Festival “Micro” en Huesca

164vacasP
Por Mirinda Blasques
Fotografías: Mi6photo.es

     “MICRO nació para morir, como todo festival debería”, palabra de Luis Lles, y algo debe saber pues no en vano de su mano han devenido festivales como Oku-parte, Periferias y recientemente Pirineos Sur.         No, no se trata de que ahora hay que matar todos los festivales sino de que su espíritu apostando por la frescura y la renovación dure lo que tenga que durar y no se mantenga ahí en el “candelabro” hasta el infinito y más allá, que diría el prota de las pelis de Pixar.

     Promovido por el Ayuntamiento de Huesca MICRO pretende, desde su primera edición, recoger el testigo de anteriores iniciativas y buscar una adaptación y una coherencia con la evolución de las mismas.

    Su objetivo es visibilizar una creatividad latente, tanto por una parte importante de artistas locales, que de eso Huesca se halla bien dotada, como por algunos creadores venidos de otros lugares, que han ido curiosamente creciendo y creciendo, dando fe del éxito del boca a boca de esta iniciativa.

 

  A todos les une el reto de generar pequeñas piezas que, pese a su escaso tamaño, puedan contener discursos artísticos construidos y realizados con el mismo rigor conceptual y técnico, como si se tratara de piezas de gran magnitud y alta complejidad técnica. ¿Por qué no va a tener igual calidad y fuerza un mamotreto de 50 kilos que un dado de 10x10cm?.

   Empezó con las tres dimensiones de un metro y ya van por los 50cm… Todo ello sin bajar un ápice la calidad, como lo han demostrado este año las piezas de Inma Parra, Álvaro Calvo, Nicolás Sánchez, Anabel Lorca o  Chalo Moca, por citar solo algunas. Eso en plástica, pero resulta que MICRO creció y creció en alcance, extendiendo su red en DANZA Y CIUDAD, con espectáculos de danza de pequeño formato y corta duración, MICROFEST, poesía, música, visuales, spoken word y performance, y la sorpresa de un OFF MICRO, que clausuró el mes más micro del año con una intervención-acción de Susana Vacas y Gonzalo Catalinas.

    Ambos son habituales de tierras oscenses, Vacas por su presencia en anteriores ediciones y espacios (taller de Isidro Ferrer, escaparate de Librería Anónima) y Catalinas por nacimiento y amistades. La intervención en el Matadero permanecerá “para siempre jamás” y pasará a formar parte del catálogo de Arte Público de la ciudad. La acción quedará en el recuerdo y las imágenes que tomó Guillermo Arroyo de Mi6Photo.

 

La imagen atraviesa las ventanas

lo fugaz permanece en el cristal

mi memoria creará el recuerdo

o no

 

     Las palabras de Susana Vacas en el catálogo MICRO

      No se pierdan la próxima edición de MICRO. Y hasta que dure.

 

Artículos relacionados :