En recuerdo de la obra de Raimundo de Salas / Eugenio Mateo


Por Eugenio Mateo
Fotos M. A. Marín

    El pasado miércoles, 18 de abril, tuvo lugar en la Biblioteca de Aragón, en Zaragoza, un recital poético organizado por la Asociación Fuentes de la Mentira, que preside el poeta Miguel A. Marin Oriol, y la Tertulia del Van Gogh, dentro del ciclo de conferencias: “NINGÚN POETA DE LA PEÑA NIKÉ SIN NUESTRO RECUERDO”.

    En esta ocasión se repasó la obra poética de Raimundo Salas, conocido como el poeta de la bondad, uno de los miembros menos difundido de esta mítica tertulia que llenó de vida cultural el transcurrir de la actividad zaragozana de los años 50.

   Entre los poetas que recitaron poemas de Raimundo ser encontraban los reconocidos Mariano Ibeas, Pedro Alonso Cordel, Ana Mª Martinez, Adolfo Burriel, Lou de Bouvoir, Maria Otal, Inma Marqueta y otros. Yo mismo recité un poema corto de título “QUEMAD ESOS PAPELES”:

Quemad esos papeles,

quemad esas montañas

de libros que defienden los Derechos del Hombre.

Quemad mi lápiz y mi mesa, ¡pronto!

Quemad todos mis versos si es preciso.

Aunque canten los pájaros,

aunque se abran todas las ventanas,

es de noche.

Aunque el sol distribuyan con justicia,

aunque pongan bañistas en las playas,

aunque pongan calefacción en todas las iglesias,

el hombre tiene frío.

    En los primeros años 50, la tertulia del Niké experimentó una segunda etapa bulliciosa en torno a la figura de Miguel Labordeta. Fueron de los primeros contertulios el poeta E.Lalinde y el crítico Gil Comín y en breve tiempo las mesas del Café Niké se llenaron de impetuosos y jóvenes intelectuales y artistas, momento en que Labordeta, con su sarcasmo habitual, bautizó al lugar como sede de la O.P.I. (Oficina Poética Internacional), que durante casi 14 años gozó de regocijante existencia, como sutil parodia de las estructuras burocráticas de la cultura en aquella época de dictadura y sociedad timorata. Personalidades y poetas como las de Jose A. Labordeta, hermano de Miguel, Rosendo Tello, Manuel Rotellar, Emilio Gastón, Luciano Gracia, Guillermo Gúdel, Vicente Cazcarra y muchos más, se mezclaban con pintores, fotógrafos, pensadores, cineastas, que entre todos fueron la savia del pensamiento ciudadano, dando frutos en publicaciones, películas, revistas literarias, obras de teatro, que nunca dispusieron de subvenciones oficiales y que fueron capaces de sortear las dificultades de censura del Régimen. Los años fértiles de la O.PI. Niké alcanzaron gran notoriedad en toda España pero la muerte se cebó en sus integrantes, siendo el fallecimiento de Miguel Labordeta el desencadenante de la disolución de esta creativa y asombrosa tertulia.

   La sorpresa en el acto fue la presencia de Emilio Gastón, superviviente del grupo, quién con su manera afable, nos contó sabrosas anécdotas de aquellos tiempos. La Asociación Fuentes de la Mentira tiene la intención de ir rescatando del olvido a los integrantes, primero literatos y luego seguir con el recuerdo de artistas y pintores, alguno de los cuales gozó o gozan de un gran prestigio, como Orus, Pomarón o Borreguero.

Artículos relacionados :