165sangregorio-beemep
Por José Joaquín Beeme 

     Meditaba este verano en Alcolea del Pinar sobre la suerte contraria de ciertos legados artísticos. En esa minúscula localidad alcarreña florecieron, hasta no hace mucho, tres sorprendentes muestras del outsider art hispánico (“escultecturas margivagantes” las llamó el gran Ramírez en un ensayo sobre la arquitectura fantástica para Siruela).


Por José Joaquín Beeme
Corresponsal del Pollo Urbano en Italia

http://latorredegliarabeschi.googlepages.com
 
    La maleza envuelve ahora las figuras de hierro y cemento de Máximo Rojo, y todo delata muerte y abandono, mientras el “monasterio de las perdices” (la caja de maravillas de García Perdices) yace desventrado, caedizo, como saqueado: también aquí supondremos unos herederos o desidiosos o demasiado urgentes. Sobrevive sólo la Casa de Piedra que el bueno de Lino excavó con sus manos a lo largo de casi tres décadas, para dar cobijo a la familia que ahora la custodia, meritoria, sin cobrar entrada pero más deseosa de venderla a algún empresario madrileño (millón y medio de euros) que quiera musealizarla. Y de nuevo me atrapa ese nudo de posteridades irresueltas, de saludos al sol de la extraña generosidad, cuando recorro la magnífica casa-museo del escultor Sangregorio, asomada al borde sur del lago Maggiore, que peta de formas gigantes en mármolnogalgranitocristalbronce, de homúnculos africanos y budas asiáticos, de cuadros y grabados de la comuna artística milanesa, que se desparrama en su atelier Johanna Hartman al estilo Alvar Aalto y en su centro de estudios del “Valle de los Artistas”, en pleno risco alpino. Con su conservadora, al lado de tremendos castaños que la última tempestad ha tronchado, platico sobre el cerrojazo de Chillida-Leku (¡Aita devorado por sus hijos!) y sobre la complejidad no ya de preservar ese patrimonio torrencial, sino incluso de inventariarlo y darle una coherencia vital, histórica, programática. El tiempo pone las cosas en su sitio, se espera, y a los hombres en el suyo: vaya por los artistas que durmieron, en su febril iluminación, el sueño por venir.

Artículos relacionados :