Perdidos EN los 80

149CocoP
Por Ignacio Cristóbal
Fotografías: Rafael Esteban

     El paso jueves 4 de diciembre,a las 9 de la noche y en el restaurante La Farándula, se presentaba con un ambientazo imponente el libro “Perdidos en los 80” un recorrido por esos años zaragozanos  que han hecho posible Justo Peña, Ignacio Cristóbal y Ramón Rojas y por el que desfilan una buena parte de lo que fue la “movida urbana” de aquel entonces. …Cuenta una leyenda urbana, que los ochenta fueron años de libertinaje, diversión sin fin, desenfreno, bares, discotecas y drogas de todos los colores.

   Seguramente, la leyenda no falta a la verdad, pero lo que nosotros vivimos fue mucho más intenso que simplemente unas palabras dichas muchas veces sin procesar lo suficiente….

    Así comienza PERDIDOS EN LOS 80, una recopilación de vivencias contadas en primera persona por sus protagonistas.

    La verdad es que muchos me han preguntado estos días por lo sucedido en aquella época y que es lo que la hace tan especial para los que la vivimos. Creo que fue un compendio de muchas cosas, de muchas situaciones las que hicieron que fuesen especiales, sobre todo teniendo en cuenta que la vivimos con veinte años y eso definitivamente tuvo mucho que ver.

   Había cambios políticos en España, salíamos de una encorsetada dictadura que no dejaba expresar todo lo que llevábamos dentro. Era más que una pose, una necesidad espiritual la que nos impulsaba a estar en la calle, a hablar con todo el mundo que se te acercaba, a expresar de algún modo – tanto en música, como en arte o literatura – lo que nuestro espíritu revolucionario requería.

   Surgieron “zonas”, muchos bares, salas de conciertos – BV80, M-TRO, En Bruto – donde los grupos de amigos por aquel entonces comenzaban a elucubrar con el éxito y estadios a rebosar… solo unos pocos lo consiguieron, discotecas. Éramos de provincias y aquí a diferencia de “la Movida” era complicado hacerse escuchar.

 

  Llegaron los fanzines, los poetas y “El Pollo Urbano”. Cuanta socarronería nos hace falta en esta tierra y de eso los del Pollo saben de sobra.

     En las emisoras de radio se programaba música alternativa, grupos que nunca podíamos imaginar que existían. Y ahí estaba Cachi – el maestro – para descubrirnos con su “Selector” o su maravillosa “Sangre Española” que había mucha más música en el mercado que lo que nos ponían en las sinfonolas.

    Los ochenta para nosotros, fueron años de radio, de una recién inaugurada Popular FM, de cabinas de discotecas que se llenaban de lunes a lunes sin descanso y sobre todo de amigos, de muchos que se fueron demasiado pronto y de otros muchos que todavía conservamos.

    Ese es el espíritu de nuestro libro PERDIDOS EN LOS 80, darle valor sentimental a lo que fue para nosotros esa maravillosa década. Desde los comienzos con el I Concurso de Rock Ciudad de Zaragoza en el 82, hasta el último Medio Kilo del 95.

    Vivíamos las noches tan intensamente o más que los días y todas esas vivencias son las que han conseguido plasmar con todo el cariño de los buenos recuerdos, todos los colaboradores en sus páginas.

    Hay un refrán aragonés que dice que “es de bien nacido, ser agradecido” y nosotros somos muy agradecidos porque sabemos lo que cuesta, después de más de treinta años, enfrentarse a un papel en blanco e intentar expresar todo lo vivido. Gracias a todos y cada uno de los que habéis hecho “vuestro” este proyecto.

    Por último y antes de que descubráis los maravillosos tesoros que alberga en sus páginas este libro, gracias Dionisio y “Polleros todos” por todo vuestro apoyo y amor socarrón que nos habéis dado. Y a los que no habéis podido estar en este libro – que sois muchos -, que sepáis que amenazamos con una segunda edición.

Artículos relacionados :