Cada vez más cerca / Klaus Dillemberger


Por Klaus Dillemberger

     Cada día está más cerca la pandemia, el virus que transformará nuestra sociedad, nuestra vida, la vida de todos. El virus de los bulos, el virus de la mentira descarada.

   Cada día cae más gente, gente que creía yo inmune, gente que tiene mi número de teléfono.

   Sólo dos ejemplos: La semana pasada circulaba un video de un minuto, luego también en foto una imagen de bolsas de muertos, hacinados en una morgue, imagen espantosa. “Grabada esta mañana en el Hospital de Ramon y Cajal de Madrid” rezaba el mensaje y “Esto es lo que nos oculta el gobierno”, en los reenvíos se aderezaba con insultos como “Gobierno asesino” y otras delicadezas. Resulta que el origen de las imágenes corresponde al Hospital General del Norte de Guayaquil “Los Ceibos” (Ecuador). Luego seguían circulando atribuyéndose al Hospital del Mar de Barcelona, al Parc Tauli de Sabadell o al Severo Ochoa de Leganés, según donde cada remitente tenía sus vínculos virtuales.

  El segundo es un “reportaje” emitido en el “Programa de Ana Rosa” en Telecinco el día 7 de abril. Un programa que no destaca precisamente por su fama de periodismo investigativo. El presidente del grupo catalán Grup Met, Francesc Maristany, entró en directo este martes en el ‘Programa de Ana Rosa’ para afirmar que su empresa distribuye tests del coronavirus, pero que el Gobierno de España, en un alarde de irresponsabilidad, ha rechazado su oferta. ”Aquí estamos destapando un escándalo tremendo” se emociona Ana Rosa. Sin embargo, según denuncian medios contrastados, esta empresa no se dedica a la fabricación ni a la distribución de tests, sino a las prendas de vestir y los electrodomésticos. El acuerdo firmado por el Gobierno de España y el de China sobre la compra de tests data del 25 de marzo. Grup Met no recibió la autorización de comercializar los tests de una marca china hasta el 2 de abril.  El plan de Grupo Met era comprar los tests a través de la plataforma “Monde B2B”, competidor de Alibaba y venderlos con el beneficio correspondiente al gobierno español. Desde el off, aparece la voz nítida de una mujer que berrea: “A la cárcel, a la cárcel tienen que ir estos sinvergüenzas del gobierno” para que quede claro lo que hay que pensar.

    La remitente me manda el post en Facebook del programa con el comentario “Míralo antes de que lo retiren” como si fuera el corrupto gobierno de España que se dedica a cazar posts en Facebook. No. A Facebook le cayó en Julio de 2019 una multa de 5.000 millones de Dólares impuesto por la EU por el caso de la fuga de datos a Cambridge Analítica. El vicepresidente de CamAn era entonces un tal Steve Bannon, luego hablaremos de él. No, Facebook se ha comprometido a eliminar posts que inciten al odio y ha contratado a miles de personas (¡los pobres!) que tienen que revisar los posts y eliminar a las emisivas más polémicas. En principio, iba a por los anzuelos de la IS, pederastas, pero ahora cada vez más a los de índole neonazi.

   Pues pido encarecidamente, de corazón y con humildad  a todos los usuarios de Facebook, de whatsapp y plataformas parecidas que consulten en webs como www.maldita.es o www.newtral.es , los más populares en descubrir bulos, si una noticia escandalosa que reciben es de verdad o es un bulo antes de reenviarlos.

   Pero ¿de dónde viene tanta afición a la mentira? ¿Por qué cala mejor un bulo que una información contrastada? ¿Por vivir en tierra del Lazarillo de Tormes? No, es muy sencillo: atienden a nuestras emociones básicas, el miedo, las ansias y nuestros prejuicios. No pasan por el filtro de la razón.

   Y ¿Por qué se han multiplicado los bulos en los últimos años? Hay varias razones, pero cabe destacar la presencia de un personaje siniestro, el arriba mencionado Steve Bannon. Bannon era editor del portal www.breitbart.com, principal medio de divulgación neonazi en EE UU, el Huffington Post de la ultraderecha. Con sus campañas por Internet ayudó mucho a Trump para hacerse con la Casa Blanca. Luego trabajó como asesor ideológico para el ahora presidente.

    Después de ser despedido de la Casa Blanca por su descarada inclinación nazi, Bannon, reconocido por todos como el cerebro de la campaña presidencial de Donald Trump, ha prometido rehacer Europa. Su organización, llamada “El movimiento”, con sede en Bruselas, apunta a unir a los populistas de derecha de Europa y a desmontar a la Unión Europea (UE) en su forma actual.

    Asesora a la derecha dispersa de Europa, a Marie Le Pen en Francia, a Orban en Hungría, Matteo Salvini en Italia, Nigel Farange en Inglaterra, también de Bolsonaro en Brasil y, como no, a Vox en España.

