Sanchez entrevista a Javier Allué, comisionado del Gobierno de Aragón para la despoblación


Por Dionisio Sánchez
Director del Pollo Urbano

      Javier Allué (Ejea, 1965) es el comisionado del Gobierno de Aragón para la Despoblación desde el mes de marzo de 2018.

    Allué, licenciado en Derecho y abogado de profesión, tiene una dilatada trayectoria política. Fue concejal aragonesista en Ejea de 1995 hasta 2003 y reelegido en la legislatura 2007-2011. Ha sido diputado autonómico de 1999 hasta 2011, donde ejerció de portavoz del grupo aragonesista. En agosto de 2011 fue nombrado director general de Relaciones Institucionales y en 2016 asesor del presidente de Aragón, Javier Lambán. Según Allué, “Aragón lleva tres años seguidos recuperando población”. La afirmación no es menor pero para conocimiento de nuestros  todos lectores, comenzaremos centrando la labor del personaje

¿Cuáles son las misiones esenciales de un comisionado para la despoblación?

– Mi trabajo tiene sobre todo un carácter transversal. De hablar con todos los departamentos del Gobierno de Aragón porque todos tienen algo que decir sobre la despoblación. También una cierta tarea de coordinación, de impulso y dinamización de todas las medidas que tengan que ver con la lucha contra la despoblación. Pretendo ayudar a que el Gobierno de Aragón cumpla sus compromisos reflejados en el acuerdo de gobernabilidad en esta materia tratando de incorporar la perspectiva del medio rural en la elaboración de las leyes y estrategias sectoriales de los distintos departamentos del Gobierno de Aragón

¿Está en principio de acuerdo con el término de la España vaciada.

No, este término tiene un cierto matiz negativo. Este término encierra una manera torticera de analizar la despoblación y el medio rural y se pretende con él no tanto ayudar a resolver el problema sino a ganar espacio electoral mediante la queja y el victimismo. Hoy en la inmensa mayoría del medio rural se vive mucho mejor que antes y eso es, entre otras cosas, gracias al trabajo que se ha desarrollado desde las distintas instituciones. Las legítimas reivindicaciones son compatibles con la defensa de un medio rural vivo y con futuro.

 ¿Cómo estamos ahora mismo en la cuestión demográfica?

El proceso de pérdida de población ha sido constante en los últimos años pero hemos conseguido revertir la tendencia hasta el punto de que la provincia de Teruel lleva dos años consecutivos recuperando población y tres Aragón y la provincia de Huesca que está arrojando unos datos de crecimiento poblacional muy positivos. Y lo que es más importante, ni siquiera la crisis sanitaria ha conseguido frenar esa progresión.

     Teruel está cambiando radicalmente y lo vemos con empresas punteras y fuertes que se están consolidando y que van más allá de la mera implantación porque apuestan por la innovación. Si al asentamiento de nuevas empresas le sumamos la consolidación de los servicios públicos el resultado será positivo para los turolenses. Sólo hay que ver que en Teruel y en Alcañiz se están construyendo dos hospitales nuevos y la escuela rural y los servicios sociales  en el medio rural son cada vez de mejor calidad.

  Le puedo dar un dato. Entre 2011 y 2015 se perdieron en Aragón más de 28.000 habitantes, mientras que desde 2015 hemos ganado casi 20.000. Son datos importantes, lo que quiere decir que algo estamos haciendo bien ante un reto que tiene un gran recorrido temporal. Esta cuestión no es flor de un día. Necesita de un trabajo continuado, coordinado y con involucración de todas las administraciones y agentes sociales. Queda mucho trabajo por hacer y los datos demográficos nos animan a seguir trabajando para conseguir un mejor equilibrio poblacional en todo el territorio de Aragón.

¿Se puede solucionar el problema?

No existen varitas mágicas para la lucha contra la despoblación. Y a la vez debemos ser prudentes en la generación de falsas expectativas. Necesitamos un conjunto de políticas desde distintos ámbitos que incluyan, entre otros aspectos, la consolidación de los servicios básicos, la superación de la brecha digital o la generación de empleo y de oportunidades en el medio rural. También es esencial el impulso  de medidas de discriminación positiva para el medio rural en sus distintos programas de empleo, comercio y emprendimiento, algo que en el Gobierno de Aragón llevamos años desarrollando. Y también la promoción de los sectores estratégicos mediante la colaboración público-privada como palanca para generar oportunidades y fijar población en el medio rural.

¿Cómo va la Ley de Dinamización del Medio Rural?

