“Querencia y relincho”, el nuevo poemario de Francisco Julio Donoso

Por Hugo Ester

    El poeta aragonés nos sorprende una vez más por su genialidad en el verso y la velocidad, tras la publicación de “Espantos”, con su nuevo trabajo“Querencia y Relincho”.

 

    Esta obra se compone de unlibro doble, ilustrado por varios artistas amigos, y que incluye la primera edición original junto a nuevos poemas recogidos de su blog www.querenciayrelincho.blogspot.com; además contiene como extra una novelita de tinte castizo y honrado, marca del poeta, todo ello editado por La Herradura Oxidada.

   Este libro es una apuesta por la tradición y el buen gusto, como lo es todo el temario sobre el que versa, el mundo del caballo. El libro muestra la empatía del poeta con la vida, el animal, el amor, la naturaleza, la familia, el oficio de herrador y la manada. Un reflejo de sí mismo y del ecosistema en el que sobrevive, un híbrido que da forma y compone la esencia de este genuino trovador.

   Como buen jinete, nos lleva al trote con poemas como Las Herraduras De Mi Yegua o Ceniza Húmeda y Caliente, y al galope con poesías como Espartaco, hasta acercarnos inminentemente al mundo Donosiano con los los versos de El Pescado.Ahora solo queda que juzgue el lector, y para ello dejamos aquí un pequeño adelanto.

LAS HERRADURAS DE MI YEGUA

Contra la indiferencia

el librepensamiento es el martillo

el momento el yunque

el sentimiento la herradura,

el acto, la obra, el arte.

 

CENIZA HÚMEDA Y CALIENTE

A veces veo que solo creo, que solo dejo

un rastro de ceniza húmeda y caliente

en mis ojos después del telediario

o en las sábanas cuando me alivio.

Sólo tengo unos ojos húmedos.

Sólo tengo una sábana mojada.

La gran peste de la pobreza,

el hambre, la soledad.

Cuantísima pena.

 

ESPARTACO

Si me automutilo el corazón un día cualquiera

-como hoy-

como mañana o como el día que fue ayer

no me molestaré en buscar responsables.

bajaré con prisas al supermercado

compraré menestra y olvidaré el pecado

leeré los mensajes de los paquetes de tabaco

me compraré un paraguas

y compraré un reloj

uno de pulsera

y otro para donde estuvo el corazón.

Apagaré las ideas y encenderé el televisor.

ya no volveré a cambiar cromos

ni a coleccionar crucigramas

ni a enviar postales.

Loaré a candidatos

Y despreciaré a desamparados.

Subiré ascensores

seré náufrago entre interruptores

renovaré el video y la lavadora.

Mandaré a coser los botones

andaré a la luz de las farolas

y me olvidaré de las lunas.

Combatiré corazón con cordura.

Seré un hombre de bien

haré colas y no perderé el tren.

Un ciudadano ideal

un vegetal intelectual.

Tendré tarjeta y dinero

una gabardina y un sombrero.

Tal vez sea extraño

Al menos ya no gritaré yo soy Espartaco

Al fin podré decir que soy un esclavo.

Artículos relacionados :