Ayerbe en clave de Renacimiento

165ayerbep
Por Eugenio Mateo

    Desde que en 1360, Pedro Jordán de Urríes y García de Lóriz (I) alias “El Viejo”, Mayordomo Mayor de Pedro IV, Alcaide Perpetuo del Real Palacio de Huesca, Señor de Riglos, Sigüés, Pintano, Ruesta, Artieda, La Peña, Pompién y Loarre comprara a Pedro Martínez de Arbea la Villa de Ayerbe, sus aldeas y la Honor de Marcuello, tuvieron que pasar muchos años para que sus habitantes se libraran del gobierno feudal que los Urries impusieron a través de los sucesivos Barones.

     A final del siglo XV, en tiempos del señorío de Juan Jordán de Urríes y Murillo (V), se produjo el motín de los ayerbenses en Casbas, impidiéndole entrar en la villa, conjurados en matarle si lo intentaba.También Fadrique de Urríes y Murillo Felipe de Urríes y Murillo vivieron sendas revueltas contra ellos. Esta postura de los ayerbenses estaba basada en el derecho de realengo que les otorgó el rey Alonso IV en enero de 1360.

    Tres meses más tarde, en marzo, tiene lugar la venta de la Baronía por parte del hijo de la reina Leonor, D. Fernando, al ya mencionado Pedro Martinez de Arbea, quien al enterarse del privilegio de franqueza obtenido por los habitantes de la Villa y arrepentido de la compra, la cedió a  Pedro Jordán de Urríes y García de Lóriz, que se convirtió en el primer Señor de Ayerbe.

    D.Pedro, haciendo valer su condición de Mayordomo Real  consiguió  que la Corona  cediera sus derechos a favor suyo, dejando sin efecto los privilegios de realengos y franqueza a la población. El nuevo rey Pedro IV  otorgó escritura de remitir en gracia del Urriés todos los derechos que pudiera tener en la Baronía en el año 1366.

   Hasta 1613, los distintos Barones fueron ampliando sus influencias en los contextos de la época y gobernando más o menos pacíficamente el Señorio de Ayerbe. El XI barón, D. Pedro Jordán de Urríes y Arbea y Navarra atendió definitivamente las reclamaciones de sus vasallos  Renunció al poder absoluto que los señpres de Aragón tenían sobre sus vasallos; estableció que estos no pudieran ser juzgados, sino según las leyes y la instrucción formada con arreglo a los fueros. Es en 1616 cuando se crea el Ayuntamiento y las figuras del Concejo y el Justicia cobran mayor independencia en sus actuaciones.

   Hasta aquí parte de la larga historia de esta Noble y Fidelísima Villa de Ayerbe, título concedido por Felipe V despues de la Guerra de Sucesión por su fidelidad a la corona. La fiesta que hemos vivido el pasado 16 de julio  nos ha hecho regresar al pasado. Se celebró la inauguración del palacio que a principios del XVI construyeron los VIII Barones, D. Hugo de Urríes y Ximenez de Cerdan y Dª Greyda de Lanuza, monumental y bien mantenido vestigio del poderío de los Urríes.

   La población se vistió sus mejores galas, fieles reproducciones de la moda de la época y se lanzó a la calle para volver al Renacimiento. Un esmerado programa de actos en el que figuraba el saludo de los Barones desde un balcón de palacio, o los puestos de artesanos, desde el dominico calígrafo, al herrero, los vendedores o el romancero, que iba pregonando los sucesos que acontecieron bajo los Urríes, y un destacamento del Tercio Alejandro Farnesio que animó la fiesta con sus exhibiciones y técnicas militares de aquel tiempo.

   El numeroso público asistente llegado de muchos lugares pudo viajar al pasado sin billete. Un acto organizado por la APIAC y patrocinado por el Ayuntamiento que, en su segunda edición, va camino de convertirse en una cita anual que seguro nos depará más sorpresas.

Fuente: http://eugeniomateo.blogspot.com.es/2016/07/ayerbe-en-clave-de-renacimiento.html

Artículos relacionados :