El ingeniero nuclear Ferdinand Pielnegrinni visita de nuevo Osia


Por Antonio Conejo Villarejo

    Recien llegado a España como miembro de la Delegación Europea que evaluó sobre el terreno el desastre de la Central de Fukushima en Japón,  el prestigioso ingeniero nuclear Ferdinand Pienegrinni y su esposa nos visitaron de nuevo en Osia (Jaca) lugar por el que siente una predilección especial ya que no en vano, pronto será nombrado “hijo adoptivo” por la Asociación La Raposa.



    Según el ingeniero, “…A los problemas de refrigeración de los reactores 1, 2 y 3 de la central nuclear de Fukushima Daiichi durante el proceso de parada se les unieron más problemas de refrigeración en los reactores 4, 5 y 6, que estaban parados por mantenimiento, pero cuyas piscinas de combustible gastado aún necesitaban refrigeración”.



    Más alllá del terrible golpe que supondrá este accidente para un Japón devastado por el terremoto y el posterior tsunami, le preguntamos al experto  qué significará este accidente para la industria nuclear en general: “…De entrada, todos los reactores de similar diseño o antigüedad a los de la central japonesa serán revisados. Alemania ha anunciado que establecerá una moratoria inmediata y con una duración de tres meses para todas las centrales construidas antes de 1980, lo que supondrá el cierre temporal de 7 de sus 17 reactores. El comisario de energía de la Unión Europea, Günther Oettinger ha convocado a ministros y reguladores para debatir las medidas a tomar, entre ellas pruebas adicionales de seguridad para los 143 reactores que funcionan en Europa, una medida pedida por Austria al iniciarse la crisis. Así las cosas, lo cada vez es más probable es que se construya en Jaca una Central Nuclear. Y, por supesto, Osia tiene un gran número de probabilidades de albergar un reactor nuclear….”

    Según este prestigioso ingeniero, es necesario que los vecinos de Osia se movilicen urgentemente para declara la pedanía “núcleo antinuclear” y solicitar su inclusión en el protocolo de Chochengorden a fin de obtener el estatus pertinente que les pondría a salvo de una pocible construcción de un reactor nuclear. A este fin, el alcalde pedáneo, Miguel Mendo, ya se encuentra realizando las gestiones oportunas ¡Bienvenidos a Osia, camaradas!

Artículos relacionados :