Censura artística y malas práxis culturales

142censuraP
Por Miguel Ángel Punter.
Comisario Artístico Independiente

      Nuevamente encontramos  un acontecimiento vergonzoso y lamentable, que  se encuentra más próximo a producirse en un estado de dictadura que en un estado de derecho democrático. La libertad de expresión artística nuevamente censurada, en esta ocasión  el caso se dio el 4 de Febrero en el  Centro Municipal Integrado Julián Sánchez “el Charro” de Salamanca, el artista  censurado  y menospreciado Víctor Ausín Sáinz.

      Comienza ser habitual que en el ámbito artístico,  plástico-visual de este país sean censurados los artistas y  las obras  incomodas con cargas obvias de  crítica de lo social,  el poder político en esta ocasión nos da un nuevo ejemplo de como ejerce su tolerancia y democracia al censurar una exposición titulada “No apta para todos los públicos” del  artista Víctor Ausín, programada para ser inaugurada el día 7 de Febrero, el motivo para tal atropedio que se le da al artista, en formato comunicado fue dado por un tal  “Don” Lorenzo, donde se expone:  ” Por el presente se le comunica que se desautoriza, por quien escribe, la muestra de su exposición titulada “No apta para todos los públicos”, por no ajustarse dicha obra a los términos determinados previamente por este responsable, debiéndose proceder a su desmontaje inmediato en el día de hoy, procediendo, en caso contrario, el Ayuntamiento de Salamanca a efectuar el mismo, mediante empresa especializada y a costa suya.”.

     Ausín en su comunicado ofrecido desde  su web nos indica que dicho individuo  nunca le pidió información alguna ni de la obra, ni de nada. Ausín afirma  que  en ningún momento  pretendió  engañar a nadie,  ya que las obras conflictivas las colgó 4 días antes de la inauguración y que su obra ofrecida para esta exposición esta dentro de la tónica general de todas sus obras.

      Quienes no conozcan a Víctor Ausín, diré que tengo el placer  de haber  contado con su participación  en  varias ocasiones  en proyectos expositivos formulados a través de la plataforma de Arte Independiente Factoryart, en su favor diré que es un gran artista multidisciplinar, serio y riguroso en su trabajo, de reconocido prestigio no solo nacional sino también internacional como se puede comprobar en sus diferentes muestras ofrecidas fuera de nuestras fronteras, todas ellas perfectamente recogidas en una trayectoria artística, donde su  obra se encuentra dentro de unos  parámetros vinculados  muy inteligentemente a la denuncia social,  asume  la obligación de incidir a través del Arte en la función de este como generador de pensamiento critico en torno a nuestra cultura, creando reflexiones sin miedos existenciales, desde la visión de nuestra realidad más absoluta que nos toca percibir,  denunciando el abuso del poder, en este caso político.

     La obra acontecida al parecer  causante de tal censura y no acta para ser vista por el ciudadano que finalmente es quien  paga estos espacios públicos y los  sueldos  de quienes los dirigen, (no olvidemos que el artista no cobra nada), son unas obras de gran formato presentadas  a pared  donde se puede observar una imagen de Rajoy con una  mierda sobre la cabeza jugando a la patata caliente con su colega de tropelías  Barcenas, y en otra de las obras a la infanta Cristina  con otra  gran mierda en la cabeza y rodeada de joyas,  como nos cuenta el autor en su web “Un guiño a la crisis que estamos padeciendo y toda la corrupción que está aflorando”. En esta ocasión el artista  se ha encontrado frente a un gestor-censor incultural  que presuntamente ante el acojone de  la pleitesía-enchufe que conlleva su cargo, ejerció su  valentía  cobarde  de censurar y no  tuvo el valor  de un  gestor de lo publico  que fomenta la libertad de expresión y comunicación .

      Lo mas grave y  lamentable de todo este acontecimiento, como cuenta Ausín en su comunicado de  su web,  fue que además de censurarle  la exposición, se persono la Policía Local  vestida de paisano, pidiéndole el D.N.I,  le tomaron los datos y le impidieron  desplazarse, mientras tres trabajadores de la empresa Feltrero  procedieron a desmontar sus obras de la sala. Los policías  que se habían presentado también le prohíben que registre los hechos, impidiéndole grabar o hacer fotografías. Cuando ya estaba casi todo recogido llegó un amigo de Víctor Ausín para apoyarle y la  policía también procedió a  pedirle el D.N.I. Posteriormente  las obras fueron sacadas por una  puerta trasera a la calle,  siendo depositadas sobre unos cartones, donde permanecieron bajo la lluvia un buen rato. Pasada aproximadamente una hora  el Artista Víctor Ausín pudo finalmente  proceder a retirar la obra y cargarla en su vehiculo. Como el artista define  en su comunicado, le hicieron sentir como un  delincuente.

     Desde este artículo dejar mi más sincera repulsa a los hechos acontecidos en el  Centro Municipal Integrado Julián Sánchez “el Charro” de Salamanca, al artista  multidisciplinar Víctor Ausín Sáinz, en su exposición “No apta para todos los públicos”  . Expresar mi  indignación ante esta forma de entender y gestionar lo público,  con actuaciones como las acontecidas que  dejan  en apariencia su  indiferencia ante la libertad de expresión y comunicación, dañando la dignidad del artista  que se dedica a crear sin imposiciones morales. 

 Más información: http://ausinsainz.blogspot.com.es/

Artículos relacionados :