Los carteles de las candidatas Rudi y Almunia / Pilar Barranco


Por Pilar Barranco
http://eldestinomellevaati.blogspot.com

   Miro los carteles del PP y el PSOE con Luisa Fernanda Rudi y Eva Almunia. Ambas poseen lo que mi tía Andresa llama “imperio” y las feministas llaman empoderamiento.

    Ambas sonríen como las artistas de Hollywood. Las dos mujeres “son” de media melena, rubias, altas y delgadas, Visten una chaqueta de color neutro y estilo ejecutivo; práctica pero de excelente corte. Sin adornos, porque no es momento de despistar con accesorios ni gastar en ellos. Manda en ambas la mirada directa, la seguridad de los hombros bien encajados y la mandíbula en tensión. Ambas, mujeres promesa hacia la Tierra Prometida de la post crisis. Ambas parecen la misma mujer: la mujer Aznar, la mujer Rajoy, la mujer ZP, la mujer Rubalcaba. Troqueladas, clonadas en el lenguaje de la imagen, que se traduce en el mensaje que ambas esbozan, desde su callado punto de venta al público.

   Ellas tienen en común que son inteligentes, con muchos años en su haber en política (ambas han jugado en Aragón y en “la MBA”, Marcelino dixit.).

    Si un pastorcillo hubiera visto los carteles, el siglo XIX, con ese halo que gastan ambas, seguro que se hubiera postrado de rodillas convencido de que eran una aparición mariana. (El fin de semana pasado vi a mi cuñado Carlos, recién llegado de practicar ciclismo y pensé que los alienígenas habían aterrizado en la plaza San Francisco de Zaragoza.)

   Los gurús de la imagen de ambas se nota que han estudiando en la misma escuela. Y hasta parece que hayan ido junticos a clase, seminarios y hasta a echar juntos el cigarrico al bar entre clases. Sólo las gafas de Almunia (signo de credibilidad y madurez) diferencian el diseño. Pero es que Eva lleva gafas y Luisa tiene credibilidad y madurez.

   Lo que preocupa es la imagen y el mensaje que envía desde sus medias melenas rubias bien peinadas, las prometedoras sonrisas sin arrugas de expresión, porque las ha borrado el photoshop y su indumentaria, sin arrugas ni manchas. Eva y Luisa Fernanda irradian luz, como una bombilla de megagigante de Ikea. Aunque no sé si la “pata negra” compra en Ikea, jo!!!.

   Analizo y al final acabo pensando que quizás la imagen ha superado a la ideología, como a veces la ideología supera a los partidos políticos. Al ver los carteles yo sé a quien voy a votar. Y es que aunque todos los profesionales de esta historia seguimos la misma escuela de Marquetin Político, que es la americana, no podemos olvidar que esos decálogos que en EEUU las últimas elecciones las ganó un negro poco amante de la cartelería que financió la campaña electoral vía Facebook. Las reglas han cambiado, el mundo ha cambiado

Artículos relacionados :