Entrevista con Barac Obama sobre las últimas filtraciones de documentos secretos de Wikileaks / Antonio Tausiet

{phocagallery view=category|categoryid=969|imageid=4454}Por Antonio Tausiet

http://www.antoniotausiet.com

     Tenemos hoy con nosotros al presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, el señor Barack Obama. Recientemente ha comenzado a publicarse en varios diarios mundiales una serie de mensajes confidenciales de la diplomacia estadounidense, procedentes de Wikileaks. Esta organización se caracteriza por recoger datos secretos de donantes anónimos, y difundirlos con la sana intención de poner al descubierto las miserias del poder. 

   La última filtración incluye 250.000 documentos, que en estos momentos están siendo difundidos escalonadamente. En los tres días que han transcurrido, ya se cuentan por cientos los telegramas que desvelan las malas artes de la cúpula del poder, tanto estadounidense como de una buena parte de países del mundo.

-Señor Obama, pasemos a comentar alguna de las evidencias que ponen sobre la mesa esos documentos.

-No olvide que soy Premio Nobel de la Paz, mi querido Tausiet.

-Así es más probable que no acabemos a hostias. Bien; en primer lugar, ¿qué opina acerca de que los diplomáticos de su país hayan ejercido de espías en la ONU?

-A nadie se le escapa que la ONU es, pese a lo que pueda parecer, una organización en manos de mi país; es decir, que sus decisiones son tomadas siempre con nuestro beneplácito. Sabrá también que las resoluciones que se votan por mayoría y nosotros no apoyamos, nunca se ponen en marcha. Así pues, que nosotros nos espiemos a nosotros mismos no tiene relevancia alguna. Lo hacemos para pasar el rato.

-Wikileaks lleva ya varios años difundiendo lo más rastrero de las acciones de su gobierno, desde las acciones ilegales en Irak y Afganistán hasta las barbaridades más grandes cometidas en los confines del planeta por ustedes.

-Sí, por eso no debe sorprender que ahora haya tantos documentos que nos incriminen. Parece como si fuese algo nuevo que mi país esté involucrado en genocidios, asesinatos selectivos, golpes de estado, desestabilización, torturas, detenciones ilegales. Somos los matones del mundo, alguien tenía que adoptar ese papel. Si otro quiere tomar el relevo, le aseguro que yo dormiré más tranquilo. China, India, Brasil, que den un paso adelante.

-Eso que dice es gracioso. Pero continuemos. Entre las revelaciones, aparece una muy antigua, de tiempos de Felipe González, cuando se liberó a dos detenidos libaneses acusados de terrorismo, debido a las presiones de Gadafi.

-Sí, pero no olvide que ahora Gadafi es un firme aliado y que Felipe González tiene una hoja de servicio impecable en su trabajo para nuestro gobierno. Sólo hay que mencionar su espléndido cambio de chaqueta en el tema de la OTAN.

Se alzan voces estos días pidiendo el ajusticiamiento de Julian Assange, fundador de Wikileaks. ¿Qué opina al respecto?

-Como usted sabe, ese caballero no es ciudadano estadounidense, sino australiano. Ya hemos puesto a trabajar a la justicia australiana para amordazarlo convenientemente. Y si no, está el as en la manga de su acusación, no sé si falsa o no, de violador en Suecia. Países amigos. El recurso al asesinato está más difícil, porque no acabaría de estar bien visto.

-Respecto a Irán, las revelaciones denotan que su programa nuclear está aún algo verde. No obstante, Arabia Saudí pidió una invasión. ¿Por qué no le han hecho caso aún?

-Como ya sabrá, Tausiet, los documentos publicados se prestan a mútiples interpretaciones. Sin ir más lejos, el propio presidente iraní, Ahmadineyad, ha declarado que Wikileaks es un montaje de mi propio gobierno. Yo eso no lo sé, como comprenderá, pero algo tendrá el río cuando suena. Atacaremos a Irán cuando me aclare.

