Dionisio Sánchez entrevista a Javier Allué, comisionado para la despoblación


Por Dionisio Sánchez

   Javier Allué ha sido diputado, portavoz, impulsor de la reforma del Estatuto de Autonomía, abogado, conocedor profundo de Aragón, aunque, no obstante, su nombramiento como “Comisionado para la lucha contra  la Despoblación” fue una sorpresa para muchos…

-Usted, después de ser diputado en las Cortes pasó a ejercer la abogacía y ha regresado otra vez a la política. ¿Cree que el presidente Lambán valoró su gran conocimiento del Aragón rural para este puesto tan complejo?

    Quizá porque no es habitual tomar la decisión de irse a casa por tener una discrepancia con tu partido. Yo dejé una Dirección General  y me incorporé de nuevo al ejercicio de mi profesión.

    Efectivamente el Presidente Lambán me llamó y me ha recuperado para este noble oficio de la política, primero de asesor y ahora de Comisionado para la lucha contra la Despoblación. Es un honor trabajar con él.

   El Presidente no desconoce mi experiencia anterior y sabe que para mi la política es una pasión y el territorio mi debilidad. De hecho  coincidimos como concejales en el Ayuntamiento de Ejea de los Caballeros y ambos iniciamos el proceso previo de creación de la comarca de las Cincovillas. El sabe que soy un municipalista convencido y que sólo de la mano de las entidades locales podremos resolver el problema de la despoblación.

-¿En qué situación se encuentra Aragón en el mapa de la despoblación española?

    Aragón como región tiene una densidad de 27,7 hab/Km2. Con una superficie de 47.720,30 Km2, el 9,4% del territorio total de España, la población aragonesa constituye tan sólo un 2,8 de la población española. A ello hay que añadir las siguientes circustancias: El mayor envejecimiento de la población aragonesa respecto de la población española, la gran dispersión geográfica de la población en territorio con muchas zonas con una densidad inferior a los 5 hb/Km2 lo que supone en la práctica la existencia en Aragón de zonas desérticas desde un punto de vista demográfico. Elevado número de núcleos de población con 731 municipios la mayoría de ellos con menos de 1000 habitantes y concentración de la población en zona urbana, un 69% sobre todo en Zaragoza y su área metropolitana, lo que propicia entre otras cosas que los centros hospitalarios con mayor número de especialidades y con la tecnología más avanzada se concentren en las capitales de provincia.

-Lleva tres meses en el cargo. ¿Que medidas puede acometer el Gobierno de Aragón para ser más efectivos en la despoblación?

   Para la recuperación de los espacios rurales de Aragón en los que el fenómeno de la despoblación está incidiendo(en realidad casi toda la CCAA) tenemos que articular una estrategia combinada en la que se conjuguen varios ejes de actuación; Generación de actividad económica y empleo alineando las acciones con los recursos endógenos del territorio; Mantenimiento de los servicios básicos de la población, educación, sanidad, servicios sociales y otros servicios esenciales para los habitantes de los pequeños núcleos de población; Establecimiento de canales de conectividad, red de banda ancha, telefonía y transporte público; Articular la conexión del entorno rural con el municipio o municipios con mayor tono socioeconómico. La centralidad comarcal debe servir de boya de sujeción del entorno comarcal despoblado. Empoderamiento de la población local: Tenemos que revitalizar el ánimo colectivo y dinamizar a las gentes del medio rural desde la perspectiva público-privada. Y por último visualizar la situación del espacio despoblado trasladando al medio urbano la situación rural como tierra de oportunidades.

   En definitiva,se trata de ir desarrollando la Directriz de Política Demográfica y contra la Despoblación que es el documento que nos hemos dado y que culmina el trabajo de planificación en la lucha contra la despoblación que Aragón lleva realizando desde hace muchos años.

-Se habla de incentivos fiscales, de más medidas de apoyo al medio rural. ¿En qué elementos concretos se puede avanzar?

   Nuestro gran objetivo es conseguir el equilibrio demográfico creando las condiciones que permitan a las personas desarrollarse como tales en todas las etapas de su vida y avanzar cada día en superar la discriminación entre territorios en relación a las oportunidades laborales y el acceso a los servicios.

    En consecuencia tenemos unos objetivos demográficos: atención a las personas mayores, mejora de las condiciones para el ejercicio de la maternidad y políticas de género, frenar el éxodo de la población joven y acogida e integración de los inmigrantes.

   Y unos objetivos poblacionales: fomento de actividades económicas y de emprendimiento en el medio rural promoviendo medidas fiscales e incentivos que facilitan la actividad en nuestros municipios.

