¡Nos Excluye!

      La Directora de Comunicación del Ayuntamiento de Zaragoza, Marina Fortuño, en un alarde de buenas prácticas democráticas nos vuelve a excluir de la publicidad institucional a la que tenemos derecho por Ley.

     Esta periodista  que ya se ha olvidado de cuando hacía “la calle” retabillando publicidad para su empresa, ahora, a su vejez,  nos mete, ¡otra vez!, en galeras…

    No descuelga su teléfono (público, por cierto) cuando nuestro anciano director pretende  saber  cómo se va a repartir  el pastel y el silencio más absoluto se cierne sobre una pasta pública que, ¡como es natural!, cree suya o, como mucho, de nadie.

    Pero nosotros, que precisamente este año cumplimos 40 años de Pollo Urbano, nunca nos hemos arredrado ante la arbitrariedad. Solamente que esta vez, ya que la Directora está dirigiendo la comunicación  de un supuesto  equipo de demócratas de izquierdas que hacen alarde de su honradez, no le pediremos al juez que haga justicia administrativa , sino que, si es posible, la petición que hagamos por el cauce reglamentario de “daños y perjuicios” no la pague el Ayuntamiento (como viene siendo habitual con las meteduras de pata de los próceres) sino esta señora tan directora y que con tanta diligencia toma las medidas que cree oportunas repartiendo la pasta ajena.

    Nosotros sabemos que donde hay patrón no manda marinero, así que esperamos que tanto el alcalde como el concejal de la cosa tomen rápidas resoluciones porque sino, lo que aseguramos a nuestros lectores es que nos lo vamos a pasar pipa. La directora, creemos que no. Pero allá ella.