine versus televisión

   En la edición de este año del Festival de Cannes, la dirección intentó colocar en la sección oficial, por vez primera,  películas producidas por plataformas televisivas, concretamente Neflix. Los distribuidores y exhibidores franceses se opusieron al considerar inaceptable que en Cannes estén en competición obras que no van a estrenarse nunca en salas de cine. La dirección de Cannes reculó y Pedro Almodóvar, presidente del Jurado, sentenció: Neflix es el enemigo. 

   En San Sebastián este año, también por primera vez, ha habido obras producidas por plataformas televisivas (video on demand) aunque fuera de concurso. “La peste” de Alberto Rodríguez ha sido producida por Movistar. Dicen haber invertido 10 millones de euros y dado libertad absoluta al creador, el director de “La isla mínima” y “El hombre de las mil caras” . Vimos solamente los 2 primeros capítulos, de los 6 que constará, pero tiene una recreación de la Sevilla del siglo XVI nunca antes vista. La fotografía, iluminación, vestuario, dirección de arte, etc.  es deslumbrante, en función de la compleja trama coral. Ya están trabajando en la segunda temporada.

    “Fe de etarras” de Borja Cobeaga ha sido producida por Neflix. Su cartel, donde aparece tachada la palabra españoles, fue denunciado por los consabidos intolerantes y fue la polémica con que comenzó el Festival. La película está en la línea del programa de ETB “Vaya Semanita”. Es decir humor inteligente y sin dejar títere con cabeza. Divertidísima. 

 

4. Otras secciones, otras películas

    La sección Perlas del Festival de San Sebastián recoge algunas de las mejores películas que han participado este año en otros Festivales. “Call me by your name” de Luca Guadagnino con guión y producción por James Ivory, así que ya se imaginan de qué palo va. Sensualidad gay en pleno  verano y lamentable discurso final paternalista. 

  “On Body and Soul” de la hungara Ildiko Enyedi plantea una hermosa historia  de amor entre un jefe y una empleada de un matadero industrial que comparten el mismo sueño recurrente: dos ciervos en un bosque nevado.  

    “Jusqu´à la garde”, del francés Xavier Legrand presenta, ¡otra vez!,  el drama de un niño cuyos padres se han divorciado y la Juez les da la custodia compartida a pesar del violento comportamiento del padre. 

    “120 Battements par Minute” de Robin Campillo documenta los inicios en 1989 de Act Up Paris, asociación de afectados por el VIH que además de cuidarse entre ellos, pusieron en jaque a políticos y empresas farmacéuticas por su indolencia a la hora de enfrentarse  con la enfermedad del SIDA.

    En “Wonderstruck” Todd Haynes alterna dos historias de sendos niños sordos en dos tiempos 1927 (con tratamiento de cine mudo) y 1977 (color). El tema parece más propio de Spielberg que de Haynes. Quizás su película menos interesante hasta la fecha.

    “Mother” de Darren Aronofsky no hay por donde cogerla. Es un disparate, un desquicie sin ninguna gracia. De lo peor del año. Huir. 

    “The Leisure Seeker” de Paolo Virzi es una previsible película con dos grandes actores Helen Mirren y Donald Sutherland. Dos personajes al final de su vida, con graves deterioros físicos que emprenden una última escapada en su caravana, que da titulo a la película. 

   “The Big Sick” de Michael Showalter, es una pequeña historia de amor:  entre un taxista y monologista, de origen pakistani y una estadounidense. 

   Cuesta creer que “Loving Pablo” este dirigida por Fernando León de Aranoa. Narra los  amores de una periodista con el narco Pablo Escobar. ¡A mayor gloria de sus intérpretes,  Penélope Cruz y Javier Bardem! Si se estrena, no pierdan el tiempo. Huir.

   La sección Zabaltegui-Tabakalera es la más arriesgada en sus propuestas. Se inauguró con  la Palma de oro del Festival de Cannes de este año: The square”, de Ruben Östlund. Una divertidísima película donde se burla de una buena parte del arte contemporáneo. Reflexiona acerca del papel actual de los museos, pone en solfa el marketing artístico, el sensacionalismo de la prensa… Una joya. 

   El gran documentalista Frederick Wiseman presentó “Ex-libris – The New York Public Library”. Tres horas y diecisiete minutos acerca de las diferentes sedes de la Biblioteca Pública de Nueva York, del trabajo que realizan en sus diferentes actividades. Una maravilla.

   Finalmente reseñar que Juanma Bajo Ulloa vuelve al cine. Prepara para 2018 un nuevo film de suspense dramático. A ver.

Artículos relacionados :