    Estamos incorporando la perspectiva del reto demográfico y lucha contra a despoblación en cada uno de los programas y acciones del INAEM o IAF que tengan que ver con la actividad socieconomica. Intervención en las dotaciones de equipamientos y servicios básicos con el fin de disminuir la brecha existente entre la oferta urbana y rural. Queremos facilitar el acceso a internet de banda ancha como derecho universal de toda persona que resida en Aragón, independientemente del lugar de residencia. Mejorar la movilidad en el territorio desde todas sus variables. Avanzamos en la disponibilidad de servicios resolviendo el tema de los profesionales sanitarios y facilitando el acceso a hospitales o centros de especialidades. Buscamos alternativas para que los empleados públicos en particular, sanitarios y maestros, puedan fijar su residencia en el medio rural.

    Todo ello exige un arduo trabajo de coordinación de acciones de todos los departamentos del Gobierno de Aragón, de optimización de recursos y extender esa coordinación al resto de administraciones públicas. Gobierno de España, Unión Europea y entidades locales.

  Y por supuesto, hay que escuchar, cada día, las demandas del medio rural para no perder la perspectiva ni la dimensión de la problemática del medio rural.

-El Presidente Lambán dijo en una reunión del Comité de las Regiones en La Rioja que era necesario una cooperación vertical con las administraciones. ¿Está haciendo lo suficiente la Unión Europea?

    La política de cohesión de la Unión Europea es el instrumento que se dirige precisamente a reducir las diferencias de desarrollo de los distintos países que la integran. Se articula sobre la base de unos objetivos temáticos que inciden en el bienestar de las personas y en políticas de empleo y crecimiento. Pero el objetivo principal y prioritario del reto demográfico y lucha contra la despoblación todavía no lo han considerado.

    La nueva programación de fondos estructurales 2021-2027 se comienza a negociar ahora y de momento las propuestas de la Comisión Europea no analizan la lucha contra la despoblación como objetivo temático. Tenemos que estar vigilantes para que incorporen como prioritario el reto demográfico para todas las regiones que sufren la despoblación. Y para ello es trascendental la implicación del Gobierno de España.

 -Qué papel puede jugar la PAC y los fondos estructurales?

   Necesitamos una nueva Política Agraria Comunitaria que destine el grueso de las ayudas a los agricultores y ganaderos que viven de su trabajo, que defienda a agricultor profesional, con ayudas directas orientadas a la agricultura familiar y que en definitiva proteja las rentas de los agricultores y ganaderos en función de su profesionalidad, productividad y contribución a la producción de bienes públicos. Esa es la propuesta que en estos momentos lidera el Gobierno de Aragón junto a la mayoría de  formaciones políticas y organizaciones agrarias.

   Una PAC, bien repartida y redistribuida con arreglo a estos criterios coadyuvaría a fijar la población en el medio rural más que con ninguna otra medida que haya de abordarse.

   De momento la reforma planteada desde la Unión europea no resulta muy esperanzadora porque puede suponer la pérdida de hasta el 18% de los 550 millones de euros anuales que llegan de media a nuestra Comunidad actualmente.

  Por otro lado para el segundo pilar de la PAC que es el desarrollo rural también se prevén recortes. Así que tenemos que afinar muy mucho nuestra capacidad de influencia y negociación e insisto que el papel de Gobierno de España será fundamental.

-También se ha anunciado que el Gobierno Central seguirá teniendo un Comisionado para la despoblación, pero hasta ahora poco o nada ha hecho.

   Bueno, en realidad el compromiso con el reto demográfico y con la lucha contra la despoblación se asume por el Gobierno anterior en le VI Conferencia de Presidentes en enero de 2017. Se comprometió a presentar una Estrategia Nacional contra la despoblación. Para ello de momento nombró a una Comisionada pero no conocemos ninguna estrategia o documento ni reflejos presupuestarios claros para combatir la despoblación.

   Parece que el Gobierno de Pedro Sánchez asume también como prioridad el reto demográfico, así que vamos a ver si en los próximos días nos avanzan sus planes desde el ministerio competente en política territorial. Quizá  reactivar la Ley 45/2007 de desarrollo rural sería una buen paso. Era una buena ley que desplegaba una multitud de actuaciones en las zonas rurales con la participación de las entidades locales y los Grupos de Acción Local. Se quedó paralizada o dormida con el gobierno anterior. Pero no está derogada. Los principios que informaban aquella ley con algunas incorporaciones, podrían servir perfectamente para configurar una estrategia nacional frente a la despoblación.

   En cualquier caso el Gobierno de España tiene una responsabilidad trascendental para corregir los desequilibrios territoriales y demográficos. Desde Aragón lo venimos demandando desde hace muchos años. De hecho es una cuestión que tenemos regulada en nuestro Estatuto de Auronomía. Y es que el Estado debe asumir que en el reparto de la riqueza, en el próximo sistema de financiación deben primar las variables de la extensión territorial, la dispersión, el envejecimiento y la escasa densidad de población porque el coste de los servicios básicos en el medio rural resulta mucho más caro que en los  grandes núcleos urbanos.

