“Clásicos Luna” celebra su viaje teatral de 15 años con una “Odisea” para niños


Por José Ángel Alegre, Esther López, Juan Luis Pérez y Mª Ángeles Parroqué
Fotografías: Ricardo Huerga

  ¿Cómo atrapar la atención de 1000 niños y niñas para que se sientan fascinados por una representación teatral en el pabellón polideportivo de su colegio? ¿Cómo se puede presentar la épica “Odisea” de Homero para que estos niños se sientan emocionados contemplando las aventuras de Ulises?

  Hacerse preguntas es un juego seductor y también lo es buscar las respuestas, pero es posible que no haya recetas para responderlas. Sin embargo, puesto que de la Odisea se trata, desde “Clásicos Luna”, la compañía teatral del IES Pedro de Luna, decidimos emular a Ulises, siempre inteligente para buscar soluciones, al astuto Ulises “hombre de mil senderos”.

  Y de ese modo, bajo la sombra de nuestro santo patrón Odiseo, un grupo muy numeroso de alumnos-actores y profesores dirigimos nuestros pasos, en unos luminosos días de abril, hacía los pabellones polideportivos municipales de los colegios “Tenerías y Santo Domingo. Una compañía teatral formada por 150 actores, alumnos de todos los cursos de ESO y bachillerato, llenos de ilusión, y con ganas, en algunos casos, de fijar en su memoria esas fechas de su ansiado debut con “Clásicos Luna” en esta auténtica odisea colectiva.

  Y ante los 650 niños, sentados y expectantes, comenzó la primera función, que les deparó la sorpresa de que la obra no comenzaba con su querido Ulises, al que tanto habían estudiado, sino con una animosa maestra que, en el amplio escenario del pabellón, intentaba recordar y enseñar la historia del viaje del héroe griego a los niños de su clase, que parecían no tener mucho interés.

  ¡Y he aquí que de repente aparece Ulises, Ulises en persona! Y también la diosa Atenea ¡Eso ya son palabras mayores! Los niños no daban crédito a lo que veían. La magia del teatro entraba en acción convirtiendo la ficción en realidad, el pasado en presente y a los espectadores en protagonistas, cuando el mismísimo Odiseo invita a un niño de la escuela, llamado Rodrigo, a subirse a su barco y, con él, invita a todos los niños espectadores a iniciar el viaje imaginado en sus corazones y sentido en la representación.

  El viaje comienza, y el hechizo del teatro sumerge a todos en esta aventura. Olas azules, muchas olas que evocan el Mediterráneo, el mar escenario de un largo viaje para todos. La llegada a la isla del gigante Polifemo, las ovejitas del gran rebaño de este cíclope, la astucia de Ulises, “Nadie”, que deja ciego al bruto Polifemo hijo de Poseidón. El encuentro con Eolo, dios del viento con sus muchos hijos e hijas, que danzan al compás de las suaves brisas y las poderosas corrientes. La visita a los infiernos, al Hades, y las profecías del enigmático adivino Tiresias. Las múltiples idas y venidas de los viajeros, y el encuentro con los monstruos Escila y Caribdis, llenos de color y de amenazas. Y ¡por fin! la llegada a Ítaca. El regreso tanto tiempo esperado. El encuentro con la melancólica Penélope que, mientras teje, nunca pierde la esperanza del regreso de su amado Ulises, el valiente Telémaco, las fiestas de los descarados pretendientes que dilapidan los bienes familiares de nuestro héroe, y la definitiva prueba del arco (tan conocida por los niños espectadores) que ninguno de ellos puede tensar. Solo Ulises: ¡El héroe ha regresado!

  Emoción, color, entusiasmo, aventuras, coreografías, dinamismo, alumnos y profesores, niños y adultos, todos en un viaje, que ha parecido durar menos de lo pensado, porque la representación teatral ha estado llena de la vida y la potencia que le han dado los 150 actores que han desfilado ante ellos en el escenario de su pabellón cotidiano.

  Pero los niños que contemplan el espectáculo tienen otra Ítaca: esa Ítaca es la canción “Se llama Ulises”, que han estado ensayando con sus profesores durante mucho tiempo y que ahora quieren cantar con todos los compañeros y los actores. Un enorme coro alegre, y embriagado por las escenas que acaban de ver, alza sus voces y canta:

 

Has soñado con sus manos, tejiendo un sueño sin fin

En la arena has despertado, frente al mar tu solo allí

Has ganado cien batallas y a Troya venciste también

Atenea te protege, más tu destino triste es

 

Se llama Ulises el más grande de los griegos

Su padre Laertes, Anticlea su mamá

Dicen que fue un hombre de muchos senderos

Que anduvo errante después de Troya asolar

Se llama Ulises, el más astuto y despierto

Tras veinte años por fin pudo descansar

De un largo viaje en el que fue hasta los infiernos

Volviendo solo a Ítaca a su hogar

  Nosotros nunca hubiéramos pensado que este barco tuviera que ser tan grande, para dar cabida a tantos chicos y chicas, deseosos de participar en el viaje de Ulises, y en del teatro de “Clásicos Luna”. Pero la adaptación y dirección teatral de Juan Luis Pérez y Mª Ángeles Parroqué (de “Teatro La Clac”) condujo la navegación a buen puerto en esta emocionante, incierta y arriesgada aventura de volver desde Troya hasta Ítaca, hasta esta Ítaca en la que nos esperaban los niños de los colegios (650 en el Pabellón Tenerías y 350 en el Santo Domingo).

