Cumplidos 15 años de MedianetTV.net,  la primera televisión que emitió por  internet vía satélite(II)


Compilación de Oscar Chapas.

   También las gentes del Pollo Urbano, con su director al frente, fueron pioneras en esta actividad aunque jamás se produjo su reconocimiento en la Comunidad. Gracias a nuestros archivos los lectores polleros pueden acceder al segundo y último capítulo de  este extraordinario reportaje que dio fe de la gran aventura televisiva que llevamos  a cabo.

Alfredo Boné , Consejero de medio Ambiente del Gobierno de Aragón, inauguró MedianetTV.net 

Por Dionisio Sánchez, Director de la emisora

Nace MedianetTV.net

 

    Luego de intensos esfuerzos de todo tipo, se decidió que el día 11 de Noviembre, fuera la presentación oficial de medianettv.net en la Laguna de Gallocanta (Teruel). El encaje de bolillos necesario para un acontecimiento de este tipo, culminó cuando recibimos la confirmación del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón acerca de la presencia de su titular, don Alfredo Boné.

    El día 10 de Noviembre, una vez revisados todos los pormenores de la operación, a las 6 de la mañana salía de Zaragoza, Rafael Esteban quien debería recoger en Nombrevilla la Unidad Móvil, llevarla a Calatayud para que pasara la ITV e incorporarse a las 12 en el bar “Las Palmeras” de la localidad de Bello, centro logístico de la operación “Inauguración”.

    Desde Zaragoza, a las 10 de la mañana deberíamos haber salido a bordo del Land Rover del Pollo Urbano pero diversos avatares retrasaron una hora la salida de la ciudad. Ya en camino, paramos en el bar “Agiria” de Daroca, donde tras repostar el alma y el cuerpo, nos unimos a la Unidad Móvil. Allí recibí la llamada de Christian Peribáñez, periodista del Heraldo de Aragón, que seguía la operación y al que sumistré los datos que me pidió y que al día siguiente convertiría en una excelente información en el centenario medio aragonés.

    Con una hora de retraso, es decir las 13.00 horas, Rafael Esteban, (director de la revista taurina del Pollo Urbano, fotógrafo y “MacGuiver” del la banda, Laura (técnico de Addi Telecom), Raquel (editora de Nuevos Medios) y yo mismo llegamos a “Las Palmeras” de Bello. Con un frío espectacular que se metía hasta la médula, partimos las dos unidades precedidas por Javi, uno de los guardas de Sodemasa que vigilan la Laguna, hacia el lugar donde semanas antes habíamos realizado una de las múltiples e infructuosas pruebas de este proyecto.

 

     Ya sobre el terreno, procedimos a montar la carpa y dentro de ella el humilde decorado (una mesa y la bandera de Aragón) que convertía la carpa (traída desde Osia, Huesca, gracias a la generosidad de Eduardo) en el más extraordinario plató que viera ojo alguno. Tambien se montó la unidad de realización, los trípodes, las máquinas, (cámaras) y el el cableado correspondiente. En ese momento, la calefacción de la Unidad Móvil no funcionaba, ni el agua caliente ni la toma de corriente a 220 w. O sea que todo hubo de montarse aprovechando directamente la energía del generador a gasolina. Y en esas estábamos cuando llegaron Agenor Pacheco, investigador de nuevas energías de Nassat, y Vicente, el amable y eficaz técnico catalán de la misma empresa. Inmediatamente se pusieron a parametrizar la antena y conseguir la banda de acceso adecuada.

