“Pasajes humanos” de cruz Navarro en el ECAD

140pasajesP
Por Eugenio Mateo

 

 La inauguración de la exposición de Cruz Navarro en el Espacio Cultural Adolfo Dominguez  fue una fiesta en la que se mezclaron arte, música, celebración, encuentros, charlas, brindis, degustación.

      Cruz Navarro,  es licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Castilla la Mancha, cursando estudios de pintura y nuevas tecnologías en la Facultad de Bellas Artes de Cuenca.

    De sus exposiciones individuales destacan, entre otras, las de Cuenca, Albarracin, Boltaña y en la sala  CAI Barbasan junto con la realizada en Ejea con su amiga Pilar Longás, que también expuso en el ECAD en el 2013, en la que ambas daban rienda suelta a sus conceptos sobre el paisaje, distintos pero confluyentes y en la que fueron acompañadas por Pepe Cerdá. Sus obras están en diversas colecciones como la Obra Social de la CAI, Ayuntamiento de Ejea y la Universidad de Zaragoza, Ha participado en numerosas colectivas, entre ellas la que se celebró en nuestro espacio con el título “Arte en Aragón desde 21 perspectivas”. En la actualidad es profesora de Secundaria en nuestra Comunidad Autonómica

     Ha titulado la de esta noche como PASAJES HUMANOS en un juego semántico por su similitud con paisajes,  a la vez que proclama una revisión, una vuelta a lo humano. Las dos obras de 80×80 marcan estos mensajes; en el centro, el eslabón, la antítesis.  

    Parajes donde habita el alma -en palabras de la artista- con cinco reflexiones cromáticas de gran fuerza evocativa que son contraste con la otra serie de siete obras donde nos cuenta las incertidumbres, ausencias y primitivismo de lo humano. Son obras con ideario escultórico, no en vano Cruz Navarro manifiesta la influencia de Chillida y Oteiza, en las que busca el lugar de encuentro entre los materiales, un lugar de reflexión, pequeño territorio donde habitar, más cerca de Tapies o Canogar que del informalismo. Intenta que sus obras evoquen sensaciones cercanas a lo cotidiano usando materiales asimismo cotidianos como cuerdas, alambre, clavos, cera, goma laca, hierro y estaño.

    Cruz nos dice que el descubrimiento de la obra de Lucio Fontana fue una revelación. Del Espacialismo de éste toma el reto de trasgredir el espacio físico de sus cuadros a modo del Manifiesto Blanco en el que Fontana sostiene que la materia, el color y el sonido en movimiento son los fenómenos cuyo desarrollo simultáneo integra el nuevo arte. Cruz Navarro se suma a este concepto cuando rasga, corta, hiere o clava en sus parajes humanos. Es esta una exposición valiente y sincera, impregnada de sensibilidad al servicio de una técnica consumada.

    Como homenaje al mencionado Manifiesto Blanco de Fontana, el sonido en movimiento lo traen dos excelentes músicos, amigos y compañeros de Cruz. El músico, compositor, investigador del flamenco y autor de numerosas creaciones, Gonzalo Alonso, a la guitarra. En la voz, Sergio Sanz, folclorista y premio de Jota. Contrastes y fusión en una actuación exclusiva para esta ocasión.

 LA VERNISSAGE

    La inauguración de la exposición PASAJES HUMANOS de CRUZ NAVARRO en el Espacio Cultural Adolfo Dominguez  fue una fiesta en la que se mezclaron arte, música, celebración, encuentros, charlas, brindis, degustación. Fuera, en la calle rondaban los sables del cierzo a la caza de viandantes; dentro, el ambiente era afable y confortable en torno a la colección de obras que presentaba Cruz. Numerosos asistentes se dieron cita y el Espacio, una vez más, se vistió de gala.

 

   Tras la presentación del comisario, Cruz Navarro dedicó unas palabras en las que agradeció la oportunidad de presentar sus últimos trabajos en Zaragoza y reflexionó sobre la dureza del tiempo actual para el hombre, inspiración de su exposición.

     Tenía regalos para todos, el más importante la actuación de dos buenos amigos suyos que se han sumado al evento. Dos músicos que nunca habían tocado juntos y en primicia, hicieron posible revivir el Manifiesto Blanco de Lucio Fontana, que dice que la materia, el color y el sonido en movimiento son los fenómenos cuyo desarrollo simultáneo integra el nuevo arte. A la guitarra, Gonzalo Alonso, músico y compositor de una larga y exitosa trayectoria. En la voz, Sergio Sanz, folclorista y premio de jota. El minimalismo de la música de Gonzalo se fusionó con el timbre romántico de la jota en la armoniosa voz de Sergio para dar a nuestro folclore un matiz distinto y sugerente. Supieron a poco las dos interpretaciones. Gracias a los dos por su actuación, fue un honor teneros con nosotros.

     Para colofón, la mano sabia del panadero de Uncastillo se hizo presente en las pastas deliciosas con que Cruz quiso obsequiarnos. Un moscatel aragonés sirvió de pretexto para entrar sin permiso en las pinturas, que mostraban los parajes donde transita el hombre. El lujo añadido de la pintora Pilar Longás como camarera.

     Muchas caras conocidas, los periodistas José Luis de Arce y Juan Dominguez Lasierra; Los artistas plásticos Arrudi, Mariano Viejo, Maria de la P, Pilar Longás, Jesús Guallar, José de las Muelas, Alicia Sienes, Julia Reig, Carmen Casas, Domingo Sanz Azcona, Angel Laín, Carmela Antona y el pintor llegado de Madrid, Eduardo Mezquida; la profesora de Artes Visuales de la Universidad de Salamanca, Elbia Alvarez; Miguel Gargallo, ex-diputado de la CHA, Fernando Morlanes, director de la revista Crisis, Fernando Gracia Guía, presidente de la AAAL; el empresario Jesús Rojas de Doctor Vacaciones, el fotográfo JHB; profesores compañeros de la artista; los poetas Carmen Molinero y Carlos Agorreta, amigos y familiares de Cruz, como su marido Ricardo, alter ego en el montaje y su hijo.

   La exposición podrá visitarse hasta el 10 de Diciembre. Espacio Cultural Adolfo Dominguez, CC Puerta Cinegia, de 10 a 21, salvo festivos.

Fuente: http://eugeniomateo.blogspot.com.es/2013/11/inauguracion-de-pasajes-humanos-la.html

Artículos relacionados :