  Los dioses del Olimpo, en esta ocasión, han estado de nuestro lado, protegiendo esta aventura, que forma parte de un “Proyecto Educativo Colectivo” del IES Pedro de Luna de Zaragoza, que. coordinado por José Ángel Alegre y Esther López, ha encontrado el apoyo de los mensajeros divinos adecuados encarnados en el trabajo de la comunidad escolar del IES Pedro de Luna, de las de los colegios participantes (Tenerías, Cándido Domingo, Santo Domingo, El Carmen y San José, Gascón y Marín, Cantín y Gamboa, e Hilarión Gimeno), y la colaboración constante del “Plan Integral del Casco Histórico de Zaragoza”, para difundir el gusto por el teatro y la música en-entre los niños y niñas de infantil y primaria de los-estos colegios.

  Ulises no tuvo tanta suerte, ni el destino le fue favorable en muchas ocasiones. Nosotros también somos conscientes de que el azar está presente y que, a veces, nos conduce por caminos inexplicables, pero sabiendo que Odiseo llegó a Ítaca, seguimos con nuestro viaje, celebrando los 15 años de vida de esta compañía teatral, especializada en el Teatro Grecolatino. Recordamos en nuestros corazones las palabras del poeta Cavafis: Pide que el camino sea largo, lleno de aventuras, lleno de experiencias (…) Ten siempre a Ítaca en tu mente. Llegar allí es tu destino. Más no apresures nunca el viaje. Mejor que dure muchos años.

  Ese es el espíritu de nuestro proyecto educativo, en su 15 aniversario. El de dar cabida a este numeroso grupo  de marineros expectantes y desconocedores del viaje y las dificultades con las que se iban a encontrar, pero siempre ilusionados con un camino largo lleno de aventuras y experiencias humanas y teatrales.

  Atrás quedan los días del casting de actores en el mes de octubre, los muchos talleres teatrales de octubre a marzo, y, en la primavera reciente, los ensayos musicales con los niños de los colegios y la construcción teatral de esta Odisea con la compañía del instituto. Detrás de todo, y, siempre presente, está el compromiso colectivo de muchos profesores y alumnos que, durante todo el curso escolar, han trabajado en las aulas, como la maestra de nuestra obra, el conocimiento de los protagonistas del relato de Homero y que han profundizado en aspectos muy variados de la Odisea. Este es el bagaje de nuestro pasado cercano.

  El futuro también nos abre sus puertas. El futuro, que siempre está lleno de posibilidades, nos lanza un reto para el próximo mes de noviembre, con la representación de la Ilíada (“Premio nacional Buero Vallejo de teatro joven 2016”, y de la que ya hemos hablado en estas páginas en otras ocasiones) en el Teatro Principal de Zaragoza, para todos estos niños. La Odisea también continuará su viaje como obra teatral, con una compañía “más reducida”, y se representará en la primavera de 2018 en el Teatro de Las Esquinas. Seguiremos celebrando nuestros 15 años de ilusión, esfuerzo y alegría con el apoyo del “Departamento de Educación del Gobierno de Aragón”, en colaboración con el PICH y el Ayuntamiento de Zaragoza, y con los “Festivales juveniles de teatro grecolatino Prósopon”. Continuaremos nuestro trabajo conjunto con los colegios del Casco Histórico de Zaragoza, para seguir fomentado los valores educativos del teatro en los niños, con la preparación de un nuevo espectáculo “Aquí me Plauto”, con el que no podremos dejar de recordar que “Clásicos Luna” inició su andadura allá por el año 2002 con la preparación de la comedia “Pséudolo” de este artista latino.

  Seguiremos informándoos de nuestros próximos viajes y singladuras. Pero, como con este artículo queremos mostraros la fiesta colectiva de teatro infantil, os invitamos a disfrutar de las fotografías que ha hecho el profesor Ricardo Huerga. Transmiten de forma directa el espíritu de las representaciones de esta Odisea y del viaje mediterráneo de estos niños en los pabellones deportivos municipales de los colegios Tenerías y Santo Domingo.

  Mientras tanto, nosotros, los de “Clásicos Luna”, como Ulises atado al mástil de su nave para poder escuchar el seductor canto de las sirenas, seguiremos oyendo la canción:

 

Ulises, el gran Ulises, ya tu viaje comenzó

Penélope te espera y te maldice Poseidón

Vagarás de isla en isla sin rumbo ni dirección

Perderás tu enorme barco, también tu tripulación

Vencerás a los gigantes y con Circe brindarás

Bajarás a los infiernos y verás a tu mamá

Todo viaje es un misterio que tú no terminarás

Veinte años no son nada, un tango lo cantará

Artículos relacionados :