-Hay una tendencia mundial a vivir en las ciudades, los de pequeños pueblos se van a las capitales de comarca, los de las capitales de comarca se van a las capitales de provincia y los de capitales de provincia se van a vivir a la capital de Aragón, Zaragoza. ¿Esto es Zaragoza contra Aragón?

   Me niego a aceptar esta afirmación. No creo que que exista un sentimiento de desafección o desafecto desde el medio urbano hacia el rural. De hecho son miles y miles los habitantes que residen en la ciudad que han nacido en el medio rural. Es más existe un orgullo por ser nacido en el pueblo o tener pueblo. Tenemos que redirigir ese orgullo, como decía más arriba hacia la revitalización del medio rural hacia el empoderamiento de la población de nuestros pequeños pueblos ayudando a visualizar especialmente en Zaragoza, Huesca y Teruel que el medio rural está lleno de oportunidades en todos los ámbitos para desarrollar una vida plena disfrutando de calidad en los servicios básicos y esenciales y con todo lo que se necesita para vivir incluso mejor que en la gran ciudad.

-Teruel Existe se ha manifestado, pero la realidad es que hay comarcas similares en Huesca y en Zaragoza con los mismos problemas. ¿Es la despoblación un problema exclusivo de Teruel o afecta a todo Aragón?

   Como he dicho antes Aragón tiene como región una densidad de 27 hb/Km2. O sea aún contando con la población que vive en Zaragoza nuestra densidad como región ya es de las más bajas de Europa. Pero si analizamos la densidad desde el nivel comarcal buena parte de las comarcas de Teruel, Huesca y Zaragoza tienen densidades por debajo  de los 5 hb/Km2  llegando en muchas zona a 1 y 2 hb/Km2. Por eso se califican como desiertos demográficos y es preciso actuar de forma contundente desde todas las administraciones.

   Teruel y Aragón han estado abandonadas de la mano del Gobierno de España en cuanto a Inversiones en infraestructuras se refiere en las últimas décadas. Como dice el Presidente Lambán si algo le ha sentado bien a Aragón y en consecuencia también a Teruel es la Autonomía.

   La capacidad que han tenido los distintos Gobiernos de Aragón de realizar acciones políticas de transformación en el territorio y actualmente la apuesta por la consolidación de los servicios básicos cualquiera que sea el lugar de residencia y la hacer de la lucha contra la despoblación una cuestión de primera magnitud en todas las políticas sectoriales del Gobierno.

   Hemos de ser conscientes de las posibilidades que tenemos con nuestros propios recursos y competencias y por supuesto exigir a las demás administraciones especialmente al Gobierno de España y a la Unión Europea que cumplan con lo que les incumbe.

-Tiene solución la despoblación?

   La despoblación obedece a movimientos demográficos y poblacionales que por distintas causas se producen en todo el mundo y muy especialmente en Europa. España no es ajena a estos fenómenos y mucho menos Aragón. Es evidente que para que una familia decida fijar su residencia en un municipio necesita unas condiciones de vida mínimas en cuanto a servicios básicos y una estabilidad que vendrá de la mano de un empleo. Esto es posible porque existen ejemplos u prácticas comparadas en muchos municipios pequeños de personas y familias que consiguen hacer realidad algo tan sencillo o complejo como vivir en nuestros pueblos.

   La solución pasará también por la implicación de los vecinos que actualmente pueblan el medio rural y porque las administraciones entendamos que a ellos en primer lugar debieran ir dirigidas las medidas de discriminación positiva que sean precisas, tan sólo por tener la valentía y el coraje de vivir en el pueblo.

 -Como valora esta etapa política?

   Sin duda alguna de forma muy positiva.

    Hoy, en política, tenemos que estar dispuestos y preparados para hacer las cosas de forma diferente e incluso a cambiar y renovar lo que hacemos. Las nuevas tecnologías, la globalización, las exigencias de transparencia, la excelencia en el tratamiento ético de todas las acciones políticas, la imperiosa necesidad de comunicar y conectar a diario con la sociedad…hace hoy de la política un reto apasionante que por supuesto conlleva mucho trabajo, pasión y emoción.

-¿Se entiende bien con el Presidente lambán. Sobre todo en lo que se refiere a la política rural o local?

   Si, claro. La verdad es que comparto con él desde que éramos concejales un modelo de arquitectura institucional y de respeto al municipalismo como eje vertebrador de todas las políticas que hayan de incidir en el territorio.

    Desde la lealtad y el compromiso con su proyecto de gobierno para un Aragón mejor es fácil entenderse con una persona que escucha y que está abierto siempre a una buena idea.

   Javier Allué reactiva su jornada pero esta larga entrevista bien merece un huevo frito. Así pues, quedamos emplazados para ello. ¡Suerte al nuevo Comisionado!