OPERAMÍA: “Winterreise” (Una noche para el recuerdo)

Jonas Kaufmann
Por Miguel Ángel Yusta

     La expectación que había despertado el mediático tenor muniqués en su actuación en el Liceo, se vió ampliamente cumplida con una impecable ejecución del Winterreise de Schubert. 

GRAN TEATRO DEL LICEO

“Winterreise” de Schubert.

Jonas Kaufmann, tenor y Helmut Deutsch, piano.

Barcelona, 28, marzo 2014

      La expectación que había despertado el mediático tenor muniqués en su actuación en el Liceo, se vió ampliamente cumplida con una impecable ejecución del Winterreise de Schubert. Veinticuatro lieds bellísimos componen esta obra exquisita donde se mide la capacidad del intérprete, bien sea tenor, como en este caso, o barítono y bajo en otros. Canto doloroso de soledad y muerte, camino de dificultad y desamor, los poemas se van desgranando con una progresión dramática que tensa y mantiene al público durante los ochenta minutos aproximados de su ejecución.

     No vamos a juzgar aquí las cualidades indudables de Jonás Kaufmann, aunque a mí, personalmente, me parezca un tanto gutural su centro y una excesiva utilización ( digo excesiva, no inadecuada cuando procede) de esa media voz que suspende al público y da personalidad propia a sus interpretaciones, ya sea Lohengrin, Werther o Cavaradosi, que a todos y más llega el cantante alemán.

    Como en el mundo de la ópera hay tanta diversidad de opiniones, fobias y filias, permítaseme que exprese las mías, sin otra intención que la de aportar una valoración más a las múltiples que se escriben y leen con respecto a JK que, a la salida, se hizo instalar una mesa en el vestíbulo de entrada -cosa insólita en el Liceo- para, a distancia y sin permitir fotógrafías, firmar solamente programas de la obra y cambiar algunas brevísimas palabras con sus innumerables fans y aficionados que hacían fila paciente y ordenadamente entre dos cintas de separación. Cosas del marketing que no empañan, por supuesto, su buen hacer artístico.

    Insuperable y fundido con el tenor, el pianista Helmut Deutsch subrayó cada momento de la obra romántica y, como Kaufmann, fue largamente aplaudido.

     Como digo al principio y por varias rezones, la más importante y hermosa la musical, una noche para el recuerdo.

Artículos relacionados :