Alemania: Debacle electoral de la CDU

Por Andreu Jerez

     El presidente de la CDU, Armin Laschet, insistió en la víspera de las elecciones regionales del pasado domingo en que no había que leer esos comicios en clave nacional.
   El peor resultado de la historia de su partido en los estados de Baden-Wurtemberg y Renania-Palatinado le deja, sin embargo, nulo margen para ello.

   El dirigente del partido conservador se vio obligado a reaccionar este lunes a seis meses de las elecciones federales a las que pretende presentar su candidatura a la cancillería: “El resultado electoral de la CDU en las dos elecciones regionales es decepcionante”. Laschet sabe que necesita una reacción para intentar mantener su ambición de ser canciller.

     Los democristianos difícilmente pueden poner paños calientes sobre las dos derrotas del domingo: en el rico Baden-Wurtemberg, que un día fue uno de sus bastiones, la CDU quedó -con el 24% de los votos- a más de ocho puntos de Los Verdes tras perder tres puntos respecto a los comicios de 2016; en Renania-Palatinado, con 27,7% de los sufragios, el partido de Laschet perdió cuatro puntos y quedó a otros ocho de los ganadores, los socialdemócratas de la primera ministra Malu Dreyer.

    En ambos casos, la CDU tiene muchas papeletas para ser oposición: el primer ministro verde de Baden-Wurtemberg, Winfried Kretschmann, podría apostar por una coalición con los socialdemócratas y los liberales del FDP, fórmula conocida en Alemania como “Coalición Semáforo” por los colores de los tres partidos (verde, rojo y amarillo); con la reedición de ese mismo tripartito pretende también la primera ministra Dreyer seguir gobernando en Renania-Palatinado.

En campaña

    Ante los pésimos resultados que las encuestas siguen otorgando a los socialdemócratas para las elecciones generales -claramente por debajo del 20%-, la dirección nacional del SPD se agarra a una coalición con los ecoliberales y el FDP como posible gobierno alternativo a la CDU, que lleva liderando gobiernos federales 16 años de forma ininterrumpida. “La Coalición Semáforo es posible y vamos a luchar por ella”, dijo este lunes el secretario general del SPD, Lars Klingbeil.

    El claro tono de campaña del SPD tras la primera cita con las urnas del superaño electoral en Alemania irrita a la CDU de Laschet. Democristianos y socialdemócratas siguen siendo socios de gobierno en la Gran Coalición que dirige el país. El presidente de la CDU criticó este lunes a los socialdemócratas y les que pidió más disciplina dentro del gobierno federal. Laschet intentó sacar una conclusión positiva de las elecciones del pasado domingo: “Los populistas de derecha perdieron en los dos estados”, dijo en referencia al retroceso electoral de varios puntos de la ultraderecha de Alternativa para Alemania (AfD) que, sin embargo, sigue teniendo un sólido espacio electoral a la derecha de la unión CDU-CSU.

   Los malos resultados de AfD son, en todo caso, poco alentadores para el futuro cercano de la CDU: en una encuesta dada a conocer este lunes, los democristianos caen por debajo del 30% por primera vez desde el pasado febrero, poco antes del inicio oficial de la pandemia. La CDU parece abocada a un descenso electoral que podría agravarse con el adiós político de Angela Merkel.

Análisis publicado por El Periódico de Catalunya.

Artículos relacionados :