Maika Makovski en el Monasterio de Veruela  


Por Aitana Enciso

    Este año, la gira veraniega de Makovski recalaba en Veruela, en el Monasterio, donde también podía verse una muestra de las itinerancias de Casa Velázquez. 

   Makovski y su banda aparecieron envueltos en “una niebla medieval”, según palabras de la artista, y poco a poco fueron repasando los temas del su último trabajo, el deslumbrante Chinook Wind. 

   La presentación en directo, cuidadísima, en un lugar tan mágico como es una iglesia de monasterio, con una sonoridad difícil, hizo que Makovski y toda su banda realizaran un directo espectacular. 

  Así, en una mezcla de temas nuevos y alguno de sus álbumes anteriores, y cantando como colofón una canción de la tradición del folklore macedonio, que fue como el final en positivo, el concierto nos dejó muy impactados. 

  Me parece que lo que propone Makovski en este trabajao es una apuesta por el futuro. Es decir, alguien que ve que ya arrasa en su país en circuitos no comerciales, con muchísimos fans, pero que quizás no acaba de acceder a un público internacional. 

  Es difícil, pues requiere del dominio de otro idioma suficiente como para sentirse cómoda componiendo y defendiéndolo ante personas que no pueden comprender las letras anteriores de  sus trabajos previos. 

   Para mí fue una especie de catarsis, acabé muy emocionada, supongo que por lo especial del lugar, la brillantez musical e igual las tres personas que me acompañaron.Así que no os perdáis esta gira. 

Artículos relacionados :