Éxito en las plantaciones de bellotas en “full pot” contra los ratones.


Por Luis Gareta

    Como ya comunicamos a nuestros lectores, el año pasado se presentaron serios problemas en la finca de las Hazas (http://www.elpollourbano.es/silvicultura/2018/03/urgente-plantacion-de-carrascas-de-alveolo/) donde un tejón primero  y una plaga de ratones después,  consiguieron destrozar 160 puntos de plantaciones de bellotas.   

     Por ello, este año se procedimos a sembrarlas  dentro de unos soportes denominados “full-pot” que se emplean para el transporte de las encinas micorrizadas y que una vez plantadas, son reutilizables del modo cómo se ve en las fotografías, volviéndolas a “grapar” por un ingenioso sistema que poseen.

   Este año, a últimos de septiembre se pudo comprobar que este sistema ha funcionado perfectamente -como se puede observar en las fotografías realizadas, contra los ratones ( con un 40 % de éxito)  por lo que el sistema se añadirá a los otros utilizados habitualmente:

-Siembra clásica de bellotas (tres por pocete)
-Siembra  en alveolos y  luego trasplantadas (del mismo año)
-Siembra en alveolos y  luego trasplantadas (de un año)
-Siembra  en “full-pot” (en aquellas zonas con presencia de ratones u otros roedores)

  Así se prepara un “full pot”:

     Se rellena un cuarto del contenedor con buena tierra de labor, luego se han puesto dos bellotas y otro cuarto de tierra. En el campo se introducen haciendo un pocete de 25-30 cm.dejando cuatro dedos al exterior.

http://www.elpollourbano.es/silvicultura/2019/06/nueva-plantacion-de-bellotas/

    La garantía de crecimiento de las bellotas en condiciones normales viene asegurada gracias al diseño del Full-Pot. Ya que  las paredes de la celda contienen unas ranuras verticales que dirigen la raíz hacia abajo y evitan su espiralización. La profundidad del Full-Pot garantiza un desarrollo óptimo de la raíz, de manera que una vez plantada en la tierra pueda absorber la humedad. Con la apertura inferior se consigue el efecto de autorepicado aéreo, desarrollándose las raíces secundarias al paralizar el crecimiento de la principal. La posibilidad de abrirlo, permite controlar la humedad que recibe la planta, sin ocasionar ningún daño ni deshacer el cepellón en las primeras fases del cultivo.

   Un gran invento que esperamos pueda solucionar las plantaciones en esta finca como, así ha sido según lo explicado anteriormente

 

Artículos relacionados :