Presentación libro “Memoria visual de Zaragoza. Los sombríos años 40”


Por Jose Antonio Conejo

     Memoria visual de Zaragoza. Los sombríos años 40 es la quinta selección de fotografías del Gran Archivo Zaragoza Antigua, GAZA, trasladadas de su original espacio en internet a las páginas de un libro que ahora ve la luz tras las anteriores entregas tituladas…

…Los grises años 50, Los prodigiosos años 60, Los convulsos años 70 y Los flamantes años 80. Como en las ocasiones precedentes, los responsables de ese archivo, José María Ballestín Miguel y Antonio Tausiet, se han encargado de la selección, en este caso de casi 300 imágenes de la Zaragoza de los años cuarenta, algunas de ellas coloreadas para la ocasión, y de la redacción de los textos inéditos que las acompañan.

  Esta panorámica de Los sombríos años 40 se presenta ordenada en tres capítulos referidos a distintas zonas de la ciudad (Casco Viejo, Centro y ensanche, Barrios), un cuarto titulado Economía y transportes, y un quinto con distintos aspectos de aquella Sociedad.

   Los años 40 fueron los primeros de la larga posguerra tras la victoria militar de los sublevados contra la democracia en julio de 1936. A las devastadoras consecuencias del conflicto bélico se sumó la prolongación del mismo en forma de durísima represión política, social y cultural, y una errática política económica que, impuesta como pretendida respuesta al aislamiento internacional del nuevo régimen, significó el retroceso económico y el empobrecimiento de la mayor parte de la población. Esta fue así la década del hambre y el racionamiento, y también del mercado negro que enriqueció a unos privilegiados.

    El desmantelamiento de la obra de la Segunda República significó la imposición del Movimiento Nacional, basado en los valores más retrógrados y extremistas del catolicismo, el nacionalismo y el militarismo, y hasta la derrota de las potencias nazi-fascistas en 1945, de un remedo local del fascismo europeo: la Falange. Los grandes beneficiados de este régimen fueron las élites agrarias e industriales, que recuperaron su dominio económico, social y político, además de la Iglesia católica, que a cambio de legitimar y dar cobertura ideológica recibió el control de la educación y de los valores sociales.

   Con esta nueva entrega de esta singular Memoria visual de Zaragoza, impulsada y editada por El Periódico de Aragón, se añade otro tomo a una colección que ya constituye una pequeña enciclopedia gráfica de la historia de la ciudad durante buena parte del siglo XX. Estos lanzamientos han obtenido una gran acogida, de forma que los volúmenes correspondientes a las décadas de los años cincuenta y de los sesenta han sido objeto de una tercera edición.”

Artículos relacionados :