México: La pirámide de Kukulcan


Por Emilio Mendoza

     Después de muchos años de espera, finalmente tuve la oportunidad de visitar la zona arqueológica de Chichen Itzá, en el estado de Yucatán. Fue un viaje muy excitante. Entramos al sitio arqueológico por la parte trasera, caminamos por senderos llenos de vegetación, esculturas y con jardines muy bien arreglados.


Emilio Mendoza
Corresponsal del Pollo en México
www.emimendoza.com

    Mientras caminábamos entre la vegetación tropical, logré entrever la majestuosidad de la imponente pirámide de Kukulcan… ¡Se me puso la piel de gallina al descubrir entre los árboles ese monumento piramidal que domina el sitio arqueológico! Es algo asombroso estar frente a esta maravillosa obra de arte… ¡Simplemente maravilloso!

Civilización Maya

    Chichen Itzá es una antigua ciudad Maya en ruinas. Se encuentra a unos 120 km de la ciudad de Mérida, la capital del estado de Yucatán. Los Itzá, un grupo étnico Maya que tenía una posición política y económica predominante en esa parte de Yucatán, se establecieron ahí hace más de mil años aprovechando dos grandes depósitos naturales de agua (Cenotes) que se alimentan de corrientes subterráneas, la única fuente de agua en esa zona árida. El nombre Maya Chichen Itzá deriva de las palabras chi “boca” y che’en “pozo”, y significa literalmente “En la boca del pozo de Itzá”.

El Castillo

   El sitio arqueológico está compuesto por varios edificios, de los cuales prevalece la pirámide de Kukulcan conocida también como “el Castillo”. Este sobrenombre se debe  a que los conquistadores españoles le buscaban alguna similitud arquitectónica con las existentes en el continente europeo llegando a  compararlo con un palacio real. Se estima que esa edificación fue construida por los Mayas entre los siglos IX y XII, y sirvió como un templo dedicado al dios Kukulcan. Kukulcan o Kukulkán es una palabra en lengua Maya compuesta por: kuk “pluma” con sufijo de adjetivo –ul, y can, “serpiente”, por lo tanto literalmente quiere decir “serpiente emplumada” es, según la mitología Maya, el dios que protegía la divinidad de los sacerdotes, culto estrechamente vinculado a su vez al dios Quetzalcóatl conocido por los Aztecas y otras culturas mesoamericanas.

Una pirámide relativamente  pequeña

    La pirámide de Kukulcan tiene una elevación de 24 metros, más otros 6 metros que tiene el templete, hacen un total de 30 metros de altura, muy baja respecto a la de Keops en Egipto o a la del Sol en Teotihuacán.  La base cuadrada mide un poco más de 55 metros de ancho. La pirámide tiene 9 basamentos en forma de terrazas cuadradas cuyas paredes están cubiertas con paneles que hacen diseños en bajorrelieve. La estructura cuenta con cuatro escalinatas, una en cada uno de sus cuatro lados. Cada una de ellas tiene 91 escalones. La suma total de escalones es 364 y considerando la plataforma superior del templo como un escalón más, la pirámide cuenta con un total 365 gradas que representan los días del año en el calendario maya ordinario.

El descenso de Kukulcan

   En la parte baja de la escalinata principal se observan dos esculturas con formas de cabezas de serpientes emplumadas que adornan la base de las escaleras y parece que sus cuerpos se extendieran hacia arriba al flanco de ellas en forma de barandal. Durante los equinoccios de primavera y otoño, el sol de la tarde que llega a esa esquina de la pirámide proyecta una serie de sombras triangulares contra esa balaustrada, creando la ilusión de una serpiente que se arrastra descendiendo lentamente.

Decepción

   Para tratar de conservar mejor la pirámide y disminuir el riesgo de accidentes de turistas, desde hace un tiempo no se permite subir a la cima del inmueble. Fue una desilusión ya que no pudimos apreciar el paisaje desde las alturas, ni pudimos conocer el interior del templete.

Las investigaciones continúan

   Recientemente en conferencia de prensa, un grupo de investigadores de la Universidad Nacional anunció el descubrimiento de una pirámide pequeña al interno del templo de Kukulcan. El descubrimiento se hizo mediante la utilización de la tecnología de tomografía eléctrica tridimensional que analiza el interior sin dañar la estructura. Este fenómeno tipo muñeca matrioska recuerda a la Gran pirámide de Cholula, la cual fue construida encima de otras construcciones más pequeñas.

Noches de Kukulcan

    Al anochecer asistimos al espectáculo “Noches de Kukulcan“. Se trata de una visita relámpago en el sitio arqueológico de Chichen Itzá en plena obscuridad. Durante el recorrido que dura menos de dos horas, se pueden apreciar algunos de los monumentos principales en los alrededores de la Pirámide de Kukulcan. Entre otros, el muro donde se practicaba el juego de pelota y el templo de los guerreros con el vestigio de decenas de columnas. Los monumentos son iluminados con colores de diferentes tonalidades mientras se recibe una breve explicación de cada uno de ellos mediante una grabación. Para terminar, asistimos sentados frente a la pirámide de Kukulcan a una proyección sobre la pirámide en 3D de luces con fascinantes combinaciones de diseños multicolores y música que nos acercó a la ancestral cultura maya.

La del estribo

   Muy bonito el espectáculo nocturno, sin embargo, deseo hacer hincapié que el mejor momento para apreciar la pirámide de Kukulcan es durante el día. Pararse frente a la pirámide en un día soleado como el que nos tocó es esencial para poder apreciar al máximo la magnificencia de nuestros antepasados…

Artículos relacionados :