Halloween en New York


Por Marta Remartínez

    Si hay un mes que me encanta es octubre, y no sólo porque sea mi cumpleaños si no porque todo Nueva York se tiñe de un color naranja que me vuelve loca y todo el mundo tiene en mente una fecha: 31 de octubre.

 


Marta Remartínez
Corresponsal del Pollo en Nueva York
http://www.flickr.com/photos/momentosguardados/

  Si hay un mes que me encanta es octubre, y no sólo porque sea mi cumpleaños si no porque todo Nueva York se tiñe de un color naranja que me vuelve loca y todo el mundo tiene en mente una fecha: 31 de octubre.

    Y es que con la llegada del otoño, la gran manzana pasa a ser la gran calabaza, y esta hortaliza pasa a ser la principal protagonista.

    Escaparates, supermercados, farmacias, todo, absolutamente todo incluye calabazas naranjas en su decoración. Y es que la calabaza no sólo simboliza la llegada del otoños también marca uno de los acontecimientos más importantes del año, la noche de Halloween. Y ya se sabe que no hay Halloween sin calabazas. La costumbre de dibujar caras en las calabazas huecas y encender velas en su interior se remonta al imperio romano y tiene su origen en el folklore irlandés del siglo XVIII y parece que aún le quedan muchos años más.



    Todos asociamos la noche de brujas con disfraces de vampiro, zombis o fantasmas. Los niños cumplen con la tradición y recorren el vecindario dispuestos a conseguir el mayor número de caramelos con el famoso ‘truco o trato’ que tantas veces hemos visto en las películas y que cada vez es más popular en nuestra tierra. Pero ¿sabes de dónde viene su historia?

    Para conocer sus inicios debemos remontarnos varios siglos atrás, y es que hace 3000 años los celtas festejaban esta fiesta guiados por la mano experta y mágica de sus druidas. La noche del 31 de octubre estaba dedicada al dios Samán, dios de los muertos, y al invocarlos pensaban conocer varias predicciones para el año siguiente. El diablo y otros espíritus malignos les ayudarían en este proceso de invocación.



    Después de que los romanos conquistaran la mayoría del territorio celta en el año 43 D.C., se incorporaron a sus festivales la tradicional celebración de Samán. Claro que esta fiesta ha ido evolucionando en el tiempo hasta perder todo ese aire tétrico y cercano a la magia negra de sus orígenes y se ha ido transformando en una fiesta donde los dulces y los disfraces son sus protagonistas. Para muchos niños americanos es la fiesta del año.

    La costumbre de pasar de casa en casa disfrazados en busca de golosinas se popularizó alrededor de 1930. Según se cree, esta práctica deriva de una costumbre que surgió en Europa durante el siglo IX llamada souling, una especie de servicio para lograr el reposo de las almas que quedaban atrapadas en el limbo. El 2 de noviembre, los cristianos iban de pueblo en pueblo pidiendo de casa en casa “pasteles de difuntos” (soul cakes), que consistían en unos trozos de pan con pasas de uva. Cuantos más pasteles recibieran los mendigos, mayor sería el número de oraciones que rezarían por el alma de los parientes muertos de sus benefactores.

    Hoy en día la religión poco o nada tiene que ver con esta fiesta. En Nueva York comienzan a decorar las calles a mediados de septiembre con calabazas de mil formas y colores, flores en tonos anaranjados y guirnaldas de hojas. Muchos locales se transforman en tiendas temáticas donde es fácil encontrar bebés de dos cabezas, ratas peludas, mil disfraces de vampiros, brujas… y demás artilugios dignos de la película más gore que puedas imaginar.

    La gente no sólo se disfraza la noche del 31, pero es esa noche cuando tiene lugar la Halloween parade, el desfile de disfraces más popular de Estados Unidos. Esta atracción tiene lugar desde la Sexta avenida con la calle Spring hasta la calle dieciséis, desde las siete de la tarde a las diez y media de la noche. Pero no hace falta acercarse mucho para dejarse llevar por el espíritu festivo, la mayoría de la gente está disfrazada incluso en sus puestos de trabajo. Dicen que esa noche los neoyorkinos sacan su verdadera personalidad, a veces reprimida en un país donde el aparentar manda.

    Halloween se acerca pero tienes todo un año para ir pensado en tu próximo disfraz, ¿Te apuntas a una noche de terror en la gran manzana?

-Si no quieres perderte nada visita esta guía completa para http://www.halloween-nyc.com/

-Necesitas un disfraz http://www.buycostumes.com/

Artículos relacionados :