El problema de los tres cuerpos


Por Quique Gómez

     Una crítica de libros es una operación, como tantas otras, de auténtico onanismo mental, aquello de que nos encanta escucharnos a nosotros mismos y si tuviéramos un mínimo respeto a la escritura y al arte, con tantas cosas chulas para leer que hay por ahí nos abstendríamos de hacer.

    En todo caso, hay que rellenar la revistilla, aunque sea virtual (que maravillosas esas virtualidades vacías) y una de las ocurrencias más comunes es reseñar con mediocridad lo que otros han construido con esfuerzo y más o menos talento.

    En este caso tuve la osadía de ponerme a leer , nada más y nada menos, una TRILOGÍA, hay que joderse, yo que siempre he creído que una de las dejaciones del Ministerio del ramo es permitir que se hagan libros de más de 125 páginas.

    Y ya que lo he hecho, pues que menos que fardar de la hazaña compartiéndola.

     Una reseña exhaustiva de semejante tocho(que se va viniendo arriba de 400 y pico a 700 y pico páginas entre el primer y el último tomo)sería excesiva incluso para una revista seria y legible, así que aquí os la contaré por encima, sin destripar(para los modernos hacer un spoiler)el fondo y,poco, sobre la forma del asunto.

       Siempre he creído que hay unas pocas historias que se entrelazan y repiten de mil formas distintas, por lo que lo importante es CÓMO estén contadas.

    Imaginaos que los chinos( poniendo trabas a los sabios, como toda administración que se precie) a pesar de todo logran contactar con una civilización extraterrestre (los trisolarianos),resulta que estos viven una situación de esas que gustan tanto en la ciencia ficción “científica”(hard para los sabihondos). EL PROBLEMA DE LOS TRES CUERPOS, nosotros vivimos en un sistema solar estable, ellos en uno caótico, los soles interactúan entre ellos de tal forma que no hay manera de saber cuánto durará el día, si va a hacer un calor arrasador o un frío de cojones, así que al saber de nosotros y nuestra paradisíaca estabilidad dicen aquello tan de marcianos de “bonito planeta” , nos lo quedamos. Así que a correr, porque en la Tierra, unos pirados ecologistas radicales y sus cómplices científicos, han decidido entregar el planeta a esa civilización superior, pues  nosotros lo estamos destrozando y no hemos respondido a las expectativas que el buen Dios había puesto en nosotros(absurdo,vale, pero juntar filosofía y ciencia ficción científica , que todo sea perfecto y cuadre…). Encima, como tienen una tecnología superior, pues nos espían tan eficazmente que saben todo lo que hacemos en materia de desarrollo tecnológico (con “sofones”, que ya miraréis si entendéis vosotros que carambolas es). Luego los terrestres vamos dándole la vuelta al tema creando la figura del “Vallado”, unos tipos que elaboran una estrategia secreta que no pueden contar a nadie para que no la conozcan y neutralicen los putos marcianos. Tienen autoridad y medios absolutos, lo que hace que hasta el mejor de ellos se aproveche de la situación(quién no lo haría). Y esto nos lleva al tomo segundo , EL BOSQUE OSCURO, la idea básica es que la comunicación es poder pero a nivel galáctico, es la anti-disuasión cósmica, si das las coordenadas de cualquier sistema habitado molón habrá alguien por ahí con suficiente tecnología y mala leche como para borrarlo de los anales del Universo.Donde las dan las toman, a joderse los Trisolarianos que ya venían de camino. La cosa se complica y ambienta con flotas espaciales, contraofensivas de los pirados apocalípticos,juegos virtuales con fines de comunicación entre planetas y con personajes muy famosos etc. El caso es que en el colofón, EL FIN DE LA MUERTE , la cosa se pone bien jodida, más filosófica, filantrópica, con mensajes para entender a los migrantes actuales y los problemillas de la sociedad humana en líneas no tan generales, etc.

    Hay personajes perseguidos durante la Revolución Cultural esto está bien, porque nos da una visión más histórica y nos centra un poco, algún policía mucho más listo de lo que parece inicialmente, muchos seres casi inmortales pues controla la Humanidad el tema de la crionización, motores que corren mucho, algo de novela épica espacial ( Space Opera para los chics), la verdad, está todo muy entretenido. El tipo usa muchos recursos, recuadros y formas literarias para mantener la tensión y apenas se hace aburrido (ante unas 1.600 páginas esto es muchísimo decir).

    Que se vayan atando los machos los gurús de la Ciencia Ficción anglosajona, los chinos ya no solo nos venden baratijas, también tienen buenos libros y nos los van a ir haciendo llegar.

    Por el bien de la Globalización Cultural, bastante mejor que la Revolución del mismo nombre china, con toda seguridad.

 

Artículos relacionados :