   Desde entonces, el discurso político ha arreciado mucho en varios países de Europa. Insultos y acusaciones han sustituido a los argumentos y los debates. La estrategia de Bannon se puede reducir en una frase: “¡Elecciones no se ganan con argumentos, se ganan con emociones!” Una verdad como una montaña, hay que reconocerlo. En eso, da igual que las emociones se basen en la realidad o en la mentira. ¿Qué más da? Lo que importa, es generar emociones, odio, ira, la crispación. Bannon es el Joseph Goebbels del siglo 21. Para los que no lo saben, Goebbels era ministro de propaganda de Hitler, el gran ídolo de Bannon. Hoy se llamaría ministro de comunicación o “media manager”. El lema más citado de Goebbels es: “Una mentira repetida mil veces, se convierte en verdad.” Y es exactamente lo que se aplica desde hace dos, tres años con mucho éxito a través de las redes. Lo que importa es la meta: Se trata de apartar del poder a la gente solidaria, internacionalista y cosmopolita y sustituirlos por nacionalistas, supremacistas y egoístas. ¡Para salvar al occidente, nada menos! Para el bien de todos, o por lo menos, de algunos… Avanzamos hacía la edad media otra vez, me temo.

  Siendo de origen alemán, me he estudiado detenidamente la época germana entre el 1928 y el 1933. En apenas un lustro la vida ha dado un vuelco de la alegría al siniestro total. No se olviden, Hitler llegó al poder en unas elecciones libres.

   Hoy pensaba: “¡Me ha pillado el coronavirus!” Respiraba mal, muy mal. Pero no, luego me di cuenta que se me habían subido los cojones a la garganta por el comentario de un remitente reenviándome un bulo: “Tendríamos que salir a la calle todos los españoles a echar esos hijos de puta del gobierno.” Odio basado en mentiras. Dando unos saltitos, se me bajaban los testículos a su sitio y ya respiraba mejor. Pero ojo, esto pinta feo.  Apuesto a que en noviembre gana Trump otra vez, simplemente porque él es más visceral, más emocional o simplemente más mentiroso que el candidato de los demócratas. O sea, más parecido a sus votantes.  Argumentos y datos ya no cuentan en las democracias occidentales. Y recuerden que aquí vivimos en un país donde, en las encuestas periódicas de cultura general del periódico “El País”, el 25 % de los encuestados afirma siempre que el sol gira alrededor de la tierra.

Un saludo y buena suerte a todos

Klaus 10-4-2020

 

Postdata del 19-04-2020

    Por recomendar en el texto a maldita.es o newtral.es para verificar noticias y clips antes de reenviarlos me ha dicho algún lector: “¡Pero si son del gobierno, eso es echar mentira sobre mentira!!” Pues me he puesto a investigar y os cuento: Los dos portales verificadores se han constituido en el 2018, al parecer vinculado al aluvión de mentiras entorno al conflicto catalán. Newtral.es es una iniciativa personal de la periodista Ana Pastor (ahí, cada uno con sus preferencias, pero yo me creo más lo que me cuenta Ana Pastor que Ana Rosa…). Maldita.es ha sido fundada por los periodistas Julio Montes y Clara Jimenez Cruz. Ambos colaboran con el “International fact checking network” de Mark Zuckerberg (FB), que desde su constitución en 2015 se ha convertido en el ente más importante de verificación de datos para poner freno a la divulgación de mentiras. Desde el 3 de marzo 2020 también está acreditado ‘EFE verifica’. Y si, EFE está vinculado con maldita.es. Desde 2001, EFE es propiedad del SEPI. De ahí viene el grito de: “Si es del gobierno!!” Pero vamos a ver, EFE es – lo que pocos saben- la cuarta Agencia de noticias del mundo occidental. Aquí os pongo el ranking:

  • Associated Press, de EE. UU., conocido como AP, propiedad repartida de medios de comunicación de EE.UU. con unos 4.000 empleados a nivel mundial
  • AFP, Agence France Press, con sede en Paris, semi-estatal pero independiente en contenidos y también unos 4.000 empleados alrededor del globo
  • Reuters, unos 3000 empleados. En el 2008 fue adquirido por el empresario canadiense Thomson por unos 12.000 millones de $ y tiene ahora su sede en Nueva York. La fundó el Conde Paul Julius de Reuter en Aquisgrán, Alemania en 1849. Reuter se dedicaba a mandar palomas mensajeras a la bolsa de Bruselas con datos económicos. Luego emigró a Inglaterra y Reuters se hizo la principal agencia de noticias de Gran Britania.
  • La EFE, agencia de noticia española, fundada en el 1939 en Burgos. Hoy en día tiene unos 3000 empleados en más de 100 países. Es, desde 2001 propiedad del SEPI, gestora estatal de empresas, lo que no implica que el gobierno tenga influencia sobre el color de las noticias.
  • La alemana DPA, deutsche Presseagentur, propiedad conjunta de editoriales alemanas con unos 1000 empleados

   Pero ¿alguien puede creer de verdad que una empresa de este calibre manipule sus noticias al son de quien está al mando en el gobierno? ¿Qué bese las botas del PP o el culo del PSOE según quien gane las elecciones? ¡Por favor! ¡No duraría ni 5 años la agencia!

  No, yo apruebo y apoyo el trabajo tanto de www.newtral.es como de www.maldita.es para verificar la veracidad de las noticias que leemos.

   Os invito a reenviar este texto a los que os mandan bulos sin reflexionar.

   Un saludo Klaus

Artículos relacionados :