Ta nabo tol Choachín Kosta sa ta parece tol Chesús Bernalli in ta negra noite


Por Roberto Martín Miravegas

    En el número 22 del Pollo Urbano que salió el día 10 de febrero  del año 2.001 y con una extraordinaria cabecera de Pepe Cerdá , el afamado periodista Chusé Marxilenin da fe de un milagro que le aconteció al dirigente nacionalista

TA NABO TA CHOACHÍN KOSTA SA TA PARECE TO CHESÚS BERNALLI IN TA NEGRA NOITE» 

«EL NABO DE CHOACHIN KOSTA SE LE APARECE A CHESÚS BERNALLI EN UNA NOCHE OSCURA. 
«Yera to falchaba. Aura asabemos quil acamimo ye ta tóos nusaltres»- adijo amocionau tol prócer nachionalista» 
Era lo que nos faltaba. Ahora ya sabemos que el camino es nuestro»- manifestó emocionado el prócer nacionalista. 

Por Chusé Marxilenin. Ta nochichia acorrió acomo ta dispuma dintre tóos tos afiliaus ta Chunta ta Chunta aquienes cudieron acorriendo ta sede tol partío. A ni más a ni menos, qui s’a icía quil nabo apetrificau tol Santo Choachin Kosta si li había aparecío tol adeputao Chesús Bernalli. Amediatamente si allamó tol Gonchallo Borrax Cha, amáximo riprisentante to ta santoral idiológico tol partío. Tol Chesús astaba acomo amuerto, atirau in duna fombra ta esparto, li asalía dispuma pol ta boca y asolo adecía: «Lui hi visto, lui hi visto».¿Ca ta dicho, Chesús?- li aprengunto tol Gonchalo. «Ma dicho qui si aseguimos tol camino tol nabo, allegaremos ta conquista tol Aragol»– adijo tol Chesús amientras sa ponía dim pelotas i aquería asubirse ancima tol nabo qui anaide aveía.¡Apara quieto!- li adijo tol Gonchalo – ¿A no ves quil nabo asolo distá in ta caeza? ¡Apara quieto u te apego duna hostia!. ¡Mecacho qui ta hostia li apegó ta tol mesache!. Duna vez acalmado, mi aconcedió dista trevista. 
 – Huellos tol Kosta, apuede acontame acomo asucedió toa ta parición? 
 – ¡Agüevao ma quedao! ¡Va nabo, chiqué! ¡Dun nabo a más agrande qui tos Mallos ta Riglos! ¡Ajodé qui cipote! 
 – ¿Yera mu agrande, Amanos ta Ebro? 
 – ¡Duna enormida! ¡Ahura asé qui dista visión lu aclara tóo! ¿Y asabes qui dincima tol lomo ta nabo allevaba duna tía qui lu abrazaba ta tope? 
 – ¿Ya quien era ta tía, Afarol ta Monegros? 
 – Diso a nu se apué icir. Acuando intenté atocar tol nabo, sa hizo ta piedra…. 
 – ¡Nu ajoda, Raices to Monzón! 
 – ¡Joel, joel, qui avisión! Antonces ta tía sa abajó tol nabo, me apuse ta rodillas y me asusurró in toa ta oreja: «Chesús, tu deres ta nabo i asobre diste nabo, dimos ta dificá tol partío». Dintonces, ta tía s’ampelotó i me adijo: «Mesache, yo soy tol Aragol. Afecúndame y tol amundo aserá ta Chunta i tol Aragol aserá pa ti» ¡Ay qui acosas mi apasan! 
 – ¿I quizo dusté? 
 – ¿I qui avoy ta hacé si avenía amontada in tol nabo tol apatriarca San Choachín? 
 – ¿I se l’atiró su Amajestá? 
 – ¡Cagon mi vida! ¡Por Aragol, dun amilitante atiene qui hacé lu qui atiene qui hacé! 
 – ¿Yestaba agüena, Don Chesús? 
 – ¡Ta patria nostá agüena u amala! ¡Ta patria ye dun aconcepto! ¡Tos aconceptos nu atienen sexo! 
 – Chentonces, ¿qui ametió Su Minencia? 
 – Dixo ye dun asecreto.  Nu se apuede acontar polque yentonces, digual la aquieren ameté tóos tos amilitantes, ¿ma comprendes?