La gran estafa del  mercado eléctrico (I)


Por José Luis Cester

    Para entender mínimamente  el complejo  funcionamiento del mercado eléctrico, iniciaremos esta serie explicando unos conceptos básicos  sin los cuales es imposible entender nada.

    Hay una característica esencial que distingue este mercado de todos los demás: el bien que se vende no se puede coger, no se puede ver, no se puede almacenar tal cual es (hay que transformarlo para que pueda ser almacenado) y viaja a 300.000 km/sg. En el instante que se genera debe ser consumido. Sólo puede controlarse mediante los contadores eléctricos que dejan constancia del consumo realizado en forma de kwh. Es con esa información con la que se establece la base del mercado. El bien que se transmite es el kwh.

   Antes de explicar quienes son los actores principales, es preciso hacer una abstracción  distinguiendo entre las instalaciones y su uso. Distinguir entre las centrales de generación, las líneas de transporte y los centros de consumo que constituyen la estructura de generación, de la actividad que tiene lugar cuando se genera energía, se transmite por las redes y finalmente se consume. Pongamos un ejemplo sencillo: una dinamo manual y un cable que une la dinamo y una bombilla. Con eso tenemos el ciclo completo, generación, transporte y consumo. Pero mientras nadie accione la manivela  de la dinamo, no se genera energía, no se trasladan los electrones por el cable, la bombilla no se encenderá y no habrá consumo eléctrico. Si sumamos todas las generaciones y todos los consumos de España, tenemos el mercado eléctrico español.

    La estructura del mercado eléctrico se puede asimilar a la del suministro de agua por tubería o en cierto modo al del tráfico de vehículos por carretera. Las centrales de generación serían las grandes fuentes de agua de la atmósfera, o el parque de vehículos, los cables serían las tuberías de agua, o las carreteras y la bombilla sería el punto de suministro de agua o el  destino en el caso del esquema del tráfico. Pero mientras no llueva o la gente no viaje, no habrá actividad. En la similitud del ejemplo,  el agua que pasa por la tubería o el vehículo que va por la carretera, sería el kw que recorre la red eléctrica.

    Con la información que arrojan el conjunto de los contadores del país  se organiza el mercado eléctrico.

   El sector eléctrico es enorme y hay muchos tipos de actividades que son la base del legítimo negocio de muchas empresas. Pero los actores fundamentales son los siguientes:

El Estado a través del gobierno: regula el mercado  y fija tasas, cargas e impuestos (impuesto eléctrico, IVA, impuesto de generación, impuesto municipal, peajes de respaldo, costes de transición el libre mercado, moratoria nuclear, primas a las renovables, bono social, costes por los mercados insulares, etc)

-Red Eléctrica Española: empresa del IBEX controlada por el estado que posee el 20 % y que nombra el consejo. Es propietaria de las redes de transporte (líneas con una tensión superior a 200.000 Kv) y es la encargada de toda la operación técnica y económica del sistema eléctrico español. Recibe el nombre de Operador del Sistema. (www.ree.es)

-OMIE: operador del mercado ibérico eléctrico. Es una sociedad anónima independiente  cuyos socios  tienen limitada la acumulación de acciones para garantizar la independencia.  Se  encarga de la fijación del precio de la energía y de asegurar el cobro y el pago de la misma. Este precio hay que fijarlo el día anterior mediante ofertas de venta y de compra, que son realizadas por los generadores y por los agentes autorizados para la compra. www.omie.es

-OMIP: operador del mercado ibérico a plazo. Es una sociedad similar a OMIE, encargada de la compra de energía a futuro. Pueden realizarse compra ventas en el futuro. Hay cotizaciones para el año 2021.

-Generadores: son todas las empresas capaces de generar energía de cualquier tipo (nuclear, renovable, térmica, etc) y de venderla al sistema. El 80 % de la energía la generan entre Endesa, Iberdrola, EDP y Gas Natural-Fenosa.

-Distribuidores: se llaman así a los propietarios de las líneas que reparten la electricidad en una tensión inferior a 200.000 Kv y que llegan hasta el contador de los puntos de suministro (CUPS: código universal del punto de suministro. Es el DNI del contador). Las compañías propietarias cobran por el uso de la red y el precio se  fija de acuerdo con el gobierno. Este negocio no tiene riesgo y no tiene competencia en el territorio ocupado por las compañías. En este caso Endesa, Iberdrola, EDP y Gas Natural-Fenosa poseen casi todo el territorio.

-Comercializadores: son las empresas que pactan el precio con el consumidor final, asumen el riesgo del mercado, integran en  la factura todos los costes, tanto regulados como del mercado, y emiten la factura para su cobro al cliente final. El 79 % de esta actividad la tienen nuevamente los mismos: Endesa, Iberdrola, EDP y Gas Natural-Fenosa

-CNMC: Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Se encarga, supuestamente, de vigilar abusos de los mercados incluido el eléctrico. Depende del ministerio de industria. Www.cnmc.es

   En futuros artículos iremos explicando con más detalle cada concepto y las claves del funcionamiento del mercado. Es de suponer que el lector ya habrá entendido el por qué del título de esta sección. Pero por si fuera poco el hecho de controlar el 80 % del mercado y de tener gran  influencia sobre el gobierno para establecer  la regulación, incluso incumplen la ley  del sector eléctrico que en su  artículo 12.3 dice:

    “Las empresas distribuidoras y las empresas comercializadoras de referencia que formen parte de un grupo de sociedades que desarrolle actividades reguladas y libres en los términos previstos en la presente ley, no crearan confusión en su información y en la presentación de su marca e imagen de marca respecto a la identidad propia de las filiales de su mismo grupo que realicen actividades de comercialización, sin perjuicio de las infracciones previstas en la normativa vigente a este respecto”.

Artículos relacionados :