El alzheimer y el párkinson podrían tener un origen común (Octubre 2017)

Por Jorge Moreno

   Un estudio dice que ambos son causados por formas tóxicas de una proteína que se adhiere a las células cerebrales.

   Aunque el alzheimer y el párkinson atacan áreas diferentes del cerebro y presentan manifestaciones distintas en los pacientes, ambas tienen un origen común, según un estudio de la Universidad de Emory (EE.UU.).

   A pesar de sus diferencias claramente marcadas, ambas enfermedades presentan en el plano bioquímico una enzima común en sus orígenes, según la investigación, publicada en la revista científica Biología Molecular y Estructural Natural.

  Según explicó Keqiang Ye, profesor de Emory y líder del equipo de investigación, tanto el alzheimer como el párkinson son causados por formas tóxicas de una proteína que se adhiere a las células cerebrales.

   En el caso del alzheimer, la proteína tóxica se adhiere a las células de la proteína Tau creando “enredos neurofibrilares”, mientras en el caso del párkinson la proteína tóxica alfa-sinucleína adherida a células cerebrales forma los cuerpos de Lewy.

   El equipo investigador liderado por Ye previamente había identificado una enzima la AEP “que recorta la Tau de una manera que la hace más pegajosa y más tóxica”.

   Experimentos realizados en modelos animales encontraron que las drogas que inhiben la AEP tienen efectos beneficiosos en el control del alzheimer.

   “En el párkinson, la alfa-sinucleína se comporta en forma muy similar a la Tau en Alzheimer”, señaló Ye. “Razonamos que si la AEP corta la Tau, era muy posible que cortara la alfa-sinucleína también”.

   Así, los investigadores encontraron pedazos específicos de alfa-sinucleína “cortados” por AEP en muestras de tejido cerebral de pacientes con párkinson, pero no en pacientes sanos.

   Al encontrar que la AEP también aparece como base original del mal de Párkinson, los investigadores esperan que el desarrollo de inhibidores de esta enzima pueda llevar a encontrar medicamentos que prevengan la aparición de ambas enfermedades.

   No obstante, Ye advirtió que la AEP no es la única enzima que divide la alfa-sinucleína en varias piezas tóxicas y que la forma completa de la enzima todavía se puede agregar y causar daño a las células cerebrales.

    El equipo anunció que la próxima etapa de su trabajo será probar drogas que inhiban la AEP en modelos animales afectados por párkinson. 

La lengua de signos busca dar un salto científico.-

    Crean una gran base de datos para estudiar su evolución, elaborar diccionarios, manuales de aprendizaje o programas de traducción automática.

    La lengua de signos española busca dar en los próximos años un gran salto científico con la creación de un instrumento que permitirá profundizar en su estudio y normalización -gramática, léxico, sintásis, ortografía-, elaborar diccionarios más completos, mejorar los programas de aprendizaje e, incluso, favorecer la puesta en marcha de programas de traducción automática.

    El Centro de Normalización Lingüística de la Lengua de Signos Española (CNLSE), el organismo público que se encarga de difundir y preservar el buen uso de este lenguaje, ha comenzado a construir un corpus, una gran base de datos digital donde se almacenarán, organizarán y clasificarán vídeos grabados en todo el país de conversaciones de personas sordas. Se tratará de una muestra representativa de diferentes tipos de discursos, realizados por todas las generaciones, por hombres y mujeres, y que reflejarán las peculiaridades de todos los territorios españoles; en definitiva, de una muestra real, conservada y analizable de la lengua existente.

    Cuando todas las grabaciones estén realizadas, ordenadas y completadas cada una de ellas con las anotaciones técnicas, el corpus se abrirá a estudiosos y público general para que puedan realizar búsquedas automáticas de los distintos vídeos a través de un mapa interactivo de los diferentes territorios españoles.

    Será un paso hacia la madurez de una lengua que lleva muy pocos años reconocida oficialmente, pero que en España hablan unas 80.000 personas sordas y varios miles más de familiares e intérpretes. Un instrumento básico para estudiar su evolución y poder establecer comparaciones internacionales. Es un trabajo en que sus homólogos de Australia y Reino Unido fueron pioneros, pero que también ya está en marcha con las lenguas de signos de buena parte de los países europeos y de Cataluña.

    El CNLSE comenzó los trabajos de creación del corpus en 2016 y ya tiene grabados 9.000 minutos de conversaciones con “signantes” jóvenes, adultos y mayores de Madrid y Valencia, tarea que continuará tras el verano en Andalucía. En todos los casos son personas seleccionadas previamente en las asociaciones territoriales de sordos, que dialogan por parejas del mismo tramo de edad, y animadas por un entrevistador también sordo implicado en el proyecto.

    Nadie en el organismo público se atreve aún a adelantar cuándo podrá estar completada la primera fase de este corpus, pues queda por recorrer buena parte del país en la recogida de testimonios y hablas y porque detrás de cada grabación hay luego un duro trabajo técnico. Cada minuto de conversación precisa más tarde de una hora de trabajo para completar la ficha anexa de anotaciones técnicas.

Artículos relacionados :