Eres ‘old’, ¿pero así de ‘old’? Estas son las 7 tecnologías que únicamente los nacidos en el siglo XX conocen


Por Roberto Cantero en Tecnología

    Si has tenido una infancia cercana al final del siglo pasado, con la adolescencia adentrándose a principios de este siglo que estamos viviendo, te aseguro que vas a querer compartir este artículo con tus amigos para recordar una época que siempre quedará grabada a fuego en tu memoria.

    La tecnología pasada se ha quedado obsoleta, pero es inevitable emocionarse con tiempos donde todo parecía más sencillo, a pesar de que hablamos de innovaciones que hoy en día serían vistas con ojos extraños.

Tecnología

    Por cierto, desde Urban Tecno ya te hemos hablado anteriormente de curiosas innovaciones, como aquellas que el cine y la televisión nos han mostrado que podrían poner fin a nuestro mundo o las tecnologías que han sido predichas en el séptimo arte.

      No te preocupes que tu pantalla está perfectamente, pero es que codificar canales de pago era algo habitual en los 90

    La tecnología de diseños bizarros, internet sin teléfono y carnets de videoclubs

    Estamos acostumbrados a vernos rodeados de teléfonos móviles con capacidades cada vez más impresionantes, de sentarnos frente al televisor para disfrutar de los últimos capítulos de nuestra serie favorita en la plataforma de streaming de turno o de conectarnos a la velocidad de la luz a internet. Si crees que la tecnología siempre ha sido tan espectacular, prepárate para descubrir lo que las innovaciones significaban a finales del siglo XX.

     Codificación de canales en la televisión de pago en ‘televisores de culo’

    Sí, has leído bien. Y quizás también los hayas visto. Hace décadas, los televisores tenían una doble función: disfrutar con el contenido ofrecido por los canales nacionales y servir como mesa auxiliar para colocar fotografías, sevillanas o toros en un paño bordado. La llegada de la televisión de pago, cuyo primer gran exponente fue Canal+ en el año 1990, hizo que descubriésemos un contenido radicalmente distinto. El decodificador, una especie de reproductor multimedia, utilizaba una llave de plástico que debía ser introducida para desbloquear las retransmisiones más importantes, entre las que se encontraban el fútbol, el boxeo, la NBA o el contenido erótico. Canal+ dió trabajo a miles de oftalmólogos en aquella época.

    Las retransmisiones se iniciaban en abierto, con la esperanza de que el técnico de turno hubiese olvidado pulsar el botón, pero se codificaban rápidamente. Eso sí, el ingenio y la piratería estaban ya en auge, dado que los ordenadores de la época, aquellos que tenían conexión a internet, permitían descargar un software que era capaz de eliminar dicha codificación. La leyenda cuenta que la gente lo hacía para ver deportes. La leyenda.

Alquiler de contenido multimedia

    Es imposible eliminar de la ecuación tecnológica al mundo del cine, la música y los videojuegos. Antes de que se pudiesen piratear, cosa que nadie de Urban Tecno ha hecho nunca, lo habitual era acudir al videoclub, el autocorrector del ordenador me dice que no reconoce la palabra, más cercano y elegir películas, música o videojuegos con los que entretenerte el fin de semana. Primero llegaron las películas en VHS, después los discos en CD, los títulos en DVD y BluRay y los videojuegos en los formatos más diversos.

    La cartera añadía una tarjeta, que se guardaba con orgullo, y tu memoria debía estar ágil para acordarse de devolver lo alquilado antes del tiempo estipulado. Por cierto, más adelante, esta última tarea se automatizó con la llegada de los cajeros, donde podías devolver películas, música o videojuegos si el establecimiento estaba cerrado.

