Estuvimos en el restaurante “A mesa puesta”


Por María Sarmiento

    A Mesa Puesta fuimos invitados a comer y la mesa puesta estaba cuando llegamos, nos recibieron los anfitriones Julio Cortés y María Igarza que celebraban el cuarto año de regencia del local (sito en la C/ Fray Jualián Garcés nº 50 de Zaragoza) ofreciéndonos una suculenta comida.



   Entramos en faena con un plato perfectamente presentado “Chipirones a la plancha con langostinos al ajillo y salsa romescu”, de segundo un maravilloso “Revuelto de bacalao estilo ajoarriero”, totalmente de mi gusto, para seguir tan ardua tarea seguimos con, “Merluza al horno con salsa marinera y seta trufada”, una exquisitez.



   El plato de carne, ”Carré de ternasco asado con patatas panadera”, en Aragón no podía faltar y estaba en el punto exacto de sazón. Acabamos con “Tulipa rellena de limón con fresas naturales”.



   Todo esto regado con vinos de D. O. Calatayud, Somontano y Cariñena. En con el café y licores se nos realizó un obsequio muy celebrado por los asistentes.



   Durante el refrigerio el amigo Ángel de Uña le entregó una placa conmemorativa del evento al anfitrión Julio Cortés, el cual nos recordaba que van para treinta y tantos años en la hostelería y en su establecimiento elabora igualmente patos tradicionales como otros innovadores. La casa tiene un buen menú de 9,50 euros.



  Disfrutamos de la profesionalidad de todos los componentes del equipo y de la cortesía de que hace alarde el apellido del matrimonio regente. Muchas gracias amigos Julio y María.




Artículos relacionados :