    Se dieron por buenas las pruebas de realización y de conexión de la antena y, pelados de frío, regresamos a Bello para meterle mano a una comida excelente que nos hicieron las hermanas asturianas que regentan los fogones de “Las Palmeras”. Después de comer, fuimos a dejar nuestras pertenencias en los diferentes apartamentos, recién inaugurados, que pusieron a nuestra disposición. Por gracia de Dios, tenían una excelente calefacción, y una vez puestas a cargar pilas y demás, Raquel se fue a capturar imágenes de las grullas. Estos animales salen a comer al amanecer y regresan a la laguna al atardecer. Y dado el horario que ahora rige en España, anochece muy pronto. El resto del equipo regresamos al plató para ultimar todos los detalles. Y allí fue donde Rafael “MacGuiver”, consiguió, linterna en la boca, arreglar la calefacción de la Unidad Móvil, el agua caliente y la toma a 220 w. Todo un milagro que agradecimos los asistentes pues cada cierto tiempo no había más remedio que meterse en la caravana para entrar en calor. Atardecía a velocidad de vértigo y aún pude tomar unas salvadoras imágenes de las imponentes bandadas de grullas regresando a la Laguna de Gallocanta.

    Ateridos de frío, regresamos a Bello, donde nos esperaba una cena extraordinariamente agradable. Tomamos café y tras cambiar impresiones técnicas y repasar todo el “planning” del Día D, nos fuimos a duchar y por fin ¡a dormir! (Cada uno en su cama, naturalmente).

   A las 6 de la mañana del día 11, Raquel y yo partíamos hacia las cercanías del Centro de Interpretación de la Laguna, ya que los guardas nos habían asegurado que era un buen lugar de paso de las grullas cuando salen de sus lugares de dormida en busca del cereal de los alrededores. Tres grados en el exterior y cuatro en el Land Rover nos hicieron la espera agradable.

     A las 7,15 aparecieron los primeros bandos y grabamos forzando a tope la óptica de la cámara. Eran las 9.15 cuando regresábamos a “La Palmeras” y allí nos esperaba una agradable sorpresa. Javi, el vigilante lagunero, había comprado el Heraldo de Aragón en Calamocha y en su página 72 aparecía el fantástico trabajo que sobre nuestra inauguración había realizado Christian Peribáñez. Manoseamos el periódico hasta el hastío y con el pavo subido, continuamos con la operación. Pero hete aquí que al revisar las imágenes que Raquel había tomado de las grullas, descubrimos que se nos mostraban ralentizadas, prácticamente “frame a frame” ¡Horror! ¡Diez minutos de grullas regresando a la laguna a tomar por el culo! No había duda, la máquina “nueva” se había jodido, precisamente el día más importante de su cortísima vida. Reconsiderada la situación reanudamos el operativo: Raquel y la vigilante, partirían a tomar imágenes de grullas ya que ella conoce sus cados y parajes por donde acuden a comer, Rafael y Laura a montar el plató y Agenor y Vicente a instalar definitivamente la parabólica. Mientras tanto, yo me desplazaba a Calamocha a visitar una oficina de la Caixa ya que en Bello, en la oficina de la Ibercaja, no me podían dar dinero con la simple presentación de mi tarjeta y mi DNI ¡Y eso que era de Aragón! Diez y nueve kilómetros más de Land Rover. Aproveché para hacer 20 o 30 llamadas (en Bello mi operadora telefónica Auna, es una fantasma sin cobertura), comprar cuatro Heraldos, y robar un caramelo en la Caixa mientras me preparaban las pasta.

    Con ella en el bolsillo, regresé al campamento. Todo estaba preparado y eran las 12.30. Dentro, calentito, de la Unidad Móvil, comencé a repasar nuestra instalación: cámaras, cables, mesa de video, mesa de audio, monitores. Todo funcionaba a la perfección pero…¡Ah, joder! ¡Nos faltaba el nudo gordiano! ¡¡Nos faltaba el ordenador portátil!! ¡¿Dónde está el ordenador portátil?! ¡¿Dónde?!…..En Zaragoza. Me entraron ganas de llorar.

