Cubriendo las marras con nuevas bellotas


Por Marisa Clarisa

   Durante estos días pasados, la actividad ha sido frenética en la finca “Las hazas” ya que fue la elegida para realizar en ella una reposición  masiva de todas las marras que presentaba tras fracasar –por diferentes motivos- plantíos anteriores.

  Desgraciadamente este año fue nefasto para la bellota y en toda la zona no se pudieron obtener…

…ejemplares suficientes para intentar plantar cubriendo las marras por lo que los técnicos del ISSIPU decidieron obtener bellotas de encinas de dos lugares bien distantes y diferentes  pero que habitualmente surten a la explotación cuando se dan circunstancias como la este año.

   Así pues se trajeron bellotas de casi cinco centímetros de Burguillo del Cerro (Badajoz) y otras más pequeñas de 2,5 centímetros de Retortillo (Salamanca). Las marras de la mitad sur de la finca se plantaron con las de Burguillo y las de la mitad norte con las de Retortillo, siendo debidamente marcadas con los testigos para su posterior control de nacimientos.

   Las bellotas son seleccionadas introduciéndolas en agua y desechando las que flotan. También es necesario apartar  aquellas que presenten los agujeros típicos que produce el “balanius glandium”. Es conveniente secarlas someramente y disponerlas en pequeños cubos con fondo de materiales absorbentes (papel o trapo) para su traslado a la finca a bordo del Land Rover.

    Todas las bellotas sembradas  eran dulces y en total se han sembrado este año:

– Se hicieron 190 hoyos para las de Burguillo x 3 bellotas……..570 bellotas

–         ”            169      ”        ”      ”         Retortillo x 3 bellotas…….507 bellotas

    Así pues se sembraron 1077  bellotas en la finca “Las Hazas” 

 

    El procedimiento de plantado es el ya habitual:

-El testigo de la marra estará pintado de azul ( Este color es una convención)

-Se hace un agujero de 4 o cinco dedos y se introducen tres bellotas de las seleccionadas y se cubren con tierra.

-El testigo se pinta de negro (en el caso de las de Burguillo del Cerro (Badajoz) y de gris perla en el de las de Retortillo (Salamanca) y se marca en el contador manual para el posterior control de nacimiento.

-Cada cuatro hileras se coloca un testigo de señal y  se procede a regar los pocetes  donde han sido plantadas con 2 litros aproximadamente. Una vez regadas se continúa desde la señal establecida.

    Y una vez terminada la labor, solo queda esperar que la naturaleza haga su función y los silvicultores continuarán con labores de limpieza y poda en el resto de la plantación de la finca ¡Éxito en el empeño!

Elección de procedencia de las bellotas

   Tras la elección de las especies, llega la decisión de elegir la planta o la semilla a utilizar.

    ¿Cuál y de dónde?

    Todo proceso de elección de planta o semilla forestal debe referirse en primer lugar a su origen o”procedencia genética”. Siempre es aconsejable el más cercano posible al lugar de la repoblación (cercano en ecología y no necesariamente en distancia) o, si no, la procedencia recomendada por la Administración para ese lugar.

-Si la bellota la recogemos nosotros mismos, debe elegirse bellota de árboles de calidad elevada y preferentemente no aislados, sino en masas más o menos densas, que faciliten la mezcla genética entre sus padres (bellotas con árboles “padre” y “madre” diferentes).

 -También debe aconsejarse el recoger la semilla en un amplio número de árboles; para favorecer la diversidad genética inicial de ]a repoblación, que es siempre una garantía de futuro y en especial a largo plazo, ¡No hacer reforestaciones de “hermanos”!

-También debe de velarse, porque los diferentes tipos de fenologías de árboles que coexisten en un mismo lugar, tengan una representación suficiente; es decir coger y sembrar semilla temprana, semilla medianenca y semilla tardía o palomera: todas las cosechas de una montanera.

-Una vez recogida la semilla, y con independencia de que se vaya a sembrar directamente en el campo o de que vaya a usarse en vivero para producir plantas, debe recordarse siempre que, a poco que se seque, muere la bellota; lo que hace aconsejable el sembrarlas inmediatamente y si es posible en el mismo día.

-En caso de guardarlas debe hacerse en sacos de plástico y conservarlas en fresco (0-3 grados como ideal), para evitar mohos y fermentaciones. Siempre debe de seleccionarse y eliminarse la bellota pequeña, la que presente deformaciones por ataques de insectos parásitos, y la poco madura (verde).

Artículos relacionados :