El peor fin de año / Jorge Álvarez Pieroni

PAlvarezPieroniJorge1
Por Jorge Álvarez
 
     “The Year of Living Dangerously” es una película australiana que llegó a nosotros como “El año que vivimos en peligro”. Su director fue Peter Weir. En los papeles centrales se lucieron la actriz Linda Hunt, quien ganó un Oscar, y el siempre correcto Mel Gibson.
 
    Hace unos días nos tocó vivir al millón y medio de tucumanos situaciones que bien podrían encuadrarse en el título del filme rodado en un lejano 1982. Este diciembre de 2013 será recordado como el año que vivimos en peligro por la inusitada espiral de violencia de la que nos tocó participar como actores de reparto. Imágenes dantescas que el mundo vivió a través de los vídeos filmados por periodistas del Diario LA GACETA y revividas por las imágenes que acompañaron al material gráfico de sus ediciones.
 
     ¿Y quiénes destaparon esta Caja de Pandora? Los policías. Descontentos, como todos los que dependemos de un salario, hicieron sentir el peso de esa corporación retirándose de las calles exigiendo aumentos en sus sueldos. Un par de días antes lo habían logrado usando la prepotencia que dan las armas los uniformados de otras ciudades de la Argentina. Pero lo acontecido en Tucumán escapa a toda lógica. Seres marginales armaron auténticas hordas y se lanzaron a plena luz del día a destrozar lo que encontraban a su paso. Supermercados, galpones de distribuidores de alimentos y pequeños comercios fueron arrasados por bandas armadas que no sólo se contentaron con saquearlos sino que además les prendieron fuego. Huían en motos llevando colchones, televisores y mercadería varias. Sin policías su “tarea” se vio favorecida. La locura llevó a que los ciudadanos se armaran para proteger sus casas y lo poco que les quedaba.
 
    Pasaron las horas y la periferia de San Miguel de Tucumán se convirtió en un “clon” de Beirut. Detonaciones de armas de fuego. Humo, histeria y psicosis llevó a que la gente no durmiera durante 48 horas para evitar que los sucesores de Atila ingresaran a sus viviendas y espera sentada el momento de enfrentar al agresor. ¿Y el gobierno? Bien, gracias mirando por un Canal de Capital Federal el “show”. La ciudadanía estalló contra la policía y contra el gobierno nacional cuando la Presidente de los argentinos organizó una megafiesta, en la que bailó y cantó, sobre los 10 muertos de la otra Argentina. Un día nos bastó para comprender que nosotros somos kelpers. 
 
Más información: www.lagaceta.com.ar 

Artículos relacionados :