    Hacía unos minutos que Quique (ingeniero de Iniciativas) y José Luis Lajara ( jefe de Addi Telecom) habían llamado a Rafael cuando ya se encontraban entrando a Daroca y preguntando la mejor manera de llegar a la Ermita de la Laguna. Me puse en contacto con él. Quique traía un equipo de repuesto y creía que en él tenía todos los programas necesarios para comprimir las imágenes y hacerlas volar vía parabólica al satélite. No tenía los “drivers” pero se podrían bajar de internet. Pero solo lo creía. Llamé a Manuel Cunquero (jefe de Iniciativas) que se había quedado en Zaragoza porque urgentemente tenía que acabar un trabajo. Le conte lo que nos pasaba y generoso, como siempre es él, se preparó para venir a Bello aún a costa de no terminar su urgente trabajo. Llamé a nuestra redacción: Aitana y Nuria se encargaría de hacerle llegar el portátil en un taxi…..Llevaba cinco días sin beber una gota de alcohol, pero después de esa llamada, me bebí una lata de cerveza que quedaba en el Land Rover, helada a temperatura ambiente, de un trago ¡Copón que tonto soy! Después reflexioné y me convencí de que la culpa no era mía. Los jefes nunca tienen la culpa si no de tener empleados incompetentes. Me quedé más tranquilo.

    A las 14.30 tenía anunciada su llegada a “Las Palmeras” el Consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Alfredo Boné. Nos avisaron de su gabinete que llegaría con un cuarto de hora de retraso. Dejamos vigilancia en el campamento y a toda velocidad llegamos a Bello cuando su chofer aparcaba. Comimos de maravilla y charlamos acerca de Aragón, el mundo, el demonio y la carne. Con la lengua fuera llegó Manuel Cunquero y el portátil al hombro y casi con el café en la boca, toda la comitiva institucional y los “visionarios” nos fuimos al campamento.

    Una vez allí, el Consejero se interesó por todo el proceso de emisión. Unos estaban acojonados y otros disimulábamos. Eran las 16.30 horas y los problemas no estaban resueltos. Finalmente, Hispasat le dio vía libre a Agenor y Quique nos confirmó que el invento estaba listo. Eran las 16.56 y comenzábamos a transmitir al mundo la emisión de la primera televisión vía satélite por internet de nuestra Comunidad. Agenor decía que éramos pioneros en España. Nos daba igual. El Consejero, brillante, inauguró nuestra tele y hasta cortamos una cinta. Buen tío Boné.

    La comitiva institucional se preparaba para seguir con sus visitas y reuniones por el enorme Aragón. Tras una breve despedida al Consejero ,quedando para comentar la jugada delante de una merienda macrobiótica. En antena, nuestros espectadores veían grullas en la pantalla. Reanudamos el programa y entreviste al experto Javier Mañas. Despedí el programa, emocionado, hasta la nueva emisión: retransmitiremos en directo cómo comen buitres y quebrantahuesos en Santa Cilia de Panzano, Casbas (Huesca).

    Luego, cuando todos ponían los pies en polvorosa y la noche caía sobre el plató, desmontamos y nos fuimos a “Las palmeras” donde abrimos una botella de champán ¡de Calatayud! que teníamos previsto descorchara el Consejero. Pero….¡La vida es así! A las 11 de la noche los más tontos legábamos a Zaragoza. Habían sido diez y siete horas vividas a tope, extraordinarias…..¡Lo habíamos conseguido!

   Aquí pueden el reportaje que a tal efecto se realizó para su difusión posterior:

STAFF DE LA TELE A LA CARTA POR INTERNET

Jefe de contenidos: Javier Grimal
Jefa de Emisiones: Aitana Enciso
Especialista en Transmisiones a la red: Cristina Ruíz
Cámara: Dionisio Sánchez Loring
Editora: Raquel Arellano
Técnico de sonido y enlaces: Adolfo Pablo
Ingeniero de emisiones: Quique Lacoma
Jefe de Desarrollo Tecnológico: Antonio Tausiet
Unidad Móvil: Rafael Esteban
Marketing y Comunicación: Eduardo Jiménez
Imágenes de archivo: videar.com
Difusión de contenidos: Canal 44 TV Local de Zaragoza
Mantenimiento de programas y adquisiciones tecnológicas: additelecom.com
Supervisión de la web: iniziativas.net
Director de la emisora: Dionisio Sánchez R.
Empresa Emisora: Nuevos Medios Soc. Coop.
C/ Contamina nº 7, 2º A.
Tfno: 976 39 44 36
50003 ZARAGOZA
España