Estamos ultimando el texto después de las aportaciones de todos los departamentos. Trabajamos en un anteproyecto de ley de dinamización del medio rural que incorpore el mecanismo rural de garantía, que establezca los criterios de delimitación y zonificación del medio rural, que reactive los instrumentos de planificación y programación, que promueva la gobernanza colaborativa e impulse una fiscalidad diferenciada para las zonas rurales más despobladas. Queremos favorecer el desarrollo económico y social en el medio rural, mediante el establecimiento de fórmulas de cooperación, coordinación y, a la vez, con la promoción de iniciativas que impulsen un desarrollo rural sostenible y eficaz. Pretendemos, en suma, mejorar las políticas que actualmente tienen incidencia en el medio rural en términos de eficacia y eficiencia.

      Si unimos esta legislación a la Ley del Fondo Aragonés de Financiación Municipal y a la Ley de Protección de la Agricultura Familiar y de Conservación del Patrimonio Agrario, podemos considerar que se trata de una trilogía legislativa de impacto para las zonas rurales de la comunidad.

Las bonificaciones de los costes laborales por parte de la Unión Europea ha sido un paso importante

Hemos trabajado para que Teruel, como provincia con una densidad de población de menos de 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado, pueda ser objeto de bonificaciones en los costes laborales que afrontan las empresas instaladas aquí. Unos beneficios que se pueden extender a comarcas adyacentes de la provincia de Zaragoza. El Pacto de Albarracín, con los presidentes de Aragón, Castilla-La Mancha y Castilla y León, es un ejemplo del impulso y de lo que se puede lograr trabajando juntos.

     Necesitamos consolidar nuestras fortalezas, como la potencia de los sectores turístico, agrario o ganadero, pero también ir más allá y convertirnos en un foco atractivo para la instalación de empresas o de proyectos de innovación. Ayudas como las mencionadas antes pueden contribuir a este fin.

¿ Y qué dice el Gobierno de España?

Valoramos muy positivamente el esfuerzo del Gobierno central por contribuír al reto demográfico. Por primera vez, un gobierno en Madrid se toma en serio esta cuestión y pone en marcha herramientas palpables para luchar por ello. Necesitamos eso sí que la Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico se concrete en medidas específicas, palpables.  El Gobierno de Aragón ha participado activamente en este documento. Sin embargo la pandemia ha hecho que las administraciones y por supuesto el Gobierno de España tenga que adaptar sus estrategias sectoriales a los planes de Recuperación y Resiliencia para aplicar los Fondos Nex Generatión. Por eso el Gobierno de España ha presentado recientemente un Plan de 130 medidas para el reto demográfico y la lucha contra la despoblación. Ahora toca concretarlo mediante las órdenes y convocatorias oportunas. Hay que aprovechar la oportunidad de crecimiento que nos abre Europa como consecuencia de las políticas de recuperación.

    Tampoco nos olvidamos de que hay que reformar el actual modelo de financiación autonómica para que tenga en cuenta el coste efectivo de los servicios básicos e infraestructuras en el territorio y en el medio rural. Es la principal reivindicación que la hacemos el Gobierno de España y a ello nos mandata nuestro Estatuto de Autonomía.

Muchas gracias, comisionado por concedernos esta entrevista 

  ………………………

  Gran reto, pues,  el que tenemos ante nosotros aunque  según el informe elaborado por la Red SSPA (Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa, en inglés Southern Sparsely Populated Areas – SSPA) titulado “Externalidades medioambientales que aporta el medio rural y el impacto que sobre ellas puede tener la despoblación”, muestra cómo los territorios más despoblados en España (Aragón entre ellos)  se han convertido en donantes de energía limpia para las zonas más industrializadas y, a su vez, asegura que invertir en frenar la despoblación es apostar por el medio ambiente.

   Sin duda una gran ocasión para que Aragón sea una comunidad puntera  en  la producción y exportación de energías renovables (eólica y solar) lo que evidentemente no solo ha de frenar la despoblación sino que ese aporte incalculable que van a realizar al resto de España  las provincias escasamente pobladas ( Teruel, Cuenca y Soria, por ejemplo ) que se presentan como donantes de energía limpia, de oxígeno, zonas de calidad de vida, que aseguran la conservación de la biodiversidad, imprescindibles en la lucha frente a los efectos globales del cambio climático, además de brindar a España la oportunidad de integrar los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) en términos de sostenibilidad, bienestar y de salud para los ciudadanos ha de tener una clara contraprestación en la redistribución de la riqueza nacional y en el cambio de los modelos de vida de las nuevas generaciones. Estamos pues, en una comunidad que, a poco bien que lo gestionemos, presenta un futuro brillante. Eso, al menos, esperamos.

+Info: Anterior entrevista pollera al Comisionado: https://www.elpollourbano.es/entrevistas/2018/06/dionisio-sanchez-entrevista-a-javier-allue-comisionado-para-la-despoblacion/

Artículos relacionados :