El amor en Internet


Por Eduardo J. Marqués

   En este pollo trataremos del enamoramiento con chicas del Este, es decir de la antigua URSS, algunas de ellas ya integradas en la Unión Europea.

Tu novia “virtual”

     Un día te encuentras solo, entras en Internet y te inscribes en una página de amistad. A los pocos minutos empiezas a recibir propuestas, pero ves que, para saber  de que va el asunto, te proponen que debes afiliarte y pagar con tu correspondiente Visa, actualmente también se puede pagar con el teléfono móvil, decides salirte ya que no eres un “primo” y no vas a pagar por un servicio virtual.

    También puede ser que pongas un anuncio que quieres vender algo, un reloj, un coche, un mueble viejo de la bisabuela, te piden tus datos y quedas inscrito, cuando lo vendas algunos te cobran una comisión, otros son totalmente gratuitos,

Da igual en ambos casos, tú has dado tu correo electrónico y eso es la base de datos, que luego utilizan nuestras avispadas chicas del Este.

Llega a tu correo un mensaje en Inglés y traducido al español, e incluso en español, en el que una atractiva chica quiere ser tu amiga, tu llevado por la curiosidad le dices que sí. En algunos casos incluso le mandas una foto tuya.

 

Cada día recibes en el correo un escrito de esa chica que poco a poco se va “volviendo loca” por ti necesita tus correos y te envía mas fotos.

En ocasiones te facilita su número de móvil, para que la llames, pues quiere oírte. Tu piensa bueno por dos euros hablo un buen rato con ella, a través de las muchas soluciones de llamadas a bajo coste e incluso internacionales gratuitas.

Aquí empieza una “romántica historia de amor” tu que pensabas que tenías voz de “cazallero”, resulta que la terminas de enamorar y ella ya no puede seguir viviendo sin ti.

A lo largo del romance te ha escrito acerca de la familia, de sus estudios, su trabajo sus ingresos de 100 euros mensuales, que en su país, aunque no es mucho, es una buena “pasta”

Se acerca el verano y quiere pasar sus vacaciones contigo y así conoceros y quién sabe, incluso formar una familia.

Tu dices, bueno, a nadie le amarga un dulce e incluso puede terminar con tu soledad y decides que si que se venga.

Ella comienza los preparativos, se informa en la agencia de viajes y te llama desolada, te manda un “sms” diciendo que la llames, está llorando es terrible, o simplemente te manda un correo.

En todos los casos te explica que el viaje vale tanto, entre pasaporte, visa si es necesaria y vuelo de avión o viaje en bus porque es más económico, en fin entre 300 y 1.000 euros, dependiendo del País si esta ya integrado en la UE o no.

Ella no puede pagar todo, ha recurrido a sus amigos, sus ahorros, sus padres y solo tiene una parte del dinero, quiere estar contigo serán los días más felices de vuestra vida

Al final necesita entre 200 y 600 euros, tu le dices que vale y le envías por Western Unión a su nombre y dirección completa el dinero.

Te asaltan las dudas y piensas a ¡que me ha engañado!, pero descubres que no.

Ella salta de alegría te escribe, te llama, va a ir corriendo a la agencia.

Se incrementa el número de sms, de correos de llamadas perdidas el pasaporte y la visa están en una semana, la agencia le está tramitando el viaje, a lo días ya tiene todo y fecha de salida y llegada a España, donde tu iras a recogerla.

Los días pasan y llegó el momento tan esperado, ella viene para España, tu has decidido comprar flores, llenar el frigorífico para hacer una buena cena, en fin, todo lo que pasa por tu cabeza es poco para ese encuentro.

Te avisa que ya está en el autobus camino de ti, que en unos dias estaréis juntos, te manda un sms y dice que no la llames, que le envíes sms, ya que no quiere se le gaste la bateria, ella te ira mandando sms y asi lo hace.

 

Llega el día “D” y aquí pueden pasar dos cosas:

1- No te avisa y te encuentras como un “gilipoyas” con un ramo de flores esperando a tu amor. La llamas por teléfono, el móvil esta apagado o fuera de cobertura, bueno ya te lo aviso que en el viaje lo llevaría apagado, para economizar batería

2- Te avisa y te manda un sms como el siguiente: “Lo siento muchísimo, no vayas a buscarme porque no voy a venir. Mi sobrino tiene leucemia y no pude pensar en mi felicidad y dejar a él sin tratamiento de la chimioterapia. Espero que algún día podrás perdonarme, pido a Dios que me perdona, Te deseo toda la felicidad del mundo, te lo mereces, perdóname.”

A partir de ese momento todo tipo de comunicación desaparece y es imposible el localizar a la “novia que se ha quedado desconsolada” pidiendo tu perdón.

Tu te has quedado, solo, compuesto y sin dinero, …  ni novia.

PD (Es un caso real, el coste 500 euros)