Purmamarca, puerta de entrada a la Puna


Por Jorge Álvarez (Texto y fotos)

    Hola ¿está dispuesto a leer lo que le voy a contar, en esta segunda entrega, de la Quebrada de Humahuaca? Bueno, si no cambió ya para leer otro comentario más interesante que éste, le pido me acompañe a desandar el camino que nos lleva por la Ruta 40 hacia Purmamarca.

    Admito que los nombres de los pueblos pueden ser algo complicados pero no así sus habitantes, gente maravillosa por lo hospitalaria, buena y gentil.

   Junto a Tilcara y Humahuaca, son las “joyas” que la provincia de Jujuy muestra al turismo de todo el orbe. Y si usted ya se decidió por visitar Buenos Aires le cuento que San Salvador, la capital de Jujuy, está a menos de dos horas de vuelo. Y desde allí, viajando en bus, sólo lo separan 65 kilómetros de Purmamarca tras disfrutar de los paisajes multicolores hasta llegar a destino.

 

 Que la Quebrada de Humahuaca en su conjunto sea considerada Patrimonio de la Humanidad no es un hecho fortuito, sino por una sumatoria de atributos. Es que Jujuy exhibe orgulloso en su territorio atractivos naturales y culturales de singular belleza como El Pucará de Tilcara, el Cerro de los Siete Colores de Purmamarca, las magníficas pinturas de los Ángeles Arcabuceros en la Iglesia de Uquía, el Carnaval de Humahuaca o la Paleta del Pintor en Maimará.

     Purmamarca, sita en el departamento de Tumbaya, significa el “Pueblo de la Tierra Virgen” en la lengua aimará, está enclavada al pie Cerro Siete Colores, que se aprecia desde cualquier lugar de este pueblo y cuenta con una población estable de unos 2.000 habitantes que se dedican a cultivos varios, a la cría de camélidos (llamas y vicuñas), ovejas, cabras y a la elaboración artesanal de ropa tejida con lana que ofrecen, junto a vasijas, alfombras confeccionadas en telares, ponchos, instrumentos musicales, alimentos y artículos regionales en una feria permanente en la plaza principal.

    El clima es templado, con una media que va desde los 10° de mínima en las mañanas a unos 26° o 27° en el resto de día con un rango de humedad muy bajo, en torno de los 8% en el mes de octubre. Los costos, muy accesibles con euros o dólares en el bolsillo, hacen de esta plaza la preferida por el turista de edad media, para quien el disfrute es descansar, poder participar de la vida del lugareño y atesorar sus vivencias y recuerdos.

     O registrar en su cámara de fotos o móvil de ese cerro policromático con cambiantes tonos rojos, verdes en variadas tonalidades, rosados, amarillos, blancos, grises y hasta virando al violeta del Siete Colores a cuyo pie se encuentra el pueblo situado a 2.300 metros sobre el nivel del mar. La iglesia de Nuestra Señora de Lima es un lugar para no pasar por alto al igual que un viejo árbol de algarrobo que se muestra incólume después de cientos de años.

 

  Es ideal, según el consejo médico, permanecer en él unas 48 horas para que nuestro organismo se acostumbre a la altura en especial si luego se va a seguir viaje a Tilcara y a Humahuaca.

    Para quienes necesitan una mayor dosis de adrenalina se puede tomar una excursión en una 4 x 4 hacia las Salinas Grandes y recorrer los 160 kilómetros que las separan del pueblo ascendiendo hasta los 3.400 metros para contemplar un paisaje blanco de sal de más de 200 kilómetros. Quienes se atrevan deben munirse de sombrero, colocarse protector solar, llevar algo de abrigo y lentes oscuros para evitar el reflejo del sol. En caso de que la altura afecte al turista con dolor de cabeza y mareos a su regreso Humahuaca cuenta con un hospital para realizar la consulta.

    La gastronomía es variada y hay opciones para quienes no comen carne. Los platos preferidos a la hora del almuerzo o cena van desde el asado de vaca, cerdo o llama acompañados por papines, pequeñas y deliciosas papas andinas cocinadas a las brasas u otros cortes de carnes, milanesas por ejemplo, con papas fritas.

     Para los que prefieren las pastas las cartas de los restoranes están pletóricas de ellas al igual que los postres regionales. ¿Cuánto cuesta? Tomamos la cotización del Euro al 26 de octubre de 21,43 por cada peso nos da una idea de que por unos 5 a 10 euros puede almorzar dependiendo de la bebida elegida.

    En cuanto al hospedaje se puede optar por hoteles o un hostel con wifi, cabañas, casas particulares o campings en un rango que van desde los 600 a 2.000 pesos por una habitación para dos personas, por día con desayuno y cochera incluida. Bueno ya sabe todo o casi todo de Purmamarca, entonces ¿qué está esperando para venir? Le aseguro que no se arrepentirá.

Artículos relacionados :