-Hay datos verdaderamente irrelevantes entre los telegramas puestos a la luz. Por ejemplo, que Angela Merkel es poco creativa, que Evo Morales se operó de la nariz, que los ciudadanos cubanos residentes en Venezuela tienen buena relación con Chávez, que Putin y Berlusconi son desagradables, que Gadafi es hipocondríaco, que Sarkozy es un chulo, que Cristina Kirchner parece desequilibrada o que Erdogan es islamista.

-Sí, intentaremos que esas noticias se difundan como importantes. Así el resto quedará convenientemente solapado.

-En España ha quedado en evidencia el gobierno supuestamente socialista, mercadeando con los presos de Guantánamo, cerrando la boca sobre Irak cuando el embajador estadounidense dijo que se le estaba acabando la paciencia, participando en las maniobras de la fiscalía para cerrar casos como el del asesinato de Couso por parte de ustedes, o el de los vuelos secretos con detenidos ilegales sobre cielo español, o las fructíferas maniobras para que Baltasar Garzón no continuase con el caso de la base militar de presos sin acuasción ni juicio en el mencionado Guantánamo.

-Gracias, sé que somos eficaces y el gobierno de España se plegará siempre a nuestras órdenes, por la cuenta que le trae.

-Parece ser que China prefiere una Corea unificada.

-Sí, eso he leído en Wikileaks. Pero yo personalmente creo que si Corea se unifica, nuestra presencia en la zona se verá disminuida y es más conveniente mantener las cosas como están. Por eso nos hemos negado hoy mismo a participar en una reunión entre Rusia, Japón, China y las dos Coreas. Es preferible seguir mareando la perdiz.

-Leire Pajín ha manifestado que hay que tomar medidas para frenar las filtraciones de Wikileaks.

-¿Quién es Leire Pajín?

-Entre los líderes mundiales, solamente Hugo Chávez ha manifestado su total apoyo a Wikileaks. ¿Qué le parece?

-Hugo Chávez me regaló un libro sobre venas en América que no entendí bien. Espero que esté mejor de esos ataques sanguíneos. Tiene una bonita sonrisa. Pero deje que le diga: creo que es comunista o algo así. Eso no puede ser bueno para la salud.

-A raíz de las revelaciones, se han puesto en marcha diversas organizaciones de derechos humanos, trasladando a la justicia las evidencias de atropellos sin fin.

-Sí, me hace mucha gracia, porque esos mismos papeles demuestran que las justicias y los poderes de los distintos países del mundo están en nuestra manos. Son muy inocentes, cómo me río. El caso de Zelaya, el presidente hondureño derrocado, es graciosísimo. Ahora dice que si estábamos seguros de que era un golpe de estado, por qué no intervinimos. En qué quedamos, ¿intervenimos o no intervenimos? Que se aclare.

-Por último, quería preguntarle sobre Yemen.

-¿Yemen? Me suena ese país. Ah, sí, que nos pidieron dinero nuestros amigos de su gobierno para luchar contra sus propios islamistas; luego les ayudamos bombardeando; después dijimos que habían sido ellos mismos; en fin, que se aclaren también ellos. Ya tengo bastante con aclararme yo.

      Y hasta aquí nuestra entrevista con Barack Obama. Le agradecemos que haya dejado por unos momentos sus ocupaciones (nos ha contado que estaba muy interesado en encontrar al portavoz de una organización amiga emergente: “los mercados”, que nadie sabe quiénes son) y haya tenido la amabilidad de responder a nuestras preguntas. El diario español “El País” continúa estos días publicando los contenidos de los telegramas. Ya sabemos cuántos favores se han hecho desde ese rotativo a los Estados Unidos, así que confiamos en que seguirán encabezando sus resúmenes con los datos que más convengan a mantener las cosas como están.

 

Artículos relacionados :