Un recorrido fotográfico por la provincia de Orense (III)


Por D.S.

    Continuamos con la tercera  entrega  de este reportaje fotográfico realizado en las hermosas tierras de Orense fruto de un reciente viaje del director del Pollo Urbano con su esposa. En esta ocasión veremos imágenes del “Cañón del Río Sil” y de la bonita ciudad de Orense ¡Que los disfruten nuestros lectores!

     En A Ribeira Sacra lo monumental no está reñido con lo espectacular, lo sublime con lo sobrecogedor, la mano del hombre con la naturaleza. Todo conforma un cúmulo de sensaciones, a veces distintas, en un mismo espacio físico sobre realidades que rozan lo antagónico.

   Frente a lo íntimo de A Ribeira Sacra, los cañones del Sil se deshacen en cientos de panorámicas abiertas a muchos municipios y aún a otra provincia, Lugo, de infinitas vistas.

    Sobre desniveles que a veces son precipicios, el Sil se recorta profundo, la aventura se supone en cualquier lugar y hasta volar se antoja un capricho fácil.

   Paredes escarpadas forman una sucesión a los ojos del observador, que acaba siempre perdido en la tarea de establecer relativas proporciones para determinar su absoluta grandeza.

Ciudad de Ourense

    Ourense es la ciudad del agua. Ocho puentes cruzan aquí el río Miño, que en tiempos de los romanos era una mina de oro. Ahora ya no hay oro, pero sí unas aguas muy valiosas: las aguas termales. Las hay por toda la ciudad y muchas son gratuitas. Como las termas de A Chavasqueira al borde del río, donde podrás disfrutar de un baño Zen. Las aguas brotan también a 65º en pleno centro, en la fuente de As Burgas, que con el Santo Cristo y el Puente Romano, son los símbolos de la ciudad.

    Pero además Ourense tiene una original Plaza Mayor… inclinada, y un casco histórico rico en iglesias y capillas. El Pórtico del Paraíso de la Catedral conserva aun su policromía original del siglo XIII. Y en la Capilla de San Cosme y San Damián, una curiosidad desconocida por los visitantes: aquí se expone, durante todo el año, el belén más sorprendente que hayas visto nunca.

   Y si quieres animación, no te preocupes. Si algo gusta de verdad a los orensanos es salir a la calle.

 

    El visitante de Ourense debe empaparse de la esencia de la ciudad, del elemento que originó el asentamiento, las aguas termales.

    El área termal de A Chavasqueira–Outariz ofrece una inmejorable oportunidad de disfrutar y aprovechar las bondades de las aguas mineromedicinales calientes que brotan de las diferentes burgas existentes en el entorno de la ciudad. Para eso se puede recorrer el Paseo Termal, que discurre por el margen derecho del río Miño, comenzando en el Campo da Feira y terminando en Outariz.

    En un recorrido de tres kilómetros se puede disfrutar de cuatro estaciones termales. La primera es A Chavasqueira, con piscinas de agua caliente mineromedicinal (mana a 41º), de uso público, y el complejo privado de inspiración japonesa Termas da Chavasqueira. A quinientos metros se encuentra la Fuente de aguas termales de O Tinteiro, con buenas propiedades para problemas dermatológicos, que mana a 43º. Siguiendo el sendero habilitado por el ayuntamiento, a dos kilómetros de O Tinteiro, aparece la Burga do Muíño das Veigas (las aguas manan a entre 65º y 72º), que cuenta con cuatro piscinas termales públicas. El recorrido termal finaliza en Outariz, donde se encuentran cuatro piscinas muy semejantes a las de A Chavasqueira, con agua que mana a 61º, indicada para las enfermedades reumáticas y artríticas.

    El entorno por el que discurre el paseo es envidiable, con las orillas del río Miño recuperadas, acondicionadas y de gran valor natural. En cualquier época del año podemos acudir a este conjunto, con piscinas públicas al aire libre y ambientes privados.

Fuente: http://www.turismo.gal/presentacion-de-ourense?langId=es_ES

Artículos relacionados :