Qué es ser de izquierdas, hoy / Quique Gómez

Por Quique Gómez.

    En su momento los asientos ocupados por los Jacobinos en la Asamblea Nacional durante la revolución Francesa fueron determinantes, si los Girondinos se hubieran puesto pesados y  hubieran cambiado de sitio con ellos, seríamos de derechas de toda la vida, ya ves.

    Algo más adelante se reconocía a la peña enseguida, durante la Revolución Industrial, el de la chistera era de derechas y el que había perdido una pierna en un accidente de trabajo bregando con una de esas horrendas máquinas de la época y, pedía limosna apoyado en la pared de la factoría,es que era de izquierdas.

De hecho, la bandera roja venía de mojar la sangre de los obreros tiroteados por la policía o el ejército en la tela blanca de las pancartas, era todo fácil de reconocer.

    Después vinieron tiempos más confusos. En la patria de la utopía comunista te acostabas bolchevique que te levantabas (generalmente de madrugada, de malas maneras y por las fuerzas policiales) como “traidor al pueblo”,lo que equivalía a un billete, solo de ida, para entrar en el edificio más alto de Moscú, aquel desde cuyo sótano se veía Siberia, y eso en el mejor de los casos.

    La posibilidad de que los obreros se echaran a la calle para pedir su parte del pastel nos hizo entrar de lleno ,tras no conseguir derrotar a la Unión Soviética, en la etapa democrática de nuestro primer y occidental mundo.

Para ello se hizo un pacto (no escrito) creando una cosa que se llamó “clase media”,que tenía la ventaja de romper con las teorias marxistas y que nadie sabe lo que es, pero qué serviría para que la izquierda anti-revolucionaria (lease Socialdemocracia) pacíficara a sus votantes y sindicalistas y los llevara por el redil democrático.

    Y ,de repente, ya nadie podía hacerse comunista, el “paraíso bolchevique”cayó víctima de Chernobyl y de sus propias contradicciones, se había ganado la “Guerra Fría”: fuera muros, adelante con la globalización, el invento de la “clase media” perdió su validez y como en todas las guerras el vencedor quiso cobrarse su botín.

    En el occidente de fines de siglo este reparto se consumó con la “crisis”del 2008.En realidad , la ruptura del pacto con la socialdemocracia.

    Los obreros, seducidos por los medios de comunicación, se hacen de derechas.La socialdemocracia pierde su sentido y su función.

    Los gobiernos solo manejan una ínfima parte del poder real, la democracia es una pantalla ,pura apariencia.Llega el cambio de paradigma, el regreso al liberalismo en estado puro.

   El reparto de la riqueza agudiza las diferencias sociales.

    El trabajador es pobre, ya no solo el parado.

    De nuevo, sin paliar los efectos de la primera crisis post “Guerra Fria”, ya se está anunciando la siguiente.

    Si los mileuristas son ahora unos privilegiados , esperemos a las consecuencias de la que nos viene encima, la sociedad ya no responde.

   La educación retrocede y la sanidad pública va deteriorándose.

    Pensamos que dando un “click” vamos arreglar algo.

     Esta que viene ahora creará un ejército de parados, producto de la mecanización, la robótica y la inteligencia artificial… pero, como decía, ahora no podemos hacernos comunistas, así que el camino está expedito para seguir aumentando esas diferencias sociales.

    Lo revolucionario no es una opción, está proscrito. Los dueños del cotarro quieren quedarse con todo. Su ambición les ciega. Mientras, nosotros seguimos pensando que con darle a un “like” conseguiremos modificar nuestra realidad ,( o votando algunos que nos parecen más coherentes y que no tienen poder real para modificar nada).

  Si ,ser de izquierdas hoy en día, un bonito dilema.

    No serlo ya vemos a donde nos lleva, serlo tal como actuamos ahora, tampoco parece que lleve a ningún lado.

    Podemos hacernos de extrema derecha, tampoco se conseguirá nada, pero tendremos un enemigo reconocible y eso siempre mola más.

    Otra cosa es que se consiga algo más positivo pero eso es mucho más difícil hay que pensar…y actuar, y no virtualmente.

   Si alguien sabe pues, que es ser de izquierdas hoy, que lo ponga en común , por favor…ando en un mar de dudas y me levanto por las mañanas y me pregunto , como tantos, mirándome al espejo si aun sigo siendo de los nuestros.

Artículos relacionados :