Memorias musicales: Krafwerk

 
Por José Luis Cortés

      Es un hito de esta ciudad que la legendaria banda alemana actuaran en Zaragoza, en el teatro Fleta, el 9 de Noviembre de 1991, promovida por Antonio Tenas “Vocoder”, que a pesar de llenar el recinto puso dineros en el asunto, tal era su fanatismo.

   
José Luís Cortés

      La gente botaba de entusiasmo, no sé por qué un encargado me vino y me dijo que si seguía aquel follón iban a tener que cortar el concierto, yo que no era mas que un espectador lleno de fe, le dije que si paraban el concierto entonces si que le quemábamos el teatro, se debió acojonar porque no pasó nada, bueno, lo que pasó fue un concierto espectacular, donde los teutones eran lo mas alejado de un grupo de rock que yo haya visto en mi vida, 4 tipos en algo que podría parecer la nave del enterprise, emitiendo sus piezas geniales sin parar, si buscas en Internet como Kraftwerk en Zaragoza te aparece el set list y la posibilidad de escucharlos, genial

   Kraftwerk han supuesto una influencia musical descomunal, cuando en los 70, plagados de mala música en el rock, que se había vuelto monstruoso, con la música negra a su bola, que unos alemanes hicieran un disco como Autobahn era inexplicable, en esa misma década consiguieron un hit con The Model, asombroso. Esa década nos cortaron el aliento, tras el disco de las autopistas bucearon en otras cuestiones y cada vez eran mas potentes, mas cortantes, alejados de los patrones (maravillosos por otra parte) de lo que dio en llamarse krautrock o rock planetario, y que podemos descubrir en bandas tan excitante como los inclasificables Can o los ten top Tangerine Dream

     Dedicaban sus trabajos a las autopistas, los trenes, la radioactividad, el hombre máquina, las computadoras, la verdadera banda sonora de la Europa postindustrial, una navaja afeitada rompiendo todos lo cánones.

    Cuando Afrika Bambaata utilizó samplers del Trans Europe y del Computer World, cosa que por cierto acabó en litigios extrajudiciales (menudos eran los germanos), en 1982, además de sentar las bases del hip hop, puso a los alemanes en el ojo del huracán. 

   La influencia de Kraftwerk en la música popular moderna es indiscutible, la electrónica, las bases dance (no podemos olvidar su pieza seminal Tanz musik), los patrones rítmicos, el papel central del estudio (Kling Klang se sigue llamando su centro de operaciones), han definido las líneas maestras por las que ha transcurrido buena parte de la música electrónica, ellos pusieron esas líneas, de ahí el respeto con que se les venera y que hace que sus actuaciones agoten las entradas, por poner un ejemplo su última visita a España fue muy particular, actuaciones en el Gugenheim de Bilbao con shows dedicados a sus disco, uno por día, las entradas, que no eran baratas, volaron en un suspiro, y eso que Florian Schneider ha abandonado ya el grupo, al fin casi da igual es como cuando sacan los robots a pasear y al final no se sabe muy bien qué es lo que hay en escena.

    Adjunto una fotografía que me hicieron en Radio Zaragoza, donde estuvimos en una pequeña rueda de prensa, me firmó el disco del Trans Europe Express, Ralf Hutter, y le pregunté por la música que oía en su casa, me dijo que no escuchaba mas que los ruidos naturales, que oía música en los clubs a los que iban en Frankfurt. Espero que Dionisio la pueda colgar.

    Y finalmente un vídeo fabuloso con los robots haciendo el tema robots, como no podría ser de otra forma:

 

Artículos relacionados :