Descargas infinitas de música y películas

   Napster fue uno de los abanderados de las descargas de música

    Los términos Napster, eMule o Ares pueden parecerte personajes de un videojuego, pero en realidad eran programas de ordenador que cumplían una sencilla función: compartir contenido multimedia. La realidad era que lo que se inició como una manera de dar un uso interesante a la conexión de internet, acabó convirtiéndose en la mejor manera de piratear el contenido que querías ver, pero que no querías pagar. Las descargas de películas eran interminables, con las primeras conexiones a internet estabas a expensas de que nadie llamase por teléfono y, en algunas ocasiones, el título que acababas de descargar resultaba ser otro completamente distinto al reproducirlo. Por tu seguridad, mejor no hacerlo en presencia de tus padres.

Llamadas telefónicas sin internet o internet sin teléfono

   Una de las primeras empresas que ofertaron conexión a la red fue Telefónica, por aquel entonces bajo la denominación de Terra, que nos proporcionaba una conexión ADSL que no permitía compatibilizar llamadas telefónicas con el acceso a internet. Eran tiempos de conexión al router con sonidos de nave espacial, de desconectarse cuando se quería hablar con la prima lejana por teléfono y de velocidades que no superaban los 300 Kbps, en la versión premium. El país no lo sabía entonces, pero comenzaba la era digital en España, justo antes de acabar el siglo XX, en el año 1999.

Videoconsolas de un sólo título

    Sí, como lo lees. Por aquel entonces, además de los productos ofertados por Nintendo, Sega o Sony, también podían adquirirse videoconsolas portátiles que únicamente permitían jugar a un título y que resultaban tan sencillas de utilizar como divertidas de llevar a cualquier lado. En Urban Tecno ya te hemos hablado de los dispositivos de Hasbro, como puedes ver en el enlace que te mostramos bajo estas líneas, pero no fue la única compañía en poblar el mercado de productos originales y que, hoy en día, valen una fortuna. El ejemplo más claro de ello son los Game & Watch de Nintendo. Estos dispositivos han sido renovados actualmente, puedes ver el vídeo de la promoción de uno de ellos, y te permitían jugar con personajes clásicos de la compañía como Mario o Link. Dobles pantallas en vertical y horizontal, partidas infinitas hasta que tus pulgares se cansasen y compartir consola a milímetros de un amigo era lo que ofrecían estos videojuegos.

 

El ciber era el lugar de peregrinaje de muchos adolescentes

    Los cibercafés de principios del siglo XXI eran lugares de reunión de adolescentes sin conexión en casa o que querían juntarse con sus amigos

     Los cibercafés de principios del siglo XXI eran lugares de reunión de adolescentes sin conexión en casa o que querían juntarse con sus amigos. 

      Si en tu casa no existía aún la posibilidad de acceder a internet, la solución era juntarte con un grupo de amigos y acudir a un ciber, la abreviatura de cibercafé. Los ordenadores dentro de estos locales estaban infestados de jóvenes con ganas de jugar a videojuegos sorprendentes y de chatear y conocer otras personas en su entorno, de una manera que nunca se había podido hacer hasta la fecha. Su declive comenzó con la popularización del ADSL en casa, pero no dejaron de tener relevancia pasados años, dado que mucha gente no podía permitirse un ordenador en casa, pero sí una hora con sus amigos jugando al Counter Strike por 750 pesetas o unos 3 euros. Al menos eso es lo que recordamos nosotros.

Los diseños más locos en telefonía móvil

      Sin duda alguna, si la telefonía móvil de hoy resulta aburrida en sus diseños, esto tiene que deberse a que los teléfonos de principio de siglo nos atiborraron a diseños realmente locos. Nokia, tal y como te mostramos en el artículo que cierra este repaso nostálgico de tecnología obsoleta, fue una de las empresas que más quiso romper la estética clásica del teléfono móvil, enseñándonos que no siempre es mejor ser conservador. Eso sí, otras compañías le siguieron el ritmo con ejemplos como Siemens con su gama Xelibri, el Golden-Buddha C91 o una especie de palo alargado, con bolígrafo incluido, que daba forma al Haier P7.

Publicado en: https://www.mundodeportivo.com/