Reparación de la puerta de la finca Las Hazas


Por Max Calor

     Fruto de una irregular maniobra con el rotobator, la puerta de la finca se quedó enganchada al mismo, rompiéndose los enganches de alambre que la sujetan a unos postes laterales.

    Para poderla arreglar, se transportó hasta el pueblo en un pequeño remolque  donde en el taller, los técnicos del Instituto Superior de Silvicultura Improductiva del Pollo Urbano (ISSIPU) procedieron a su arreglo y posterior reinstalación.

     Estas puertas que son de varilla fina de alambre solo tienen una función que es la de disuadir a  posibles intrusos, recolectores y animales sueltos para impedir que destrocen las plantaciones nuevas de carrascas u otro arboles recién plantados. Naturalmente se puede abrir sin ninguna dificultad

     La puerta se soldó no sin dificultad, dado el mínimo grosor del alambre y se recompuso para volverla a colocar  ¡Buen trabajo!

 

Artículos relacionados :